Municipalidad Tres Arroyos

notas edicion de papel

EL ESTADO DEL EDIFICIO DE “LA PREVISION” IMPULSÓ LA CREACION DEL GRUPO AMIGOS DEL PATRIMONIO DE TRES ARROYOS

Proteger lo nuestro

El abogado Francisco Amado difundió tiempo atrás una nota expresando su preocupación por las condiciones de la emblemática construcción de Moreno y Betolaza. Y movilizó a un grupo de vecinos, muchos de los cuales ya trabajaron en la temática de la preservación del patrimonio histórico, y que hoy conforman una nueva institución. Junto a su padre, Marcelo, dialogaron con “El Periodista”

Julio 2021
Declarada “monumento histórico” desde 2016 por una ley provincial, y amparada por dos ordenanzas municipales en similar sentido, el estado edilicio de La Previsión es lamentable El desprendimiento de pizarras del techo del edificio obligó a colocar una suerte

Declarada “monumento histórico” desde 2016 por una ley provincial, y amparada por dos ordenanzas municipales en similar sentido, el estado edilicio de La Previsión es lamentable El desprendimiento de pizarras del techo del edificio obligó a colocar una suerte

En enero último, y a través de un muy interesante texto titulado “Salvémonos de la homogeneidad”, el abogado tresarroyense Francisco Amado alertaba sobre el estado en el que se encuentra el edificio de la excooperativa de seguros La Previsión y la necesidad de hacer algo para preservarlo como parte de la trama identitaria de los tresarroyenses. Vale la pena reproducir parte de lo que señalaba: “La desidia, hoy en día, es el insumo básico de la globalización homogeneizante, de la tragedia ecológica donde los bienes culturales son solo una parte. Es suficiente con que las personas no hagamos nada para que suceda. Al tratarse la cultura de ese conjunto de bienes, de cosas, que “nos pertenecen” (aun cuando son adquiridas por privados), pero a la vez son de nadie (no podemos teóricamente apropiarnos de ellas, excluir), es muy fácil desentenderse de su cuidado. Más si eso cuesta tiempo y dinero. O si que permanezcamos así es para alguien es lucrativo”, reflexionaba.
“La Previsión fue una cooperativa de seguros que funcionó en la ciudad desde principios del siglo XX hasta 1999. Su solo nombre evoca el inmueble de Betolaza y Moreno. Quizás no sabemos nada de su historia, pero podemos ubicarnos (espacialmente) rápido. No hay muchos inmuebles como ese localmente, podría decirse que es único. Generaciones de tresarroyenses hemos contemplado el edificio, incluso en funcionamiento. Se encuentra ni más ni menos frente a la Plaza San Martín.
“Quebrada la compañía, el inmueble fue adquirido privadamente. Cualquiera que haya pasado en los últimos veinte años pudo ver las ventas de pirotecnia, ferias de ropa, una casa de electrodomésticos y algún otro emprendimiento. Eso está bien, las personas propietarias son libres de hacerlo.
“Ahora, nadie puede decir que haya visto que el bien haya sido restaurado o de algún modo cuidado. Los cascotes se apilan sobre los árboles de la esquina. Las rajaduras, desprendimientos y algunas pintadas son postal repetida. Da miedo pasar por esa ubicación, aunque lo hayamos naturalizado. Sus poseedores piensan lo mismo: construyeron un alero sobre Betolaza”, puntualizaba el texto en cuestión. Las imágenes que se ven en estas páginas se ajustan a esa descripción.
Declarado “monumento histórico” desde 2016 por una ley provincial, y amparado por dos ordenanzas municipales en similar sentido, el estado edilicio de este lugar emblemático no refleja intención protectiva alguna, como tampoco se observan acciones de los estados comprometidos en su resguardo que se dirijan hacia ese objetivo.
“Hay habitantes que se preocupan por estas cuestiones, y que lo han hecho en relación al ex inmueble de La Previsión, pero eso solo no basta. En cuestiones como estas, las mayorías son decisivas. Y si el funcionariado actual, quienes nos representan, no recuerda a quiénes sirven, tenemos que recordárselo. Si queremos preservar aquello que nos pertenece, es el momento de comprometerse”, instaba Amado en su proclama, que tuvo amplia difusión local. Aquellas palabras dieron origen, poco después, al grupo Amigos del Patrimonio de Tres Arroyos (APTA), una organización sin fines de lucro conformada por arquitectos, abogados, vecinos de la ciudad y tresarroyenses que por distintas razones están fuera de ella pero siguen interesados en cuestiones de la vida comunitaria. Entre los objetivos que persiguen, está la posibilidad de colaborar en la planificación, instrumentación y evaluación de políticas públicas relacionadas con el patrimonio cultural, histórico y ambiental del partido. Y además de difundir su existencia a través de medios y redes sociales, ya se reunieron con la directora de Cultura, Noemí Rivas.
“El Periodista” entrevistó a Francisco Amado y su padre Marcelo, abogados ambos e integrantes de APTA. “El deterioro es constante y el edificio está cada vez peor. Pero hay dos cuestiones a analizar en este aspecto, que están relacionadas: por un lado, la seguridad urbana, de la que el Municipio se ha ocupado hablando, o de algún modo, con los propietarios, y como resultado de lo cual quizá se colocó ese ‘techo’ sobre Betolaza; y la otra es el patrimonio edilicio, que se destruye día a día y por lo que hay que hacer algo urgente, o al menos intentarlo. Lo que sí es real es que hace falta dinero, sin duda, ya sea para ponerlo en condiciones como para adquirirlo, y eso claramente excede a las posibilidades de la Municipalidad también”, advirtió Marcelo.
Con distintos alcances, tanto el Estado municipal como el provincial tienen obligaciones en relación con ambas cuestiones: la seguridad del entorno y de los vecinos, y las condiciones edilicias. “Hay normativa tanto local, dictada por el Concejo Deliberante, como dictada por la Legislatura provincial, y apunta a asegurar que el edificio mantenga su estructura y se preserve en cuanto a sus atributos y su estabilidad. Hay una ordenanza marco que prefija las obligaciones de los titulares de esos inmuebles en torno a su conservación, y en el caso de que quisieran introducir algunas modificaciones, e incluso realizar actos económicos con el bien, como venderlos. Y en el caso del municipio se prevé, para quienes incumplan con estas cuestiones, un régimen sancionatorio a través de multas previa intimación. Al mismo tiempo, se prevé que el municipio asista al dueño en el asesoramiento y también desde lo que como estado puede hacer. Mientras que las atribuciones del Estado provincial son más amplias, y están reguladas por una ley vigente, que sujeta al edificio a un régimen específico para bienes que se considera tienen alguna importancia histórica, cultural y/o patrimonial. En este caso, la Provincia podría intervenir si el titular no lo hiciera, previo intimarlo a hacerlo, e incluso asistirlo con fondos para su preservación. E incluso si el dueño no hiciera nada, la Provincia podría llevar adelante los trabajos de recuperación y reclamarle esos gastos, mientras que finalmente, y como última instancia, aparece la posibilidad de que ante una situación de abandono total, se inicien los trámites para que el Estado adquiera el edificio”, puntualizó Francisco en relación a la primera de las cuestiones. Mientras que en torno a la seguridad urbana y las dificultades que ya acarrea esta construcción, que ha perdido trozos de pizarra del techo que han ido a parar a los pies de desprevenidos transeúntes, consideró que “cualquiera de los dos Estados, pero por lógica el municipio, por tratarse de una cuestión local, tienen facultades para intimar y obligar al dueño a tomar medidas para evitar daños a otras personas”, completó.

Inquietudes compartidas
Lo cierto es que junto a la preocupación que comparten los integrantes de APTA en relación con el estado de lo que fuera la sede de la histórica aseguradora, fueron surgiendo otros temas vinculados a aspectos fundantes de la identidad tresarroyense y expresiones del patrimonio simbólico local. “En las discusiones empezaron a surgir preocupaciones similares no sólo por bienes materiales sino por las historias de determinados edificios, de esculturas, de distintos espacios. Y por eso nos pareció importante conformar el grupo”, señaló Francisco.
En este sentido, el joven profesional consideró que “han existido buenas intenciones de parte del municipio, de hecho se generaron ordenanzas, e incluso se han puesto en valor lugares como la ex Estación del Ferrocarril, lo que en cierto modo demuestra que las autoridades municipales no se han desentendido de esta cuestión. Pero lo que ocurre es que lo difícil es contar con los recursos para llevar adelante políticas en este sentido, o porque no se tienen o porque deben ser asignados a otras prioridades, a necesidades básicas de la gente. Y también a veces lo patrimonial se enfrenta o choca con otro tipo de intereses, como los económicos. Por lo que finalmente la autoridad no tiene tan fácil la posibilidad de llevar adelante ciertas iniciativas sin enfrentar una resistencia importante”, advirtió.
Ante este choque de intereses, que se verifica en infinidad de ejemplos que se dan con el patrimonio histórico urbano en cualquier punto del mundo, APTA se propone generar conciencia sobre la importancia de un bagaje cultural e identitario que, en definitiva, es de todos los tresarroyenses. “Por eso, esta entidad tiene como propósito rescatar, difundir, revalorizar e informar sobre ese patrimonio, llevando adelante actividades para asentar en documentos cuestiones sobre las que no hay registro, entre otras propuestas. Y hablamos también del patrimonio inmaterial, de la necesidad de rescatar historias de vida de personas que tienen que ver con nuestra identidad”, completó Francisco.
Para concretar estos propósitos, es indispensable articular con otras instituciones locales, con el propio municipio y con la Provincia, lo que además también terminará por favorecer la recepción a cualquier tipo de intervención estatal en aspectos patrimoniales. “Si hay una conciencia social y una renovada importancia por estos temas, después, cualquier medida que se tome va a ser más fácil, porque si todos entendemos que intervenir en una cuestión vinculada al patrimonio histórico o cultural es relevante, va a ser más sencillo que se legitime la medida administrativa que se tome”, consideró.
“Este tema del patrimonio forma parte del debate democrático, y aun cuando sabemos que preservar todo es imposible y porque viviríamos en un museo, sería interesante - si no se logran conservar algunas particularidades de un inmueble como se ha hecho en algunos casos como el de El ABC- poder desarrollar un trabajo previo en el que se deje constancia de qué importancia tenía ese espacio, cómo fue su historia, documentarlo fotográficamente, reunir antecedentes e información de manera de preservar la memoria. Es un tema de debate, es complicado, pero hay que instalarlo y difundirlo. De hecho es evidente que no todos pensamos igual, porque cuando se dio a conocer a través de las redes la preocupación por el estado de La Previsión, había quienes decían ‘tírenlo y hagan algo nuevo’”, admitió, por su parte, Marcelo Amado.
Y en este punto, vuelve a instalarse en la discusión el aspecto económico, para el que también resulta vital que se amplíe la conciencia respecto del valor simbólico de estos bienes. “Si logramos apropiarnos de estas cuestiones y las valoramos, entendiendo la importancia que tienen para nuestra historia y la de los que vendrán - porque esto es un compromiso entre las generaciones que estuvieron, la nuestra y las que siguen- va a ser más fácil generar los recursos necesarios para su protección. Esto es todo muy reciente, pero nos parece fundamental incluso que esto se aborde desde un punto de vista educativo, y de hecho en el grupo hay docentes, para que se conozca de dónde venimos y qué es lo que nos rodea”, apuntó Francisco.

Democratizar el acceso a nuestra historia
Democratizar ese patrimonio y favorecer el acceso de todos a él es otra parte importante del camino que propone recorrer APTA. “Por distintas razones, buena parte de los bienes tangibles e intangibles que forman parte de nuestra historia como tresarroyenses está en manos de distintas instituciones, y nuestra intención es aunar esfuerzos con ellas, con entidades de otras ciudades que se dediquen a lo mismo, y por supuesto con el Estado, porque si esto es algo que hace a todos, es fundamental abrir el debate, participar y aportar lo que cada uno pueda. En la medida en que seamos más, más rico será también el accionar que podamos llevar adelante. El rol que nos proponemos es articulador”, sostuvo Francisco.
“Lo importante es que a nivel local hay recursos formados en estos temas, y se ha acercado gente que estuvo trabajando en la comisión anterior de patrimonio, y vecinos a los que les interesan estas cuestiones, por eso queremos transmitir la idea de que esta es una institución abierta y a la que invitamos a todos los que quieran sumarse y desde el lugar donde quieran hacerlo”, completó Marcelo.

Actividades
Finalmente, anunciaron la que será la primera actividad abierta a la comunidad tras la conformación de la entidad, que buscará empezar a movilizar a la gente en torno a estas inquietudes y consistirá en un concurso fotográfico del que en breve se conocerán más detalles.
“Ya firmamos un acta constitutiva y nos presentamos ante la directora de Cultura, Noemí Rivas, a quien le comentamos nuestros objetivos y nos pusimos a disposición para trabajar en conjunto, siempre con las mejores intenciones. Estamos esperando también poder reunirnos con la Comisión de Cultura del Concejo Deliberante, con la misma idea de trabajar en forma complementaria, y ya estamos diseñando las bases para ese concurso que esperamos poder difundirlo y concretarlo junto con otras ideas que seguramente avanzarán en la medida en que la situación sanitaria lo permite. Lo que buscamos es que nos conozcan en principio, y por supuesto ir desarrollando distintas propuestas en el largo plazo”, describió Francisco.
“Lo fundamental es que quede claro que la institución está dando sus primeros pasos, y que pronto esperamos poder trabajar en esas ideas que vamos analizando, y articular con las autoridades, las instituciones y la gente de Tres Arroyos, porque que en definitiva todos los que restamos tiempo a nuestras actividades para sumarnos a este tipo de propuestas no queremos confrontaciones, nuestro único afán es el de mejorar la vida de todos”, concluyó Marcelo.
La actividad de APTA puede seguirse a través de Facebook, como Amigos del Patrimonio de Tres Arroyos, y de la cuenta de Instagram @amigosdelpatrimonio3a

El estado de La Previsión preocupa por dos aspectos: la seguridad urbana y la pérdida de un edificio que es patrimonio histórico para la Provincia y la comuna

El estado de La Previsión preocupa por dos aspectos: la seguridad urbana y la pérdida de un edificio que es patrimonio histórico para la Provincia y la comuna

El desprendimiento de pizarras del techo del edificio obligó a colocar una suerte de alero sobre Betolaza, hacia el anexo donde funciona el Juzgado de Familia

El desprendimiento de pizarras del techo del edificio obligó a colocar una suerte de alero sobre Betolaza, hacia el anexo donde funciona el Juzgado de Familia

mensajes

tresarroyenses por el mundo

"Felicitaciones por veinte años de constantes sorprenderes"

¡Muchas felicitaciones a todos los fieles responsables por los veinte años de constantes sorprenderes! Vuestro especial estilo sustancia en mí, […]

Deje su mensaje Ver Mensajes

tresarroyenses en tres arroyos

"Felicito al diario por el aniversario"

Los felicito por el aniversario de vuestro diario. Un extraordinario trabajo para mantener a la gente informada sobre tantas cosas. […]

Deje su mensaje Ver Mensajes