Municipalidad Tres Arroyos

notas edicion de papel

LA TRESARROYENSE MELISA BERGH ABRE LAS PUERTAS DE “CASA WOODSTOCK” EN LA PLATA

Vivir es emprender

Tras residir en Australia, donde se formó como emprendedora, y en Italia, Melisa Bergh volvió y puso en marcha en La Plata su proyecto “Casa Woodstock”, que comercializa unos 70 productos de decoración y diseño con criterios de bajo impacto ambiental y consumo consciente

Febrero 2022
Con criterio de bajo impacto ambiental y consumo sustentable, Melisa Bergh creó “Casa Woodstock”, su emprendimiento de decoración y diseño en La Plata

Con criterio de bajo impacto ambiental y consumo sustentable, Melisa Bergh creó “Casa Woodstock”, su emprendimiento de decoración y diseño en La Plata

Uno asocia automáticamente a Woodstock con un espíritu libre, conectado con el arte y la naturaleza. Con criterio de bajo impacto ambiental y consumo sustentable, Melisa Bergh creó con ese nombre su emprendimiento de decoración y diseño en La Plata, pero con clientes en Tres Arroyos y en todas partes del país. Una propuesta que creció tanto en apenas dos años, que ya está pensando en apuntar al mercado mayorista.
Melisa fue al Colegio Jesús Adolescente, y cuando terminó la secundaria se fue, como muchos tresarroyenses, a estudiar a La Plata. Primero eligió Psicología, que cursó un tiempo, pero apareció allí una vocación más fuerte, que se materializó en la elección de Diseño de Indumentaria. Pero cerca de los 30, decidió irse a Australia. “Me fui en el 2016; en un primer momento con una visa working holiday, sobre todo para hacer la experiencia de vivir en otro país y mejorar mi inglés. Pero estando allá me interesé en la posibilidad de estudiar una carrera corta, vinculada a los negocios, en el Language and Business Sydney College. Esa carrera daba en el clavo con lo que a mí me interesaba: la gestión de pequeñas empresas o emprendimientos. Me pareció acertado porque si bien creo que fue muy buena, a mi formación como diseñadora estaba orientada hacia lo creativo pero le faltaba ese aspecto. Es que a veces, a quienes tenemos una forma de ver las cosas enfocada hacia la creación, nos cuesta un poco vernos en la faceta comercial, empresarial… Pero si queremos vivir de lo que hacemos, en algún momento tendremos que transformarnos en emprendedores, en comerciantes”, reflexionó con “El Periodista”.
“Me pareció interesante la oportunidad, y con mucho esfuerzo -porque la educación en el extranjero no es pública, tuve que pagarla- logré hacerlo y fue muy enriquecedor como experiencia, no sólo porque aprendí cosas que sentía que me faltaban sino también por el desafío de hacer toda la carrera en inglés. Y el contexto también fue muy interesante, porque hay estudiantes de todo el mundo”, completó.
Cuando volvió finalmente a Argentina, fue por un corto período porque pronto partiría a Italia, donde hizo una experiencia de intercambio por unos meses. “Había estudiado italiano además de inglés, y quería darme el gustito de mejorarlo también; fue otra experiencia muy linda. Así que cuando volví, me tomé parte del 2019 para planificar mi emprendimiento, y en noviembre de 2019 con Casa Woodstock”, recordó Melisa.

Contanos qué es “Casa Woodstock”…
“Casa Woodstock” básicamente es un emprendimiento que ofrece soluciones estéticas y funcionales referidas al diseño y la decoración, a clientes interesados en un estilo real, fresco, que tenga una identidad propia, pero con el plus de que yo trabajo únicamente con fibras naturales y con un sistema de producción circular, cero desperdicios. Y se acompaña con la selección de materias primas nacionales, y de ese modo se fomenta el trabajo argentino y se minimiza la huella de carbono. El packaging que acompaña los productos es, además, cien por ciento reciclable, biodegradable y totalmente libre de plásticos. El emprendimiento está pensado como un modelo de negocios de bajo impacto ambiental.
Seguramente esto habrá requerido que te capacites específicamente, ya que entiendo que no está ni en la formación de un diseñador ni en la de negocios.
Es verdad, no tuve una formación formal en ese ámbito, pero además de ser una persona siempre ocupada en la problemática medioambiental, y de hecho mi estilo de vida tiene en cuenta ese aspecto, hoy con Internet es sencillo tener acceso a información sobre estos temas. Que por lo demás, no me resultaban ajenos.
¿Era además el plus que podías darle a tus creaciones como diseñadora?
Sí, es que cuando uno hace algo tan personal, es difícil desasociar los valores personales de los que aplica en el trabajo, todo va muy de la mano.

Productos y proyectos

Melisa Bergh ofrece en su “Casa Woodstock” varias líneas de productos, unos 70 en total, que incluyen objetos para niños, para la cocina, para la mesa, y proyectos personalizados de diseño, en general para livings y dormitorios, que es lo que más piden los clientes. “La propuesta es bastante variada”, aseguró.
“Pero la esencia de ‘Casa Woodstock’ creo yo, no solo reside en la calidad de los textiles y la excelente confección, sino que buscamos generar objetos perdurables, que apunten a fomentar un consumo consciente, en definitiva a comprar menos, pero comprar mejor -completó-. Eso me parece importante. Y todo está pensado, hasta la experiencia de compra; siempre entrego los productos con una tarjeta personalizada, con un agradecimiento y con instrucciones de cuidado para las fibras naturales, porque yo trabajo con materiales de buena calidad pero buscando que sean durables, porque ese es otro aspecto de la sustentabilidad”.
¿Trabajás solo en La Plata o has logrado extender tu emprendimiento a otros lugares?
Afortunadamente tengo clientes en todo el país. Mi fuerte son La Plata, el AMBA y Tres Arroyos, porque como está mi mamá allá, y tengo clientas fieles, ella suele llevar los productos. Pero tengo una tienda online, y eso me permite articular el envío de pedidos a todo el país, en ese sentido las distancias se acortan. Pero los trabajos personalizados son más frecuentes en La Plata. Sí es verdad, por ejemplo, que para algunas casas de playa, en Pinamar, en Monte Hermoso, trabajé con proyectos personalizados porque algunas cuestiones no me requerían in situ. Y es muy lindo encarar este tipo de desafíos, porque uno adapta el estilo propio de la marca al gusto y las posibilidades del cliente, lo que te permite estar renovándote permanentemente.
Contanos básicamente dos procesos: ¿Cómo es la fabricación de los objetos y cuál es tu intervención, y cómo fue la puesta en el mercado de “Casa Woodstock” hasta lograr, en dos años, tener presencia en todo el país?
En cuanto a la producción, si bien la fundadora soy yo, me fui armando un equipo. Me acompaña una confeccionista, que se encarga del stock disponible en la tienda, y de los proyectos personalizados me ocupo yo. Y a los proveedores los fui buscando con el tiempo, son muy poquitos pero muy confiables. Quería que fueran productos únicamente de origen nacional, así que también en eso hubo una búsqueda, que dio buen resultado porque hoy trabajo con quienes me garantizan la calidad de los textiles que yo quiero usar. Son de Buenos Aires, y me manejo bien con ellos.
Y con respecto al emprendimiento, de alguna manera yo ya era conocida en el mundillo del diseño, por así decirlo, en La Plata, porque ya me dedicaba a eso antes de irme a Australia. Ya tenía clientes del tiempo en que hacía ropa, así que cuando comencé, en noviembre de 2019, tuve enseguida alguna repercusión entre quienes ya venían siguiendo mi trabajo. Pero pasó el verano y de repente… ¡Covid! Pero afortunadamente, yo había armado mi tienda online a principios de marzo, de manera que la cuarentena me agarró con eso listo. Y comencé a trabajar, vendiendo a todo el país, y la empresa de transporte pasaba a buscar los productos. Fue clave el haber digitalizado todos los procesos, así que pude gestionar bien todo lo que la pandemia imponía en ese sentido.
Y ese contexto de encierro trajo ventajas a quienes se ocupan del diseño, de la construcción, ¿verdad?
Sí, claro, porque la gente habitaba sus casas más que nunca. Y si bien no tengo un parámetro pre pandemia con el que compararme, trabajé muy bien.

Nuevo estudio
A dos años de su fundación, “Casa Woodstock” abrió su propio estudio de diseño en La Plata. “Cuenta con tres espacios, un showroom, un taller de producción y un espacio de workshops o talleres presenciales”, contó Melisa. Allí tiene pensado abrir la posibilidad a otros emprendedores de dar o recibir talleres, “para que el estudio funcione como un espacio destinado a los emprendimientos, a la articulación, a trabajar en comunidad, que es muy interesante”.
¿La apertura del estudio es también una forma de consolidar más tu propuesta?
En realidad en estos dos años me he hecho de una cartera de clientes muy fiel que no sólo repite sino que además me recomienda, así que más feliz no puedo estar. Porque cuando un cliente te recomienda es porque realmente le gustó lo que hiciste. Y trabajamos a buen ritmo para que en este 2022 siga el crecimiento, especialmente en el tema de fidelizar los clientes que ya tenemos y captar nuevo. En ese aspecto yo trabajo mucho en redes sociales, en acciones conjuntas con influencers eco, y en este momento estoy avanzando en el proyecto de lanzar una plataforma de ventas mayoristas, estableciendo una red de representantes en las principales ciudades del país, como Córdoba, Mendoza, Rosario, Salta.
Eso implica ampliar la escala de producción y sumar gente…
Uno sueña y proyecta (risas), pero lo cierto es que en estos dos años siempre hemos estado en crecimiento, produciendo más cantidad, sumando manos al equipo… Yo trabajo mucho con mi hermano, Guillermo Bergh, que es estudiante de Comunicación Visual y además de diseñador es un excelente fotógrafo, y es mi mano derecha, me vino muy bien. Y por supuesto, como nos conocemos de toda la vida, nos entendemos bien, armamos juntos el branding del emprendimiento y seguimos trabajando juntos.
¿El estudio es tu primer punto de encuentro directo con los clientes; la etapa anterior fue sólo virtual?
No, en realidad tenía un mini showroom pero con la posibilidad de una reforma lo pude ampliar, tener el taller aparte y el espacio de workshops, así que en realidad esto es una reapertura.
¿Le dedicás todo tu tiempo a este emprendimiento?
Sí, por supuesto, y estoy en todo… Soy malabarista (risas). Desde el diseño de los productos, del packaging, hasta la atención de las redes sociales, de los clientes, de los proveedores…Como buen emprendedor. Y cuido mucho la experiencia de compra, porque me gusta transmitir que el cliente está frente a algo que vale la pena atesorar y cuidar como corresponde, y por otro lado siento que los clientes que tengo, vienen a buscar eso.
¿Tenés algún proyecto con “Casa Woodstock” en Tres Arroyos?
Sería bueno tener, en algún momento, un cliente mayorista en Tres Arroyos, al que yo podría derivarle mis clientas actuales, para que tengan un punto más cercano donde encontrar mis productos. Pero es una idea, por el momento.
Nuestro horizonte es llegar a más lugares del país y seguir creciendo.

Los productos de “Casa Woodstock” se pueden adquirir en la tienda online de Instagram, con el mismo nombre

Los productos de “Casa Woodstock” se pueden adquirir en la tienda online de Instagram, con el mismo nombre

El emprendimiento de Melisa Bergh fomenta el consumo consciente y promueve el trabajo de productores argentinos

El emprendimiento de Melisa Bergh fomenta el consumo consciente y promueve el trabajo de productores argentinos

mensajes

tresarroyenses por el mundo

"Felicitaciones por veinte años de constantes sorprenderes"

¡Muchas felicitaciones a todos los fieles responsables por los veinte años de constantes sorprenderes! Vuestro especial estilo sustancia en mí, […]

Deje su mensaje Ver Mensajes

tresarroyenses en tres arroyos

"Felicito al diario por el aniversario"

Los felicito por el aniversario de vuestro diario. Un extraordinario trabajo para mantener a la gente informada sobre tantas cosas. […]

Deje su mensaje Ver Mensajes