Municipalidad Tres Arroyos

notas edicion de papel

ASTOR PIAZZOLLA ESTRENO UNA DE SUS OBRAS MAS CELEBRADAS EN ESTA CIUDAD

Verano tresarroyense

Piazzolla estrenó “Verano porteño” en Tres Arroyos, pero paradójicamente en pleno invierno, un 26 de julio de 1965. Fue en la Biblioteca Sarmiento, ante una sala colmada. El inolvidable músico marplatense llegó a esta ciudad por iniciativa del Círculo “Amigos del Tango Moderno”. Exclusivo de “El Periodista”, a meses del centenario del nacimiento de un genio. Por Héctor Asef

Diciembre 2020
De izquierda a derecha aparecen esa noche en Tres Arroyos, Leonel Elías, Felipe Etchegoyen, Astor Piazzolla, Luis Cousseau, Mario Donegana (h), Carlos Marcos y Jaime Gosis. (FOTO DE LA COLECCIÓN DE ANDRES ERREA)

De izquierda a derecha aparecen esa noche en Tres Arroyos, Leonel Elías, Felipe Etchegoyen, Astor Piazzolla, Luis Cousseau, Mario Donegana (h), Carlos Marcos y Jaime Gosis. (FOTO DE LA COLECCIÓN DE ANDRES ERREA)

Aunque llame la atención de muchos y seguramente genere orgullo en otros, Tres Arroyos tiene un motivo más para ser una ciudad con una historia cultural relevante. Aquí tuvo lugar nada menos que el estreno mundial del tango “Verano Porteño” con la presencia de su autor, el mismísimo Astor Piazzolla.
A esa pieza instrumental que formó parte de una obra integral amalgamando las 4 estaciones, se sumaron “Otoño porteño”, “Primavera Porteña” e “Invierno Porteño”. No fueron escritas en forma simultánea y aparecieron entre 1964 y 1970. Pero es indudable que la de mayor repercusión en todos los continentes fue la que se escuchó por primera vez en Tres Arroyos. La composición del tema “Verano Porteño” se produjo después de una gira por los Estados Unidos y una más breve por Brasil. Por entonces se conforma el Quinteto Nuevo Tiempo, inicialmente constituido por Piazzolla en bandoneón; Jaime Gosis, en piano; Simón Bajour, violín; Kicho Díaz, contrabajo y Horacio Malvicino en guitarra eléctrica, grupo con el que Astor comenzó a definir el estilo de tango que lo acompañaría en la tan discutida renovación.
La primera grabación de “Verano Porteño” data de 1965, incluida en el long play número 27142 del sello discográfico “Polydor”, registrado con el título en tapa “Melenita de Oro” y se sumaban además títulos como “Al compás de los tamangos” y “Tres sargentos”, de la autoría de Piazzolla interpretados por el quinteto con Astor en bandoneón; Osvaldo Manzi, piano; Antonio Agri, violín; Oscar López Ruíz, guitarra y Kicho Díaz en contrabajo, casi la misma formación que lo estrenó en Tres Arroyos.
Cuatro años después apareció el disco con las cuatro estaciones en el larga duración “Piazzolla en el Regina”, registrado en la RCA Victor.
La impronta de un genio
El notable guitarrista Oscar López Ruiz, que acompañó al célebre bandoneonista en varias temporadas, publicó un libro promediando la década del 90, en cuyas páginas aparece una anécdota referida al momento en que Astor compuso “Verano Porteño” con la que queda claramente reflejada la sorprendente impronta piazzolliana.
Cuenta que volviendo de Brasil y momentos antes del aterrizaje, Astor le expresa con bronca que había olvidado que al día siguiente a las 9 de la mañana se había comprometido para grabar la música de “Melenita de Oro” y no había escrito una sola nota. López Ruiz le propuso pasarlo para la semana siguiente a lo que Piazzolla se negó porque no podía incumplir con su palabra. En conclusión, al día siguiente grabaron el tema que había compuesto y arreglado en esa noche, generando lo que el guitarrista calificó como “uno de los temas más bellos que haya compuesto jamás”, refiriéndose a “Verano Porteño”.
El estreno mundial en Tres Arroyos
La historia se remonta a más de medio siglo. Para ser más precisos hace 55 años, cuando el 26 de julio de 1965 llegaba a Tres Arroyos Astor Piazzolla con su quinteto, en una época en que era muy discutido por los fanáticos del 2 por 4.
Por iniciativa del Círculo “Amigos del Tango Moderno” de Tres Arroyos, un núcleo de breve pero muy interesante difusión de los nuevos estilos de la música porteña, se presentó en el escenario de la Biblioteca Pública Sarmiento, ante una sala colmada.
Esa noche, Astor Pantaleón Piazzolla hizo maravillas con su bandoneón, acompañado por Antonio Agri, violinista rosarino muy destacado en la música clásica y el tango; Jaime Gosis, hijo de rumanos y el mejor pianista que tuvo, al decir del mismo Piazzolla; Enrique “Kicho” Díaz, contrabajista porteño que mucho antes llegó a integrar la histórica orquesta de Juan de Dios Filiberto, y Oscar López Ruiz guitarrista platense que incursionó en el tango y el jazz.
El repertorio de ese concierto fue enhebrando grandes éxitos del bandoneonista marplatense como Triunfal, Lunfardo, Nuestro Tiempo, Adiós Nonino, Decarísimo, Buenos Aires Hora Cero, Tres Minutos con la Realidad, Lo que Vendrá, Caliente, Revirado, Calambre y la famosa Serie del Angel, donde se escucharon Introducción, Muerte, Milonga y Resurrección del Angel. Esta última interpretación despertó tal emoción en el público que vivamente aplaudió con el deseo de bises.
Con los 44 años de edad que Astor tenía entonces, sólo se le escuchó decir sutilmente, “ahora vamos a interpretar un tango” y sonó seguidamente “Chiqué”, un tema de 1920 que compuso Ricardo Brignolo, que en definitiva fue la única obra de la noche que no llevó autoría de Piazzolla. Pero al finalizar, la gente quiso más y allí fue donde se produjo el estreno mundial en Tres Arroyos.
El bandoneón del maestro inició la interpretación de “Verano Porteño”, uno de los temas que escribió para la obra teatral “Melenita de Oro”, de Alberto Rodríguez Muñoz, que subió a escena por primera vez días después en el Teatro General San Martín de Buenos Aires, con la actuación de Carlos Carella, Beto Gianola, Lía Gravel y Eduardo Rudy, entre los más conocidos.
Fue una noche inolvidable en la historia cultural de Tres Arroyos y para los gestores de la iniciativa, entre los que había músicos activos como el cantante de tango Felipe Etchegoyen, que inscribió a su hijo con el nombre de Jorge Astor; Mario Donegana (hijo) y Luis Cousseau, destacado bandoneonista que años después generó un recordado espectáculo de tango con su “fuelle” y varios intérpretes tresarroyenses.
Los integrantes de “Amigos del Tango Moderno” aparecen en una de las instantáneas que ilustran esta nota, lograda por un fotógrafo de entonces y que pertenece a la colección de Andrés Errea, quien gentilmente prestó su autorización para ser publicada en esta entrega.
Nos parece interesante señalar que años después, el 2 de julio de 2015 presentó en la Fundación “Campano” el periodista y fotógrafo bahiense Carlos Carrizo su libro “Imágenes de Piazzolla”, compiladas en 128 páginas junto a un video inédito e hizo referencias como historiador del bandoneonista, confirmando que el estreno mundial de “Verano Porteño” tuvo lugar en Tres Arroyos en la fecha que referimos. Ese libro fue presentado en la Academia Nacional del Tango, mediante un prólogo de Horacio Ferrer.
Marplatense por siempre
Astor es oriundo de Mar del Plata, ciudad que le ha rendido numerosos homenajes. Su casa natal se encuentra a pocos metros de la Plaza San Martín. Está también la vivienda de Luis Savastano, el pianista que le trasladó a Piazzolla su pasión hacia la música. La Confitería “New York”, donde el bandoneonista hizo su primer concierto profesional con el “Quinteto Azul”. La escultura en su homenaje realizada en tamaño natural por Carlos Benavídez y emplazada en inmediaciones del casino. La peluquería que perteneció a Vicente “Nonino” Piazzolla, su padre, a quien inmortalizó con la composición de “Adiós Nonino” y que fuera interpretado en la ceremonia eclesiástica del casamiento de Máxima Zorreguieta y Guillermo de Holanda. La catedral de los Santos Pedro y Cecilia, donde se casaron sus padres y fue bautizado Astor. Y el Aeropuerto Internacional “Astor Piazzolla”, de Mar del Plata.
Estudió con Alberto Ginastera, fue músico de Aníbal Troilo. Tomó clases en Paris con Nadia Boulanger, donde encontró ese estilo musical tanguero tan discutido en nuestro país, pero que lo llevó a la consideración ecuménica. Del talento de ese gigante de la música nació “Verano Porteño”, el tango que tuvo su estreno mundial en nuestro Tres Arroyos.

El ilustrador y músico tresarroyense Gustavo Sabatini cuenta que, mientras vivió en Buenos Aires, “dibujaba mucho a Piazzolla”

El ilustrador y músico tresarroyense Gustavo Sabatini cuenta que, mientras vivió en Buenos Aires, “dibujaba mucho a Piazzolla”

mensajes

tresarroyenses por el mundo

"Felicitaciones por veinte años de constantes sorprenderes"

¡Muchas felicitaciones a todos los fieles responsables por los veinte años de constantes sorprenderes! Vuestro especial estilo sustancia en mí, […]

Deje su mensaje Ver Mensajes

tresarroyenses en tres arroyos

"Felicito al diario por el aniversario"

Los felicito por el aniversario de vuestro diario. Un extraordinario trabajo para mantener a la gente informada sobre tantas cosas. […]

Deje su mensaje Ver Mensajes