Municipalidad Tres Arroyos

notas edicion de papel

LA EXPERIENCIA DEL TRESARROYENSE GUSTAVO “CACHO” CORDOBA EN ESPAÑA, DE VISITA EN EL ATLETICO DE SIMEONE

Un Cacho de Madrid

Por segunda vez, el entrenador Gustavo “Cacho” Córdoba tuvo la oportunidad de compartir entrenamientos y partidos relevantes del Atlético de Madrid, que dirige el argentino Diego Simeone. De allí se trajo estrategias de trabajo pero además pudo ver en vivo y en la cancha, acompañando al “Colchonero” en distintos partidos, a Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y Radamel Falcao, entre otras grandes figuras del fútbol. Su jugosa charla con “El Periodista”

Enero 2019
Por segunda vez, el entrenador Gustavo “Cacho” Córdoba tuvo la oportunidad de compartir entrenamientos y partidos relevantes del Atlético de Madrid

Por segunda vez, el entrenador Gustavo “Cacho” Córdoba tuvo la oportunidad de compartir entrenamientos y partidos relevantes del Atlético de Madrid

Gozás de un privilegio poco común para un entrenador local, el de haber presenciado en un par de oportunidades el trabajo cotidiano y algunos partidos del Atlético Madrid de Simeone…
La primera vez para mí resultó emocionante ver y conocer la forma de trabajo de una institución del calibre del Atlético Madrid. Soy un agradecido de que me haya tocado en esta etapa de mi vida esta oportunidad. Por un lado, me ayuda a reafirmar algunas cosas que creo y pienso respecto del fútbol y de la dirección técnica, pero por el otro me sirve para mejorar, aprender. Hay que mantener los pies sobre la tierra respecto a cuáles de esos métodos de trabajo se pueden adaptar y cuáles no a lo nuestro, a lo cotidiano de Tres Arroyos.
¿Cuándo se dieron estas dos posibilidades?
Tuve la gran chance de repetir la experiencia. Fui por primera vez sobre el cierre de 2017 y ahora surgió la posibilidad de viajar nuevamente, entre fines de noviembre y principios de diciembre de 2018. En ambas ocasiones recibí la invitación para participar de una clínica de fútbol en la filial del Atlético y de asistir a los entrenamientos y poder observar los partidos del equipo que milita en la Liga Española y en la Champions League. Para mí como entrenador de fútbol, la oportunidad de seguir los entrenamientos resulta invalorable, porque allí se puede advertir de qué manera Simeone y su cuerpo técnico preparan cada partido. En lo particular, admiro muchísimo su forma de trabajar, en todo aspecto. Yo valoro especialmente esta posibilidad, porque muchos pueden pagar la entrada y ver los cotejos del Atlético Madrid, pero a casi nadie le está permitido observar los entrenamientos, por eso me considero un privilegiado.
¿A través de quién o quiénes te llega esta chance?
Dentro del cuerpo técnico del Atlético Madrid trabaja un amigo personal, Pablo Vercellone, que se dedica a entrenar a los arqueros. El equipo de trabajo lo conforman Diego Simeone, Germán “Mono” Burgos, Nelson Vivas y el profesor Ortega, además del propio Vercellone. Con él compartimos plantel en las inferiores y en la tercera división de Estudiantes de La Plata, en los ‘80. Luego Pablo continuó con su carrera futbolística (fundamentalmente en clubes del Ascenso), mientras que a mí el destino me trajo para Tres Arroyos. Como el contacto y la relación entre nosotros se ha mantenido a lo largo del tiempo con aprecio mutuo, fundamentalmente a través de las redes sociales, él tuvo la generosidad de invitarme a compartir esta experiencia. Quiero decir que en la primera oportunidad viajé con los nervios lógicos de lo desconocido, no conocía Europa. Ahora lo disfruté de una manera más relajada y tranquila, porque ya contaba con la experiencia anterior. Pude observar otras cuestiones con más detalle, con detenimiento, que sirven para el crecimiento como DT.
¿Qué cuestiones puntuales te llamaron la atención de la forma de trabajo del “Cholo” y su cuerpo técnico?
Una de las cosas que más me llamó la atención es la intensidad con la que el cuerpo técnico sostiene el trabajo cotidiano, pese a que ya lleva siete u ocho temporadas en el mismo club. Son un grupo de hombres liderado por Simeone que demuestra su apasionamiento por el fútbol; se respira ese ambiente desde la primera hora hasta las dos o tres de la tarde, cuando concluyen las prácticas. Lo mismo se advierte en las concentraciones previas a los partidos. Nunca se relajan, no se creen que llegaron al techo. Los mantiene activos la competencia, porque juegan la Liga, la Copa del Rey, la Champions, con igual nivel de intensidad y una convicción admirable.
La identificación habitual hacia Simeone tiene que ver con la figura de un técnico disciplinado, riguroso, con una clara contracción al trabajo, exigente con el plantel. ¿Vos notaste lo mismo?
Sin ningún lugar a dudas. La primera vez que fui me ubicaron en un mirador en donde podía tomar nota de lo que se hacía, y me lleve esa impresión. Yo estoy muy identificado con la forma de trabajo que ellos llevan adelante; una cosa es tener referencia de lo que hacen y algo muy distinto verlos en vivo. Simeone no deja nada librado al azar, a Burgos también se lo reconoce como una persona muy aplicada a lo suyo. En el cuerpo técnico cada uno cumple su rol específico con mucha seriedad.
¿De qué parte específica del trabajo se encargan Burgos y Vivas?
Burgos trabaja puntualmente las jugadas de pelota parada, pero también participa en todos los aspectos del entrenamiento; además es una figura muy motivadora para el plantel, con voz de mando. A Nelson Vivas lo traté un poco menos, pero se nota que es un tipo muy pensante, netamente capacitado para el puesto que ocupa. Simeone les tiene absoluta confianza, lo mismo que al profe Ortega y a mi amigo Pablo Vercellone.
¿Recordaba “Cholo” tu anterior visita, en esta segunda oportunidad?
Perfectamente. Tal como te decía anteriormente, a él no se le escapa ningún detalle. Fui presentado nuevamente por Pablo, me estrechó la mano con mucha cordialidad, me dio la bienvenida al club y me dejó asistir a las prácticas sin inconvenientes. Hice público mi agradecimiento ante el cuerpo técnico y en especial a Simeone por esta chance, porque si él no lo aprueba seguro que no te podés quedar ahí. Luego de eso, me limité a observar los entrenamientos sin interferir ni molestar.
¿Qué opinión te quedó de las instalaciones en donde practica y juega el Atlético? ¿Hay punto de comparación con lo que se ve en Argentina?
El lugar de entrenamiento es muy bueno, realizan mucho mantenimiento aunque sabemos que en nuestro país también hay algunos predios que están a esa altura; el de Ezeiza de la Selección no tiene nada que envidiarle.
¿Y relacionándolo con Tres Arroyos?
Trazando un paralelo con Tres Arroyos, yo pienso que hay algunas formas o metodologías de entrenamiento que vi allá y se podrían aplicar aquí. Quizás la carencia más importante tiene que ver con el estado de los campos de juego o los materiales, pero hay aspectos que estamos en condiciones de mejorar. A veces nos cuesta adaptarnos a nuevas maneras, aunque sabemos que las dirigencias de los clubes cuentan con limitantes económicas. No obstante, sostengo que los campos de juego y la disponibilidad de materiales son dos aspectos fundamentales para desarrollar un buen trabajo.
¿Qué notaste de Simeone y su cuerpo técnico en cuanto al manejo de grupo, más aún en un plantel de tantas figuras como Griezmann, Felipe Luiz, Godín, etcétera?
Ya se advertía durante su etapa de jugador la personalidad de Simeone, y eso lo explotó aún más como director técnico. Lo maneja a la perfección, es de hablar más bien en el vestuario antes que en el campo de entrenamiento, y está claro que se ha ganado el respeto de todos (no solo jugadores, sino también dirigentes e hinchas). Se nota que cuenta con todo el respaldo del club para cumplir con su tarea.
¿Qué cotejos pudiste seguir en el lapso de tu estadía?
En la primera oportunidad, pude seguir el partido entre el Atlético y el Real Madrid (todavía integraba ese plantel Cristiano Ronaldo) por la fecha de Liga, y me invitaron a viajar con ellos para presenciar el cotejo que jugaron ante el Levante. Se ve que les traje suerte, porque ante ese rival hacía mucho que no ganaban, y lograron hacerlo por goleada. En esta segunda oportunidad, asistí al encuentro que disputaron ante el Barcelona (igualdad 1 a 1), por lo que me dí el lujo de ver en acción a Messi. Salió un gran partido, muy intenso. Nuevamente me invitaron a viajar para el compromiso fuera de casa ante el Girona, en un vuelo charter. Me sentí halagado por semejante distinción. Se encontraron con un oponente muy duro, de los denominados “chicos” pero muy bien trabajado. Por otra parte, en ambas ocasiones estaba en plena disputa la Champions League. En esta última, vi al “Colchonero” ante Mónaco (en donde jugó Radamel Falcao). Ese partido pudo resolverlo con relativa facilidad.
¿Qué impresión te dejó el Atlético como equipo?
Me di cuenta de que es incómodo para cualquiera, y que quizás se siente más a gusto jugando contra los grandes, los complica muchísimo. Griezmann es un abanderado del grupo, se pone el equipo al hombro. Resulta increíble verlo entrenar, al igual que a Koke. Están convencidos de la forma de trabajo, y la cumplen a rajatabla. Eso lo puede advertir quien comparte la semana con ellos; se nota cómo planifican los partidos y de qué manera luego lo plasman en el campo de juego.
Desde tu perfil de entrenador, ¿qué aspectos pudiste llevar a la práctica de lo observado en Madrid?
A veces uno como DT piensa equivocadamente que permanecer dos o tres temporadas en un club es demasiado tiempo, y apura los procesos de trabajo. Ellos demuestran que se puede hacer de otra manera, ya que con un largo tiempo en el club conservan la misma pasión, la misma intensidad. Seguramente, Simeone y su cuerpo técnico saben hasta dónde pueden exigir, porque se trata de jugadores profesionales; acá es distinto. No obstante, intenté aplicar algunos de los aprendizajes adquiridos en esta última versión de El Nacional que me tocó dirigir. La idea no era copiarlos, sino entrenar de una determinada manera por convicción. Cada cual tiene su forma, todas son respetables, pero este equipo salió segundo en la tabla general del campeonato y cosechó 30 puntos, con un plantel corto y mucha gente joven. Le jugamos de igual a igual a todos, el único que nos superó claramente fue el campeón Huracán. Muchos dicen que los equipos que dirijo son defensivos o que para el espectador no gustan; pero yo pienso que para ser vistoso hay que tener los jugadores necesarios, es necesario adaptarse a lo que existe en el plantel. Si hay elementos de buen pie se puede proponer un poco más, de lo contrario se debe pensar en otra cosa.

Cacho Córdoba llegó al Atlético de Madrid gracias a su amigo Pablo Vercellone, que forma parte del cuerpo técnico

“Ya se advertía durante su etapa de jugador la personalidad de Simeone, y eso lo explotó aún más como director técnico”, opinó Córdoba

“Pude observar otras cuestiones con más detalle, con detenimiento, que sirven para el crecimiento como DT”, dijo Córdoba en relación a su segunda visita al Atlético de Madrid

Córdoba pudo ver en vivo y en la cancha, acompañando al “Colchonero” en distintos partidos, a Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y Radamel Falcao

mensajes

tresarroyenses por el mundo

"Felicitaciones por veinte años de constantes sorprenderes"

¡Muchas felicitaciones a todos los fieles responsables por los veinte años de constantes sorprenderes! Vuestro especial estilo sustancia en mí, […]

Deje su mensaje Ver Mensajes

tresarroyenses en tres arroyos

"Felicito al diario por el aniversario"

Los felicito por el aniversario de vuestro diario. Un extraordinario trabajo para mantener a la gente informada sobre tantas cosas. […]

Deje su mensaje Ver Mensajes