Municipalidad Tres Arroyos

notas edicion de papel

DESDE FRANCIA, EL PRESENTE DE ALBERTINA GANDARA Y SU HIJO BAUTISTA

Sueños en azul, blanco y rojo

Albertina Gándara es considerada la mejor tenista que ha dado Tres Arroyos. Radicada en Francia, comparte su pasión por este deporte con su hijo Bautista, seleccionado como ballboy de Roland Garros. Más allá de lo deportivo, la tresarroyense compartió con “El Periodista” una amplia charla sobre su vida, la familia y los sueños que pudo materializar en aquel país

Junio 2021
Una radiante Albertina Gándara, acompañada por sus hijos Bautista y Santino

Una radiante Albertina Gándara, acompañada por sus hijos Bautista y Santino

La noticia, especialmente para el mundillo deportivo de nuestra ciudad, es que el joven tresarroyense Bautista Sánchez Gándara fue elegido para ser ballboy en Roland Garros, uno de los cuatro Grand Slam y el principal torneo del mundo sobre polvo de ladrillo, el cual se está disputando desde el 24 de mayo y finalizará el 13 de junio. Pero para llegar hasta aquí hay una historia de vida con sueños y sacrificios que hicieron posible este momento. Bautista, de 14 años, es hijo de Albertina Gándara, la mejor tenista que ha dado Tres Arroyos hasta el momento, que en la actualidad está radicada en Francia, más precisamente en Gueugnon -ciudad ubicada a 340 kilómetros al sur de París-, a la que llegó por primera vez en 2003 para hacer su experiencia tenística internacional, tratando de abrirse paso en la vida con el elemento deportivo que más pasión le ha provocado, una raqueta de tenis.
Albertina se formó como jugadora en el Lawn Tenis de nuestra ciudad y fue sobresaliente desde que pisó una cancha, trascendiendo a nivel provincial, nacional y sudamericano. Llegando a ubicarse en el puesto 663 del ranking juvenil ITF.
Tras jugar varios torneos en Paraguay y Uruguay allá por el año 2002, y por contactos que tenía, llegó la posibilidad de ir a jugar a Europa para sumar experiencia midiéndose en otro nivel y empezar a ganar dinero.
“Yo llego a Francia en 2003 a jugar los torneos de verano o sea que mi primer viaje fue por tres meses. En esa ocasión tuve la oportunidad de contactarme con el club de la ciudad donde vivo ahora, en Gueugnon, y ellos me propusieron jugar los interclubes a partir de 2004, o sea que mis viajes comenzaban a partir de ahí a tener continuidad”.
¿Y cómo es que decidís ir?
Una amiga mía vino a Francia a jugar en 2002 y lo había hecho con un chico de Rosario que se encargaba de traer jugadores y ubicarlos en los torneos. A mí me gustó la idea porque en ese momento no tenía mucha actividad en Argentina y para jugar esos torneos ITF de 10.000 en Sudamérica se necesitaba mucha plata, yo no la tenía y hasta pensaba en dejar de jugar. Entonces me decidí, establecí contacto y apenas un mes después ya estaba viajando gracias a unos ahorros que tenía; en mayo hice contacto y en junio estaba en Francia.
¿Cómo siguió la experiencia?
Ya en 2004 viajé por 6 meses para jugar los interclubes para Gueugnon, iba en abril y me quedaba hasta setiembre. Los interclubes se juegan desde mayo hasta mediados de junio y a partir de ahí arrancan los torneos de verano hasta setiembre. Son muchos torneos que se disputan para el ranking francés y que te dan la posibilidad de juntar dinero, ya que hay muy buenos premios en juego. El sistema de acá es que vos tenés una clasificación y de acuerdo a ella podes entrar en puestos avanzados del cuadro, semifinales por ejemplo, lo que te permite jugar muchos, yo he llegado a jugar hasta 3 por semana.
Volví a hacer la misma rutina en 2005 y en 2006 vine embarazada de dos meses y me quedé solo por los interclubes y me volví a Argentina. En 2007 no vine porque Bauti era muy bebé. Y partir de 2008 empecé a venir con él, con apenas 1 año y medio, y desde ahí siempre hicimos los viajes juntos hasta el 2016.
¿Y después?
En 2017 viajamos y ya tomé la decisión de quedarnos a vivir en Francia y nos radicamos en Gueugnon. El primer año estuve cerca de Estrasburgo, y fue por entonces que me conectaron con el club de la que es ahora mi ciudad, jugué siempre para ellos y se crearon lazos que me llevaron a decidir quedarme acá.
Y llegó el momento de armar una familia…
Sí, una vez asentados acá se fue dando una nueva vida y estoy en pareja con Lylian Gehra, que es entrenador del club, que ha entrenado a Bautista y que es el padre de mi segundo hijo Santino, que nació en agosto del año pasado. Yo ya tenía una relación con él desde 2014, pero con mis viajes estábamos seis meses distanciados hasta que me radiqué acá.
¿Y cómo sigue tu relación con el tenis?
Yo seguí jugando al tenis y también dando clases en el club hasta que el embarazo me lo permitió. Desde ese momento no he podido hacer nada, máxime con la pandemia que frenó todas las actividades durante nuestro invierno y primavera. Cierto es que lo estaba haciendo con menor intensidad que en los año en que venía exclusivamente a eso, pero por ejemplo cuando viajábamos para llevarlo a Bautista a algún torneo; aprovechaba y me prendía yo también (risas).

Tras una pasión
La emoción se apoderó de Albertina -hoy con 38 años de edad- al hablar de cómo fue el proceso de adaptación de Tres Arroyos a un país como Francia, al decidir dejarse llevar por su pasión por el tenis, sus sueños y con la sola compañía de su hijo, de apenas 10 años por entonces.
“Al principio costó bastante adaptarse a una nueva vida en un pueblo chiquito de 7000 habitantes; no fue nada fácil estar lejos de la familia y los amigos. Pero fue un proceso que debí enfrentar y puse en la balanza la calidad de vida que podía darle acá a mi hijo y eso me hizo fuerte como para seguir adelante”.
“La forma de vida que llevamos aquí es muy buena. Bauti se maneja solo tanto para ir al colegio como para ir a entrenar, no hay grandes riesgos y eso, por citar un ejemplo, sé que hoy en día en Argentina nadie me da la certeza de poder brindárselo”.
Y sobre los afectos que dejó por estas latitudes nos decía que “en Argentina dejé a papá, mamá, dos hermanos, un sobrino y muchos amigos, y si bien las distancias son grandes, en los afectos los tengo muy cerquita. Por suerte, a excepción de año pasado por la pandemia, todos los años para las fiestas hemos podido viajar a Argentina para visitar a la familia, y ellos han podido venir acá, así que la vamos llevando lo mejor posible”.
¿Qué recuerdos quedan del tenis de Tres Arroyos?
Los mejores. Los amigos que conservo en Tres Arroyos, la mayoría de ellos, me los dio el tenis. Así que mantengo contacto con ellos, nos hablamos o chateamos cada vez que podemos y obviamente tratamos de vernos cuando ando por allá. Entrenar, jugar, viajar a torneos, muchas anécdotas, muchos recuerdos…
Más allá del tenis, ¿también pudiste estudiar?
Sí, soy licenciada en Nutrición. En un momento me puse a pensar que iba a ser cuando dejase de jugar y no me veía dando clases de tenis toda mi vida, así que busqué una carrera y elegí Nutrición en una facultad a distancia de Argentina. Empecé a estudiar en 2011, cursaba a distancia y rendía los finales en los 6 meses que estaba allá, hasta que pude recibirme en 2017 antes de instalarme en Francia. Lamentablemente no puedo ejercer acá, porque entre ambos países no hay un convenio y hacer una reválida prácticamente sería tener que hacer toda la carrera nuevamente. Pero bueno, es algo que tengo y si el día de mañana lo necesito, ahí está.

Vivir en pandemia
El COVID-19 es un tema ineludible por estos días y Albertina nos contó como lo están viviendo por esas latitudes, mientras esperan la llegada del verano.
“El inicio de la pandemia en Europa fue complicado para todos, después en el verano nuestro del año pasado la pasamos mucho mejor, se calmó bastante y dentro de todo pudimos volver a cierta normalidad, pero ya para fines de octubre quedamos nuevamente confinados casi hasta fin de año, pero con clases presenciales que era lo único seguía con normalidad. Para las fiestas liberaron, pero con toque de queda a las seis de la tarde, lo que siguió hasta marzo de este año y ahí nos dieron otro confinamiento hasta fin de abril. Y a partir de ahí, de a poco, comenzaron a levantarse las restricciones. Se espera que para el 30 de junio todo vuelva a la normalidad, teniendo en cuenta la llegada del verano y el movimiento del turismo”.
¿Es muy estricto el gobierno francés ante la pandemia?
Acá, ante las faltas a las normas aplicadas por pandemia, te aplican multas desde los 135 euros, si sos reincidente van en aumento y son muy estricto en el respeto por lo establecido. Hay mucha policía en la calle y los toque de queda son muy respetados.
¿Y el plan vacunatorio?
Se arrancó bien, después un como bache porque no llegaban las vacunas y ahora sí se está vacunando a mucho ritmo. Empezaron como en todos lados con la gente mayor, ahora es para los de más de 50maños y anunciaron que para el mes de julio se va a vacunar libremente.

La chance de Bautista
Bautista tiene 14 años, dio sus primeros pasos en el tenis tanto en Francia como en Tres Arroyos, y ahora juega Interclubes para el FC Gueugnon. La pandemia ha frenado su actividad, desde octubre del 2020 que no juega torneos y sólo ha podido entrenar, pero esta chance de estar en los courts de Roland Garros despierta su adrenalina como si estuviese jugando en el mejor torneo posible. Mamá Albertina contó con sumo y lógico orgullo como es que se dio esta chance para estar ahí.
“Bautista vio por internet que se hacían unos selectivos para ser ballboy y decidió anotarse. Son unos 20 que se hacen en toda Francia y le tocó ir a Dijon, que es una ciudad que está a 150 kilómetros de nuestro pueblo, en octubre del año pasado. Ahí congregaron a unos 120 chicos a los que a través de juego les tomaron pruebas de velocidad, resistencia, destreza, lanzamiento de pelota y quedaron 10, entre los que estuvo él”.
“El paso siguiente era en abril pasado en donde iban a realizar una formación durante 5 días. Eran 5 convocatorias en toda Francia, con un total de 280 chicos en total y tenían que quedar 230 como número final, pero no se pudieron hacer ya que todo el país estuvo confinado hasta entrado el mes de mayo. Entonces decidieron que fuesen todos. Los selectivos reunieron un total de 4000 chicos, entre 13 y 16 años, de los que quedaron los 280”.
¿Cómo lo vive Bautista?
El tiene una expectativa enorme. Si bien ya ha tenido la oportunidad de asistir a Roland Garros como espectador, obviamente, ahora se le presenta la chance de estar dentro de los courts y muy cerca de los mejores del mundo. Su ídolo es Rafa Nadal y anhela tener la chance de estar cerca de él, ni hablar de ser ballboy en uno de sus partidos. Sin dudas será una experiencia increíble para él.
¿De qué manera actuarán ellos?
Los chicos han sido citados dos días antes de que comience la qualy (arrancó el lunes 25 de mayo) para entregarles la ropa y hacer las fotos de protocolo. Serán testeados dos veces antes de comenzar con sus tareas en la clasificación que dura una semana, ahí estarán media jornada y cuando arranca el cuadro principal (se juega desde el 31 de mayo) estarán en jornada completa.
Cada día tienen destinada una cancha y hacen rotaciones cada 30-35 minutos ya que son dos equipos asignados por partido, para poder estar frescos durante todo el juego. Los entendidos dicen que el equipo de ballboys de Roland Garros es el mejor del mundo, los que tienen la mejor preparación. Él ya tiene algo de experiencia y durante el confinamiento entrenó mucho con los videos que le fue mandando la organización, pero viendo lo que hacía realmente no es nada sencillo, necesitan estar muy bien físicamente y con mucha concentración a lo largo de todo el partido.
Los 280 chicos tendrán partidos hasta el 8 de junio y la última semana hasta la final solo tendrán actividad los mejores. Y eso es porque durante todo el torneo tendrán un seguimiento a través de supervisores que los evaluaran en cada partido.
¿Y la mamá como vive todo esto?
La verdad que estoy más que feliz por él. Para mí es un orgullo increíble, él aprendió a caminar con una raqueta en la mano, siguiéndome a mí para todos lados, yo jugaba torneos y él andaba por las tribunas. Muchas veces no era fácil porque él era chiquito, teníamos largos viajes y nos alejábamos de la familia, pero bueno que pueda vivir esto es como un premio a todo el esfuerzo hecho en su momento. Ahora él tiene, además de esto de Roland Garros, muchas opciones para intentar abrirse un camino en el tenis. Francia y Europa, por distancias y recursos, te dejan al alcance de la mano muchas posibilidades que por ejemplo en mi caso no las tuve, en Argentina no las tuve por distancias y por costos. Ojalá lo sepa aprovechar si está en su meta ser tenista.
El tenis ha sido la pasión de Albertina Gándara y en torno a ese juego armó su vida, ahora es el tiempo de su hijo Bautista, quien comienza a vivir sus propias experiencias. Pero él podrá hacerlo con otras armas, las que su mamá pudo darle en base a sacrificio, sueños y realidades.

Albertina y Bautista con el Arco del Triunfo, todo un símbolo de los sueños que se propusieron  lograron alcanzar

Albertina y Bautista con el Arco del Triunfo, todo un símbolo de los sueños que se propusieron lograron alcanzar

Bautista, hijo de la tenista Albertina Gándara, fue seleccionado para desempeñarse como ballboy en Roland Garros

Bautista, hijo de la tenista Albertina Gándara, fue seleccionado para desempeñarse como ballboy en Roland Garros

mensajes

tresarroyenses por el mundo

"Felicitaciones por veinte años de constantes sorprenderes"

¡Muchas felicitaciones a todos los fieles responsables por los veinte años de constantes sorprenderes! Vuestro especial estilo sustancia en mí, […]

Deje su mensaje Ver Mensajes

tresarroyenses en tres arroyos

"Felicito al diario por el aniversario"

Los felicito por el aniversario de vuestro diario. Un extraordinario trabajo para mantener a la gente informada sobre tantas cosas. […]

Deje su mensaje Ver Mensajes