Municipalidad Tres Arroyos

notas edicion de papel

EL COA TRES CAUQUENES Y SU LABOR POR LA PRESERVACION Y DIFUSION DE LAS AVES EN CLAROMECO

Planes de vuelo

En Claromecó hay no menos de 230 especies de aves, que pueden apreciarse tanto en la costa como en la zona urbanizada, en los pastizales y en las zonas que rodean al arroyo y lagunas. Desde 2017, cuando se conformó el Club de Observadores de Aves Tres Cauquenes, la posibilidad de identificarlas y reconocerlas en su hábitat natural está al alcance de todos. “El Periodista” compartió una interesante charla con parte de sus integrantes y conoció sus proyectos e inquietudes

Junio 2020
Las aves marítimas son parte del atractivo que ofrecen nuestras playas

Las aves marítimas son parte del atractivo que ofrecen nuestras playas

En 1998, Rodolfo Fangauf y Máximo Winkler publicaron el libro “Aves de Claromecó”. En el volumen daban a conocer una lista, actualizada a poco tiempo antes, de alrededor de 230 especies de aves que podían encontrarse en los distintos ambientes presentes en Claromecó y sus alrededores –una zona privilegiada por la prístina presencia de la naturaleza-. Esta zona, considerarían más tarde el propio Fangauf y otros interesados en la temática, es inmejorable entonces para observar, identificar y registrar la presencia de esas aves, al tiempo que se busca conocer sus hábitos y la forma en que se relacionan con su entorno. Y por supuesto promover acciones de protección de las especies en general, con especial énfasis en aquellas que se encuentran en riesgo de desaparecer, como los cauquenes, que desde 2015 tienen su Festival de Bienvenida a Tres Arroyos - se hace en junio, y en este 2020 no se podrá por la pandemia- en lo que constituye una muestra del interés que la preservación de las aves autóctonas genera en un importante sector de la comunidad, no sólo estrictamente vinculado a lo científico, y que incluye afortunadamente a chicos y jóvenes.
En este marco surgió el Club de Observadores de Aves (COA) Tres Cauquenes, integrado por Analía Belaus, Paula Taraborelli, Belén Villa, Rodolfo Fangauf -los cuatro viven en Claromecó- y Pablo Pla, de Tres Arroyos. Forma parte además de la entidad madre Aves Argentinas, una ONG fundada hace más de cien años y que supo tener el nombre de Asociación Ornitológica del Plata. “Primero éramos ‘Cauquenes’, pero sin saberlo y casi en simultáneo y sin conocer la existencia nuestra, Pablo había armado con otra gente el grupo Tres Calandrias en Tres Arroyos, que en un momento dejó de funcionar pero como él seguía interesado, decidimos fusionarnos en COA Tres Cauquenes”, contó Analía.
“Este es el territorio de invernada de los cauquenes, lo que resulta significativo porque aquí se da en una zona bastante amplia. Por eso además este grupo sirve para visibilizar la situación de estas aves, con la idea de alentar la investigación y el conocimiento”, sostuvo. Con Paula vivían en Mendoza, y participaban de un club de observadores de aves generado por un guardaparques provincial en Potrerillos. “Aprendimos muchísimo, y cuando vinimos para Claromecó, conocimos a Rodolfo y Belén que venían haciendo salidas de observación de aves y de plantas todos los veranos, y nos propusimos formar el grupo”, contaron Paula y Analía, bióloga y licenciada en recursos naturales respectivamente. Rodolfo es ingeniero agrónomo, Belén bióloga y Pablo Pla veterinario, con lo que todos los integrantes del grupo tienen una formación afín a la temática.
“Dicho por gente de Aves Argentinas, nuestro club tiene la particularidad de ser más de gestión hacia los ambientes y hacia donde están las aves, por sobre la observación únicamente. Nosotros hemos puesto mucho énfasis en la educación ambiental, en alentar y llegar a la creación de áreas y espacios protegidos, que sirvan para mejorar la situación de las aves en general y de todo el ecosistema. Porque están las que se alimentan de insectos, las que comen granos, las que gracias a ingerir granos y semillas diseminan la vegetación, las que son alimento de otros animales y es todo una cadena”, aseguró Analía.

Observar y participar
En su primera salida en 2017, el COA Tres Cauquenes reconoció, desde la margen del arroyo El Gaucho hasta desembocar en la Albufera, ejemplares de Piojito gris, Verdón, Golondrina ceja blanca, Bigua, Halconcito común, Chimango, Inambú común, Paloma Picazuro, Benteveo, Calandria, Loica, Halcón plomizo, Pato maicero, Cotorra, Teros, Gaviota capucho café, Pato capuchino, Ostrero y Sobrepuesto. Sobre el arroyo se vieron Carancho, Gaviotín lagunero, Perdiz colorada y Loro barranquero; en la laguna de la entrada a Reta, Gaviota capucho café, Garza blanca grande, Pato maicero, Pato pico cuchara, Pato capuchino, Huala, Macá plateado, Tero real, Biguá, Chimango, Torcaza y Picazuro. Y ya sobre la ruta 72, avistaron al Tero real, Tero común, Chimango, Cisne cuello negro, Cisne coscoroba, Loica, Flamenco, Cigüeña y Cauquén.
Poco después, al año siguiente, recordó Paula, sumaron a las salidas de avistaje para todas las edades las visitas a las escuelas, y el diseño y distribución de folletos para contribuir a la difusión de las aves de la zona. Luego comenzarían a participar del Festival de Bienvenida a los Cauquenes, previo contacto con el Organismo Provincial de Desarrollo Sustentable y la Secretaría de Gestión Ambiental de Tres Arroyos. Y también fueron parte, en diciembre de 2017, del proceso que derivó en la declaración de reserva natural de la laguna La Arenera. “Apoyamos, aportamos los por qué y alentamos esa declaración por ordenanza, incluso hicimos varias salidas para la difusión del lugar, aunque todavía hay gente que no lo conoce. Y ahora somos parte de la Comisión Asesora de esa reserva, que irá pautando la planificación, el uso, la difusión, y discutirá ideas acerca de cómo va a funcionar. Porque no sólo forma parte del Vivero, sino que además en la laguna están los canales por el tema de las inundaciones, de manera que cualquier tipo de intervención se analizará en esa comisión para que cada uno pueda hacer sus aportes”, destacó Analía.
El Club también hizo su aporte a la cartelería colocada en el Paseo del Arroyo, identificando para colocar en esos carteles una selección de las aves más vistosas y de observación más frecuente en el lugar, y de la fauna que está presente en la zona, como “zorros, pumas, carpinchos, coipos o falsas nutrias, que están allí y tenemos que buscar la forma de convivir con ellos y perderles el miedo, como sucede con las víboras. Y se nos ha solicitado hacer algún tipo de acompañamiento a la costa y a la laguna, básicamente orientado a la protección, a la toma de conciencia”, consideraron.
Por inquietud de fomentistas, diseñaron una publicación a modo de cartilla que identifica a algunas aves de las que aparecen con mayor frecuencia en el área urbana de Claromecó para distribuir en alojamientos y casas de alquiler. “En este caso -describió Analía- lo que se busca es brindar información acerca de cuáles son las que hacen sus nidos, por qué eligen determinados lugares y es importante dejarlas, y además para que sepan que si bien es cierto que para algunos ciertas aves a lo mejor ensucian un poco, tener la posibilidad de verlas y conocer que migran, de dónde vienen, está bueno y es parte de los atractivos del lugar”, completó.
Desde el año pasado, además, se sumó a la movida que suele generar el concurso de Las 24 Horas de la Corvina Negra, colocando contenedores para líneas de pesca en la playa, iniciativa que reiteraron de manera previa al certamen en febrero de este año. “Lo hicimos junto con el Club de Ciencias del Instituto Secundario, sumándonos los que estamos interesados en estos temas, y es un claro ejemplo de cómo se pueden convertir preocupaciones en acciones y propuestas. Y también estuvo lo del rally, donde si bien no nos opusimos a la competencia, planteamos nuestro disenso con el lugar por donde pasó, y observamos la necesidad de que hubiera zonas, antes de que se pusieran los miradores, silvestres, y que se las preservara porque gracias a ellas hay aves, insectos… Es decir, que confluyeran en el lugar sitios parquizados y otros silvestres con todos sus habitantes para que los podamos observar. En general nos hemos ido entendiendo”, estimó Analía.

Migratorias
Para Rodolfo Fangauf, en tanto, además de reconocer a las propias del lugar, es importante señalar a los saltos de pesca, en Claromecó, como un lugar para la observación de las aves migratorias, que acuden allí desde muy lejos en busca de alimento. “Las más cercanas llegan en invierno desde la Patagonia, pero en verano llegan algunas desde el Artico, desde Canadá y Alaska. El Playerito Rojizo es un ejemplo, una especie que está en peligro de extinción. Antes era bastante común, pero tuvo problemas con la intervención del hombre en parte de las rutas de migración, donde encontraba el alimento, y disminuyó muchísimo”, aseguró. De hecho, es conocida entre los amantes de las aves la historia del Playerito Rojizo B95, un ave al que se le logró colocar un anillo identificatorio, y cada vez que un observador de aves lo veía, registraba el momento y lugar y de esa manera se pudo reconstruir que no sólo sobrevivió a los inconvenientes que causaron la desaparición de sus pares, sino también que en sus travesías anuales desde el Ártico canadiense hasta Tierra del Fuego, llegó a volar una distancia que supera la existente entre nuestro planeta y la Luna.
“Es increíble, uno se asombra y eso es lo lindo de la observación de aves: descubrirlas, maravillarnos y comenzar a entender por qué se crean las áreas protegidas y por qué son tan necesarias las zonas silvestres”, aseguró Analía. En este sentido, Paula completó que “en las salidas la gente se queda realmente maravillada de la cantidad de aves que hay, a las que habitualmente no se les presta atención. Una simple salida al jardín de una casa o a la plaza puede permitirle a alguien ver, en los primeros cinco minutos, diez especies distintas, desde la Paloma Torcaza, a la Manchada, la doméstica, el Chingolo, el Benteveo, el Picabuey, el Churrinche… Hay una gran cantidad de especies de patos en esta zona también. La gente se queda re enganchada, por eso nuestra idea es que a partir de verlas, se tome conciencia y se valore no sólo a las especies sino al ambiente en que viven”.
Desde Necochea, Bahía Blanca, Lobería (donde funciona otro COA), Mar del Plata, Tres Arroyos, son muchos los turistas y residentes que llegan a Claromecó y participan de las salidas de avistaje. Los integrantes del Club operan como guías, incluso han recibido a integrantes de Aves Argentinas en los que han delegado esa función para nutrirse de sus conocimientos, y una vez finalizada la actividad del año, elevan a la entidad “madre” la información completa sobre sus propuestas y actividades. Además, para difundir sus acciones y proyectos, apelan a la penetración que tienen las redes sociales Facebook e Instagram. “Y hemos encontrado mucho apoyo en los medios de comunicación, que se han hecho eco de nuestros informes, de nuestras propuestas, lo que ayuda mucho a visibilizar lo que hacemos y que hay resultados, como pasó con los contenedores de líneas de pesca”, señaló Paula.

Conocer y cuidar
Los próximos pasos de COA Tres Cauquenes, en materia de difusión, apuntan a imprimir y distribuir folletos, en primera instancia el de aves marinas, con el diseño de Aves Argentinas, para cuya ilustración se convocó a través de Facebook a quienes tuvieran imágenes de las diez más típicas. “Después vendrán el de aves urbanas, el de arroyos y lagunas y el de aves de pastizales. Los imprimirán y posiblemente los distribuyan las áreas de Gestión Ambiental y tal vez Turismo, como una herramienta que le aportamos al Municipio sobre la riqueza que está presente en Claromecó. Hay cosas muy simples que con sólo difundir que están y organizar algo, permiten desarrollar propuestas con muy poco costo, saludables y que además apuntan a cuidar y conservar toda esa riqueza, de la que en definitiva todos somos parte”, indicó Analía.
Para los integrantes del Club, en definitiva, lo interesante de las aves es que son las especies más visibles de la fauna que nos rodea, tanto que con solo abrir una ventana ya podemos encontrarlas, disfrutar del atractivo que genera su cortejo, su agilidad al capturar su alimento en vuelo, la construcción de sus nidos. “Todo eso nos permite, a partir de un ser alado, descubrir cuánto hay alrededor”, completaron.

Otras notas del mes

Los integrantes de COA Tres Cauquenes y del Club de Ciencias, en una acción compartida: la colocación de contenedores de líneas de pesca

COA Tres Cauquenes y una propuesta que comenzó en 2019 y se reiteró este año: la distribución de contenedores de líneas de pesca antes de “Las 24 Horas”

COA Tres Cauquenes creó una cartilla para distribuir en alojamientos y casas de alquiler, y que identifica a las aves presentes en el área urbana de Claromecó

mensajes

tresarroyenses por el mundo

"Felicitaciones por veinte años de constantes sorprenderes"

¡Muchas felicitaciones a todos los fieles responsables por los veinte años de constantes sorprenderes! Vuestro especial estilo sustancia en mí, […]

Deje su mensaje Ver Mensajes

tresarroyenses en tres arroyos

"Felicito al diario por el aniversario"

Los felicito por el aniversario de vuestro diario. Un extraordinario trabajo para mantener a la gente informada sobre tantas cosas. […]

Deje su mensaje Ver Mensajes