Municipalidad Tres Arroyos

notas edicion de papel

EL TESTIMONIO DEL INGENIERO TRESARROYENSE JORGE ALONSO SOBRE EL ESPECTACULAR DERRUMBE EN LA RUTA 40

Piedra movediza

Es ingeniero civil y fue el primer secretario de Obras Públicas del intendente Carlos Sánchez. Se fue a vivir a la zona de Bariloche en 2005, donde ingresó a la empresa COARCO, dedicada al mantenimiento de carreteras. Por eso fue protagonista excluyente de la recuperación de la traza de la ruta 40 tras el derrumbe ocurrido el pasado 23 de julio, en pleno receso invernal, entre Dina Huapi y Villa La Angostura. Para despejar la cinta asfáltica, sobre la que se desgranaron rocas tras una tormenta de nieve, hubo que trabajar intensamente durante 29 días. Y Jorge Alonso los describió paso a paso en exclusiva para “El Periodista”

Octubre 2019
El ingeniero civil Jorge Alonso es tresarroyense y desde 2005 trabaja en COARCO, firma que intervino en las tareas para recuperar la traza de la ruta 40 tras el desmoronamiento

El ingeniero civil Jorge Alonso es tresarroyense y desde 2005 trabaja en COARCO, firma que intervino en las tareas para recuperar la traza de la ruta 40 tras el desmoronamiento

La mayoría de los medios de gran tirada se hizo eco oportunamente del espectacular derrumbe que se produjo en la zona montañosa que bordea la ruta 40, a la altura del tramo que conecta Bariloche con Villa La Angostura, el pasado 23 de julio. La contingencia movilizó a casi todas las fuerzas vivas con injerencia en la cuestión, pero el dato singular es que tuvo a un tresarroyense como protagonista de lujo, en primera persona.
Se trata de Jorge Alonso, un coterráneo que desde hace catorce años está radicado en la zona norte de la Patagonia cordillerana. Su participación en el evento guarda relación con la actividad laboral que desarrolla: Jorge es representante regional de la firma COARCO SA (encargada del mantenimiento de las trazas de las rutas 237, 40 y 231), convocada para colaborar en las tareas de remoción del material desprendido en la emergencia natural descripta, que motivó el corte de la carretera por casi un mes.
“El Periodista” lo contactó para que explique y relate la actividad desplegada en semejante contingencia, que alteró el normal desarrollo de la vida en la comarca andina durante las vacaciones de invierno.

El hecho
En el inicio de la entrevista, Alonso recuerda que el derrumbe se produjo el pasado 23 de julio, aproximadamente a las 15 horas y en plena época de vacaciones de invierno. Como se sabe, es uno de los puntos fuertes de la temporada turística en la zona de Bariloche y Villa La Angostura. La contingencia se sucedió luego de una tormenta de nieve de características importantes.
Al respecto, menciona que “este episodio o incidente natural lo veníamos observando desde dos días antes del derrumbe, con la presencia de desprendimientos de piedra un poco más pequeños. Ante esa situación, retirábamos el material caído sobre la calzada a medida que avanzaba el fenómeno climático”.
El hecho se concretó en el kilómetro 2094 de la ruta nacional 40, en el tramo que conecta Dina Huapi (ingreso a Bariloche) con Villa La Angostura (a la altura del sector del Brazo Huemul del Lago Nahuel Huapi), un sitio rodeado de centros turísticos relevantes de la Patagonia Norte cordillerana.
Vale la pena hacer un alto en el relato y detallar que la firma a la que representa Alonso se dedica específicamente al mantenimiento invernal de las rutas, que se agrega a los trabajos de rutina que se llevan a cabo en los corredores que tiene a su cargo: ruta nacional 237, la famosa 40 y la 231 (que une al país vecino de Chile).
“COARCO -consigna-, además de hacer obras de reencarpetamiento en la cinta asfáltica de las rutas mencionadas, se encarga del retiro de nieve en calzada (sumado al tratamiento anti hielo) en el período de invierno. En este contexto, el contrato abarca esas obligaciones o rubros de obra”.
“El lunes previo al derrumbe mayor -repasa- se produjo un desprendimiento menor sobre la banquina, llegando al borde de la calzada de la carretera, mientras que al día siguiente se trasladó la pala cargadora para hacer el retiro correspondiente del material. Había nieve en banquina, lógicamente, por lo que procedimos a limpiar. Abocados a esa tarea, los trabajadores de la empresa observaban que seguía cayendo piedra, y dieron aviso por radio al capataz, que advirtió una especie de humo (que no era otra cosa que polvo de roca molido) por encima de la ladera del cerro. Se escuchaba también un ruido, que indicaba el resquebrajamiento de la masa rocosa”.
Ante este panorama, se comunicó la situación a Vialidad Nacional y se tomó la decisión de proceder al corte de la carretera, que estuvo a cargo de Gendarmería. “Lógicamente, la determinación generó el enojo de muchos, porque no olvidemos de que se trataba de plena época de afluencia turística”, señala el tresarroyense. “El capataz Alejandro López de COARCO y el inspector de la obra de Vialidad Nacional decidieron cortar la ruta a las 14.40 aproximadamente, y a las 15.05 se produjo el colapso de la estructura montañosa. La determinación estuvo más que atinada, aunque esto incomodara el normal desarrollo de las actividades del receso invernal en una temporada fructífera como pocas desde el punto de vista turístico en esta zona (con una presencia interesante de visitantes internacionales a Bariloche y Villa La Angostura, que aprovecharon la coyuntura cambiaria argentina para vacacionar).
Remarca Alonso que “el derrumbe no fue provocado por ninguna circunstancia especial, tuvo que ver con una contingencia totalmente natural. Además del desprendimiento de roca y la caída de nieve en abundancia (situación ésta altamente favorable para la concurrencia a los centros de esquí zonales), cayeron una gran cantidad de árboles de todo tipo y tamaño, lo que agregó más trabajo a nuestra tarea de remoción de material.La nieve que precipitó en un principio fue más húmeda que en ocasiones anteriores, por consecuencia más pesada. De todas maneras, en la ladera en donde se concretó el derrumbe habitualmente suceden caídas de piedra, aunque no tan voluminosas. Calculamos que en esta oportunidad, se desprendieron aproximadamente 3350 metros cúbicos (unas 9500 toneladas) de material, de acuerdo a lo que midieron nuestros drones”.

Trabajo por hacer
Al momento de producirse este acontecimiento extraordinario, el entrevistado estaba desempeñando su actividad cotidiana en la zona próxima a San Martín de los Andes (zona de la ruta 237 - bajada de Collón Cura). Vale aclarar que un hecho de estas características no se encuadra dentro de los parámetros rutinarios de acción de COARCO en el mantenimiento de las carreteras, escapando a las tareas habituales.
Luego de realizar la evaluación del trabajo que había por delante (junto con personal de Vialidad y geólogos) se determinó que debían efectuarse pequeñas detonaciones en un tramo de la cresta de la montaña, que resultaba riesgosa y estaba pegada a la gran fisura del macizo rocoso, ante la eventualidad de desprendimientos mayores. “No podíamos sacar piedra por el hecho de sacar nomás, porque la situación entrañaba un riesgo mayor -explica Alonso-. Colaboramos con la señalización en el corte de ruta, y por otra parte tuvimos que coordinar verificaciones con Camuzzi, porque en ese sector se ubica un caño de gas de alta presión que alimenta a Villa La Angostura, por si fuera poco”.
La villa quedó virtualmente aislada con la interrupción del tránsito por la ruta 40, y para conectarla hubo que acondicionar un camino alternativo. “Hay un muelle viejo en esa zona, entonces se decidió repararlo con colchonetas y piedra bocha. Aquellos que circulaban en sentido Bariloche -Villa La Angostura desviaban dos mil metros antes del derrumbe por el muelle mencionado, bajaban al lago y tomaban un catamarán que salía cada dos horas. De esta manera, accedían por vía lacustre. En sentido contrario se hacía exactamente lo inverso: comenzaban el recorrido por el brazo Huemul del Nahuel Huapi, hasta completar el trayecto por vía terrestre con destino a Bariloche. No había otra alternativa”, reseña Jorge.
“Cuando Vialidad decidió que se iba a detonar parte de la cresta montañosa -agrega- realizaron la tarea y luego nos tocó intervenir a nosotros. Tuvimos a cargo el retiro del derrumbe y la rehabilitación de la ruta, previo reacondicionamiento. Para que aquello sucediera transcurrió un buen tiempo de decisiones, antes de que se contratara a COARCO para concretar ese trabajo. Vale la pena aclarar que parte del material a remover era muy voluminoso”.
Hubo además que programar acciones con el personal de Parques Nacionales, cuya jurisdicción corresponde al sector en cuestión. “La gran pregunta -comenta Alonso- era saber qué se iba a hacer con la roca removida, porque se trataba de una cantidad muy importante. Finalmente se dispuso la creación de un mirador hacia el lago (que realmente quedó muy bonito), con el acopio de todas las piedras grandes que se extrajeron del derrumbe. Se hizo un muro de contención con esas rocas, al que luego se revistió con tierra del lugar, a unos 200 metros del sitio en donde se produjeron los desprendimientos de la montaña. Se pensó que era la forma más rápida de solucionar el problema y sin gasto de transporte, por lo que tuvimos que trabajar de manera intensa (entre 12 y 13 horas por jornada). Una vez que comenzamos con las tareas de remoción del material, nos demandó casi cuatro días”.
Sin embargo, la habilitación definitiva al tránsito demoró un tiempo más, en función de que los impactos de las rocas de mayor volumen en la calzada deterioraron la traza de la carretera, por lo que debió hacerse un trabajo de bacheo provisorio. En noviembre se continuará el reencarpetamiento pasando por ese sector para repararlo definitivamente, incluido dentro de las obras contratadas por la Dirección Nacional de Vialidad.
En total, la ruta nacional 40 estuvo cortada 29 días al paso vehicular a raíz del derrumbe. Para la remoción del material, se utilizaron dos retroexcavadoras, cuatro camiones y tres palas cargadoras, a la hora de consignar parte de la maquinaria pesada dispuesta para la eventualidad.

Sin comparaciones
Explica Alonso que “nosotros hemos intervenido en muchos de los desprendimientos de material en esta zona, pero nunca en uno de estas características, al menos desde que estoy trabajando en COARCO. Con diferentes particularidades, comparo la magnitud del trabajo realizado después de este acontecimiento con aquella famosa erupción del volcán Puyehue, en el 2011”.
Este hecho natural no solo concitó la atención de las fuerzas vivas con incumbencia en la región y la provincia (Vialidad, Gendarmería, Ejército Argentino, Policía de Neuquén, Parques Nacionales) sino que además motivó el traslado a la zona de funcionarios de orden nacional, tal el caso del ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, el ministro de Defensa Oscar Aguad, la Administradora de Vialidad Nacional, Patricia Gutiérrez, el gobernador de la provincia de Neuquén, Omar Gutiérrez e intendentes de las localidades vecinas.
“COARCO desde hace veinte años realiza el trabajo de mantenimiento vial en las rutas de este corredor, y hasta aquí la coordinación de tareas siempre resultó muy buena con las diferentes instituciones que intervienen en el tema. Nunca hemos tenido problemas, y logramos una comunicación fluida con todos”, sintetizó.

El primer secretario
Alonso vive desde hace catorce años en la Patagonia argentina, pero registra un paso singular por la función pública local. Relata a “El Periodista” que en el año 1997 ingresó a trabajar en la Municipalidad de Tres Arroyos, luego de cumplir labores en el sector privado.
“Permanecí dentro de la estructura comunal hasta el 2005, en planta permanente. En diciembre de 2003, cuando Carlos Sánchez accedió a la intendencia en su primer mandato, decidió convocarme para que me hiciera cargo de la Secretaría de Obras Públicas, sucediendo a Ricardo Carbajo. Lo acompañé en ese puesto durante un año y medio; luego renuncié por cuestiones particulares. Fui su primer secretario del área. Esa experiencia en la función pública me dio soltura para manejarme dentro de la esfera política con naturalidad, aprendí mucho”, remarca.
“Posteriormente -amplía- me ofrecieron volver al ámbito privado en la localidad de Pilcaniyeu (a unos 60 kilómetros de Bariloche), para encarar la construcción de un plan de viviendas. Acepté el trabajo en agosto de 2005, y en diciembre de ese año se trasladó mi familia. A los pocos meses se dio la oportunidad de ingresar a COARCO, en donde me desempeño hasta la fecha”.
Destaca con orgullo que “soy nacido y criado en Tres Arroyos. Transité mi infancia y cursé la primaria en el paraje La Sortija, porque mi madre era la directora de la escuela del lugar. Los estudios secundarios los realicé en la Escuela Nacional de Educación Técnica N°1, y mi formación profesional la completé en Bahía Blanca, en la Universidad Nacional del Sur, donde me recibí de ingeniero civil”.
“Además de la familia de sangre, en la ciudad conservo grandes amigos de toda la vida, a quienes veo cada tanto allí para compartir un asado. La posibilidad de retornar a mi lugar de origen siempre está latente, y quizás se concrete en algún momento, cuando se acabe la etapa laboral”, se esperanza.

Un espectacular derrumbe se produjo en la zona montañosa que bordea la ruta 40, a la altura del tramo que conecta Bariloche con Villa La Angostura, el pasado 23 de julio

Alonso vive desde hace catorce años en la Patagonia argentina, pero registra un paso singular por la función pública local ya que fue el primer secretario de Obras Públicas de la gestión Sánchez

“Nosotros hemos intervenido en muchos de los desprendimientos de material en esta zona, pero nunca en uno de estas características”, admitió Alonso sobre lo ocurrido en la ruta 40

Los impactos de las rocas de mayor volumen en la calzada deterioraron la traza de la carretera, por lo que debió hacerse un trabajo de bacheo provisorio en la 40

“Tuvimos a cargo el retiro del derrumbe y la rehabilitación de la ruta, previo reacondicionamiento”, señaló Jorge Alonso

mensajes

tresarroyenses por el mundo

"Felicitaciones por veinte años de constantes sorprenderes"

¡Muchas felicitaciones a todos los fieles responsables por los veinte años de constantes sorprenderes! Vuestro especial estilo sustancia en mí, […]

Deje su mensaje Ver Mensajes

tresarroyenses en tres arroyos

"Felicito al diario por el aniversario"

Los felicito por el aniversario de vuestro diario. Un extraordinario trabajo para mantener a la gente informada sobre tantas cosas. […]

Deje su mensaje Ver Mensajes