Municipalidad Tres Arroyos

notas edicion de papel

EL COLEGIO DE ARQUITECTOS Y UN POLITOLOGO DANES IMPULSAN EN TRES ARROYOS LA MOVILIDAD EN BICICLETA

Movimiento cultural

Todo comenzó con la campaña “Un auto menos”, por la que quienes usan las dos ruedas para moverse comenzaron a recibir simpáticas patentes con esa leyenda. Tiempo después, el Colegio de Arquitectos local se contactó con un politólogo dinamarqués residente en la Argentina, que ha hecho de la cultura de andar en bici no solo una investigación académica sino también un interesante proyecto personal que vale la pena conocer. “Quique” Lundorff Kristensen estuvo en Tres Arroyos, charló mano a mano con “El Periodista”, y aseguró que esta ciudad podría convertirse en un ejemplo de movilidad sustentable para el país y Latinoamérica

Julio 2015
Una cuestión cultural. Comenzar con los chicos, instruyéndolos acerca del uso de la bicicleta, es una buena forma de instalarla como medio de movilidad

Una cuestión cultural. Comenzar con los chicos, instruyéndolos acerca del uso de la bicicleta, es una buena forma de instalarla como medio de movilidad

Un parque automotor que supera largamente al de otras ciudades del país era, hasta hace no mucho tiempo, un motivo de orgullo para Tres Arroyos. Sin embargo, un pequeño examen de conciencia podría llevar a cualquier vecino a plantearse seriamente si es necesario, si se puede convivir, con una cantidad de autos, camionetas y motos que quizá duplique a la de habitantes de la ciudad. La alarmante cantidad de accidentes de tránsito es, al menos, un signo de alerta bien visible de que la cosa ya no está funcionando bien. Otros síntomas, vinculados a la contaminación ambiental, a la invasión del espacio urbano tornándolo cada vez menos utilizable y accesible por la ‘gente de a pie’, son quizá más difíciles de comprender, pero no menos importantes.
Por eso, desde hace tiempo, el Colegio de Arquitectos de Tres Arroyos propone, tal como lo indica su página en Facebook denominada “Tres Arroyos movilidad sostenible”, “articular estrategias que mejoren la movilidad dentro de nuestra ciudad, estimulando el uso de la bicicleta como medio de transporte urbano”.
En abril último, y por esa fantástica herramienta que suelen ser las redes sociales, se contactaron a través de Facebook la Comisión de Desarrollo Sustentable del Colegio de Arquitectos con el responsable de Viking Bike Academy, un proyecto que busca traer, desde Dinamarca –donde el uso de la bicicleta como medio de transporte es tan común que ni siquiera se lo plantea como ‘movilidad sustentable’-, ideas vinculadas a la bicicultura, diseño de infraestructura urbana para ciclistas e inspiración para quienes quieran cambiarse a las dos ruedas como estilo de vida. Se trata de Henrik Lundorff Kristensen, residente en Argentina desde hace dos años, y tan ‘adoptado’ por este país que ya usa el apodo de “Quique”. En esta ciudad, el experto disertó para una importante cantidad de público, además de brindar una actividad vinculada a la conducta ciclística y una charla abierta para estudiantes secundarios. Fue recibido por el intendente Carlos Sánchez y concejales, y regó un poco más la semilla que ya habían plantado los arquitectos con su campaña “Un auto menos”, por la que entregan simpáticas patentes a quienes usan la bicicleta como movilidad cotidiana.
“El Periodista” entrevistó a Kristensen, quien advirtió que “en no muchos años, Tres Arroyos puede convertirse en una ciudad con reconocimiento mundial por el uso de la bicicleta”.

Hace dos años que vivís en Argentina. ¿Qué te trajo por acá? ¿Esto de la movilidad sustentable u otro tema?
Yo soy nacido en Dinamarca, donde estudié Ciencias Políticas, y siempre estuve interesado en América Latina. Viví medio año en Perú, y lo que he querido es ‘igualar’ el mundo. Cuando conocí a (Eduardo) Galeano me di cuenta que era injusto que mientras en algunos lugares había tanta riqueza, en otros era tan difícil vivir. Siempre me interesó el desarrollo económico, vine acá para estudiarlo, en Buenos Aires, y me di cuenta que el paradigma de hacer el salto económico tiene sus aspectos malos. Trae aparejada mucha contaminación, el avance de los campos de soja que están muriendo, industria pesada, y por eso hay dos cosas a tener en cuenta: primero, que los del Primer Mundo no hemos sido santos como para decirle a nadie qué tiene que hacer, y segundo, que para evitar que aquí se repitan nuestros errores, podemos ayudar a dar ese salto pero de manera sustentable. Así que me quedé un año entero aquí en el país, estudiando, y advertí que el uso del espacio público está, por decirlo de alguna manera, ‘degenerado’, porque es un espacio no para la gente sino para los autos. Y me hizo ruido, porque yo andaba en bicicleta todo el tiempo en Dinamarca, y acá es todo un desafío. En Buenos Aires está un poco más articulado el tema como para que la gente no se mueva tanto en auto porque de lo contrario tardaría horas en desplazarse hacia su trabajo, así que allí hay un tema de movilidad. Pero en Tres Arroyos, o en Puerto Madryn donde nació mi novia –que es la razón por la que me quedé en la Argentina-, hay un desafío por resolver en cuanto a la seguridad vial, como en buena parte del país. El tránsito es peligroso. Por eso mi proyecto no tiene que ver con la movilidad sustentable solamente por una cuestión ambiental, sino con lograr que la ciudad sea sustentable a nivel humano, vivible para las personas.
¿Vos comenzaste a trabajar en un proyecto de movilidad sustentable aquí o ya habías abordado este tema en Dinamarca?
En Dinamarca, el uso de la bicicleta es algo cotidiano, no se plantea como movilidad sustentable, es simplemente movilidad. La gente allí no sube a la bicicleta pensándola de esa manera, sino como una forma de movilizarse rápida, económica y solidaria con el resto de la ciudad. No piensan en salvar el planeta, pero sin duda sí en el tiempo, en la plata…Está muy instalado. Por eso la oportunidad mía aquí en Argentina era la de apoyarme en esa experiencia para desarrollar un proyecto. Empezó como un proyecto de tesis para mi maestría en Ciencias Políticas, que estoy haciendo aquí en la Argentina, y podría haber elegido por ejemplo temas político-económicos, como un análisis comparado entre la economía de los 90 y la del 2000, pero hay miles de tesis así que a lo sumo son leídas por un profesor y un examinador y nadie más, y además no cambian nada. Por eso elegí la bicicleta…Aquí me recibieron el intendente y concejales, en Puerto Madryn di una charla para TEDx (N. de la R.: organización mundial sin fines de lucro que difunde ‘buenas ideas’) y cuando ya estoy terminando mi tesis, me di cuenta de que es esto de lo que quiero vivir, teniendo en cuenta además que es mucha la gente que puede vivir mejor con estas propuestas. Hay que tomar en serio a la bicicleta como medio de transporte, aunque cueste.
¿Por qué cuesta tanto?
Porque uno de los ídolos de este país es Fangio (risas). El auto, además, está visto como un escalón en el desarrollo económico y personal, es un símbolo de status. Se gana más dinero y se compra un mejor auto, de la gama más alta posible, y al pe… (N. de la R.: aquí usó Quique una expresión bien argentina) porque no hay muchos lugares donde se pueda andar a 200 kilómetros por hora. Ni tampoco tantas oportunidades de llenar el baúl. El 95 por ciento de los trámites diarios que realiza una persona, que viaja sola en un auto en el que podrían trasladarse otras cuatro, se pueden hacer en una bicicleta. Por eso la bici es la mejor opción.
Recorriendo otros lugares, en el interior sobre todo, ¿qué has advertido en cuanto al uso de la bici? ¿Hay diferencias entre las grandes ciudades y el interior, donde pareciera más naturalizado?
A nivel relativo es más importante el uso en las pequeñas ciudades, porque hay menos tránsito y menos distancias a cubrir, pero también es más peligroso porque acá la gente maneja más rápido. En Buenos Aires, donde hay tanto tráfico, no se puede manejar a tanta velocidad. Por eso, con algunas cuestiones a tener en cuenta y aplicar, el uso de movilidad sustentable en ciudades como esta puede ‘explotar’.
¿Y qué habría que hacer para que eso suceda?
Algo que no se puede discutir es la necesidad de infraestructura para ciclistas. Mucha gente sostiene que el ciclista ‘tiene que convivir’ con el resto de los que se movilizan por una ciudad, y si uno lee las leyes de tránsito, advierten que la bicicleta tiene que tener espejos, guardabarros, cosas que nada tienen que ver con una bici. Son cosas que vienen del concepto de auto. El ciclista es un intermedio entre el peatón, blando, que se mueve a no más de 5 kilómetros por hora y por la vereda, y el auto, duro, que va a 50 o más por la calle; no es un peatón con ruedas ni un auto sin motor. Todas las experiencias, como la de Dinamarca y otras ciudades de Europa e incluso la de Buenos Aires, demuestran que cuando uno hace infraestructura, el ciclista la usa. Y cuando se hace infraestructura buena, directamente no hay problemas. En Buenos Aires se la hizo de manera regular, y las complicaciones ya están apareciendo, porque no se quiso hacer lo más complejo de entrada y ahora hay problemas. De hecho, yo casi no uso bicicleta en Buenos Aires, porque las bicisendas están construidas a 45 grados en el borde de la calle, llenas de parches y agujeros, son muy angostas y encima son contramano. Generan situaciones peligrosas. Por eso, si en Tres Arroyos deciden hacer las cosas bien de entrada, puede convertirse en un ejemplo no sólo para Argentina sino para toda Latinoamérica.
¿Y cómo surgió la posibilidad de venir a Tres Arroyos?
Contactamos con la gente del Colegio de Arquitectos, y además yo tenía interés en venir por la comunidad danesa que hay aquí. La verdad es que superó mis expectativas. Me gustó la ciudad, las actividades que surgieron…
¿Qué es lo que sí o sí hay que tener en cuenta a la hora de moverse en bici por el ámbito urbano?
Lo que yo doy en mis clases de conducta ciclística son algunos conceptos vinculados a la necesidad de hacerse visible. Porque aunque destaco lo de la infraestructura, está claro que en algunas situaciones, uno tiene que interactuar con el auto, y si uno es parte de quienes usan el espacio urbano, tiene que manejarse con las mismas reglas. Si se va a doblar no se puede poner un guiñe, pero se mueve el brazo para indicar que doblamos; no vamos a usar la luz de freno, pero también haremos una señal con el brazo que indique que vamos a frenar. Y por supuesto, de noche usaremos luces. Estas cosas tan simples están muy poco desarrolladas aquí. Otra cuestión importante es cómo prepararse para arrancar rápido en un semáforo, por ejemplo, entre otras.
¿Tu presencia aquí marca el inicio de algún trabajo conjunto con los arquitectos?
Creo que algo va a materializarse, porque hemos hablado con el intendente, con concejales, y a todos les ha interesado el proyecto. Después vendrá la demanda popular, y los políticos tendrán que entenderlo en serio. Y seguramente nos pedirán hacer un estudio, y en poco tiempo podremos hacer algo concreto como una red de bicisendas en Tres Arroyos…
¿Finalmente, el proyecto Viking Bike Academy en qué consiste?
Yo trato de promover la ‘bicicultura’, con dos elementos fundamentales: uno, la cultura, es decir, tener la posibilidad en Argentina de empezar de cero con esto, copiando quizá elementos de afuera pero educando a los niños, planteándose sus normas de convivencia en la calle, cómo se usa la bicicleta como transporte, recreación; y el aspecto más ‘duro’, que es la infraestructura, cómo hacemos un bicicletero, cómo diseñamos una bicisenda. Estos son los dos factores con los que yo trabajo. Si un dinamarqués quiere hacer una producción de vino tendrá que preguntarle a un argentino; si un argentino quiere armar una movida sobre la bicicleta, puede preguntarle a un danés. Esto es lo que favorece el mundo globalizado. Y estoy seguro de que en cinco años, la gente de Tres Arroyos tendrá una red respetable de uso de bicicletas, y en una década, quizá, una a nivel de Dinamarca. La topografía es perfecta para lograrlo, hemos visto un montón de ciclistas, así que hay que ponerlo en marcha. Y quizá, con la futura mamá de mis hijos, terminemos viviendo acá.

Bicipolítica

Convertido ya casi en un argentino más, “Quique” no elude, sin embargo, sus responsabilidades como ciudadano dinamarqués, y concurrió, en bici, a votar a la Embajada danesa en Buenos Aires.
Pero además dejó una interesante reflexión sobre la bicicleta y la política, que vale la pena compartir con los lectores de “El Periodista”: “La bicicleta no es de ningún partido político. Para los liberales de ustedes, es la máxima expresión de libertad personal: llegás más rápido, podés estacionar en la puerta y ahorrás plata. Para los socialistas, es la forma más solidaria de transportarse: ocupás menos lugar que en auto y ayudás a tranquilizar el espacio público. La bicicleta es buena para todos”.

“Estoy seguro de que en cinco años, la gente de Tres Arroyos tendrá una red respetable de uso de bicicletas, y en una década, quizá, una a nivel de Dinamarca”, aseguró el danés a “El Periodista”

“Si un dinamarqués quiere hacer una producción de vino tendrá que preguntarle a un argentino; si un argentino quiere armar una movida sobre la bicicleta, puede preguntarle a un danés”, argumentó Kristensen

En esta ciudad, el experto disertó para una importante cantidad de público, además de brindar una actividad vinculada a la conducta ciclística y una charla abierta para estudiantes secundarios

Kristensen fue recibido por el intendente Carlos Sánchez y concejales, y regó un poco más la semilla que ya habían plantado los arquitectos con su campaña “Un auto menos”

“Todas las experiencias, como la de Dinamarca y otras ciudades de Europa e incluso la de Buenos Aires, demuestran que cuando uno hace infraestructura, el ciclista la usa”, sostuvo el experto

Sólo para fanáticos. Henrik y un cortante para pizza con forma de ¡bicicleta!

mensajes

tresarroyenses por el mundo

"Felicitaciones por veinte años de constantes sorprenderes"

¡Muchas felicitaciones a todos los fieles responsables por los veinte años de constantes sorprenderes! Vuestro especial estilo sustancia en mí, […]

Deje su mensaje Ver Mensajes

tresarroyenses en tres arroyos

"Felicito al diario por el aniversario"

Los felicito por el aniversario de vuestro diario. Un extraordinario trabajo para mantener a la gente informada sobre tantas cosas. […]

Deje su mensaje Ver Mensajes