Municipalidad Tres Arroyos

notas edicion de papel

“EL PERIODISTA” RECORRIO, JUNTO A ARIEL POMPONIO, EL RECIENTEMENTE INAUGURADO "INSTITUTO DE OJOS"

El secreto de sus ojos

Recientemente inaugurado, el centro está equipado a la altura de los mejores y permite la atención de la mayoría de las patologías visuales, incluido el trasplante de córneas. El nuevo edificio consta de dos plantas, una de las cuales incluye el quirófano y sala de internación. Según el doctor Ariel Pomponio, su responsable, se trata de “un proyecto pensado para la atención de pacientes con disminución visual, desde el acceso de entrada a la clínica hasta los pasillos, pasando por el equipamiento”. La visita de “El Periodista”

Noviembre 2019
Recientemente inaugurado, el Instituto de Ojos está equipado a la altura de los mejores y permite la atención de la mayoría de las patologías visuales, incluido el trasplante de córneas

Recientemente inaugurado, el Instituto de Ojos está equipado a la altura de los mejores y permite la atención de la mayoría de las patologías visuales, incluido el trasplante de córneas

Equipado con moderna tecnología, y a la altura de los mejores centros oftalmológicos del país, acaba de inaugurarse el nuevo Instituto de Ojos que dirige el reconocido especialista tresarroyense Ariel Pomponio.
Emplazado en la flamante locación de Mitre 435 (al lado de donde funcionaba la anterior, frente a Plaza Italia) su apertura implica la cristalización de un proyecto largamente anhelado por el mentor de esta idea.
La nueva clínica cubre la atención de un 98 por ciento de las patologías visuales y cuenta con un edificio de dos plantas. En palabras del profesional, “con el tamaño, diseño y características acordes para una ciudad como Tres Arroyos”.
“El Periodista” recorrió sus instalaciones y dialogó mano a mano con el doctor Pomponio, que ha cumplido así el mayor anhelo de toda una vida de trabajo dedicada a la oftalmología.

PENSADO Y SOÑADO

¿Cómo se originó la idea de crear esta nueva clínica, Ariel?
Este nuevo Instituto de Ojos es un proyecto que yo venía pensando y soñando desde hace un buen tiempo. Quería hacerlo con el tamaño, características y diseño de una clínica acorde a una ciudad como Tres Arroyos. Por eso, nos pusimos en marcha para comenzar a darle forma hace dos años y medio. Se hizo cargo del proyecto y dirección la arquitecta Karina Bonifacio, quien me trajo un esbozo en función del requerimiento que yo le había hecho. Definidas esas cuestiones, iniciamos la obra, que ahora hemos podido culminar e inaugurar. Ya estamos cómodamente instalados en las dependencias de Mitre 435, que funcionan al lado del lugar en donde veníamos trabajando hasta el momento.

¿De qué manera están distribuidas las diferentes dependencias del Instituto de Ojos?
En cuanto a la distribución del lugar, en la planta baja se ubica la recepción y toda la parte de consultorios, preparados con el equipamiento oftalmológico necesario para desarrollar la tarea. En la planta superior se ha dispuesto el sector quirúrgico, dedicado específicamente para la cirugía de ojos. El área cuenta también con su propia oficina administrativa, sala de internación y dependencias para que se puedan cambiar tanto los médicos como los pacientes, además del elemento principal que es la sala de quirófano. Vale aclarar que cumple con todos los requerimientos exigidos por el Ministerio de Salud. Cabe acotar que en la planta alta también se ha ubicado la sala de máquinas, y hemos computarizado las historias clínicas de los pacientes, tratando de modernizar y aggiornar aún más lo que teníamos.

El proyecto original contempla la situación particular en materia de accesibilidad de los pacientes con patologías visuales…
Todo el proyecto está pensado para la atención de pacientes con disminución visual, desde el acceso de entrada a la clínica hasta los pasillos, pasando por el equipamiento. Hasta aquí funcionábamos en una propiedad alquilada. Tuvimos una opción a compra, que finalmente nunca se pudo dar. La clínica anterior contaba con varios espacios físicos ociosos, por eso decidimos hacer algo más funcional, creado para nuestro trabajo específico. Surgió la posibilidad de adquirir esta propiedad a los antiguos dueños. Cuando se tomó la decisión y la compra se concretó, hubo que demoler toda la estructura existente y arrancar de cero. Quedó solamente el terreno.
Como se trataba de un lugar bien ubicado y muy cercano adonde veníamos funcionando, optamos por construir aquí. Creo que sirve como referencia para la gente, en ese sentido.

La clínica tiene hoy en día un alcance no solo local, sino regional…
Muchos pacientes, no solo de Tres Arroyos sino también de la zona, se atienden en el Instituto de Ojos. Nos hemos convertido en una suerte de centro de derivación de varias ciudades cercanas. Por eso considero que esta clínica es un ejemplo, en donde todo está pensado para que funcione como corresponde. Seguramente con el tiempo habrá que continuar con el recambio tecnológico, que por la situación económica actual no resulta sencillo concretar. Con la tecnología disponible actualmente en el nuevo lugar, estamos cubriendo la atención del 98 por ciento de las patologías relacionadas con lo visual. Hay muy pocas cosas que no se hacen acá, por cuestiones de equipamiento.

Por otra parte, el Instituto de Ojos es pionero en la atención de determinadas patologías visuales en Tres Arroyos…
Comenzamos a efectuar las primeras cirugías de ojos allá por 1993, cuando todavía existía el Sanatorio Policlínico, y nosotros trajimos los primeros equipos de ultrasonido. En el 2000 nos trasladamos a Mitre 447, y a partir de 2004 iniciamos los trasplantes de córnea en Tres Arroyos, algo que hasta ese entonces no se hacía en la ciudad. Ese era uno de los sueños que tenía mi padre, y que afortunadamente yo pude concretar. Lo más frecuente en oftalmología desde el punto de vista quirúrgico son las operaciones de cataratas, pero en la clínica nos toca abarcar un amplio espectro de atención. Por ejemplo, hemos logrado un convenio con el Hospital Pirovano para recibir a pacientes de alta complejidad, también nos ocupamos de los pediátricos y particulares.

¿Qué significa para usted haber concretado este proyecto?
Ni más ni menos que el sueño de una vida, luego de treinta años de trabajo en oftalmología. En la realización de este proyecto subyace toda una historia familiar, por eso estamos muy felices de poder concretarlo. Siempre he estado muy bien acompañado, con mi esposa Ana que trabaja en la parte administrativa, ahora se sumó unas de mis hijas (María) al grupo, y quizás en un futuro también lo haga Lucía, que estudia Medicina en Buenos Aires, si es que elige la especialidad. Vale señalar también el respaldo de mi hijo Mariano, que me ayudó en la toma de decisión para la compra de esta propiedad. También quiero destacar que hasta hace poco estuvieron formando parte del staff dos empleadas que ya venían trabajando con mi padre, Miriam y Gladys. Ahora se jubilaron, pero durante treinta años estuvieron a nuestro lado, y son excelentes tanto desde lo humano como en el plano laboral. Creo que una clínica de ojos debe contar con cuestiones esenciales tales como el equipamiento, las comodidades, y el personal idóneo para llevar a cabo la tarea a la altura de la exigencia. Desde lo profesional, también me encuentro rodeado de excelentes colegas, como las doctoras Vassolo y Cavadini, que cumplen funciones dentro de la clínica y se destacan por su gran formación académica, además de ocuparse de las obras sociales. Queremos cubrir todo el espectro tanto en prestaciones como en las distintas formas de atención, y es por ello que se han incorporado. El agradecimiento por este logro también va destinado hacia toda la gente que puso su mano de obra para que la clínica sea una realidad, desde los constructores, la arquitecta, hasta los electricistas, carpinteros, pintores, etcétera. Es una gran satisfacción personal.

“Este lugar es ni más ni menos que el sueño de una vida, luego de treinta años de trabajo en oftalmología”, confió el doctor Pomponio sobre la nueva clínica

Lo más frecuente en oftalmología desde el punto de vista quirúrgico son las operaciones de cataratas, pero en la clínica nos toca abarcar un amplio espectro de atención”, dijo Pomponio

La clínica está distribuida en dos plantas: la baja alberga los consultorios, y la superior es el sector de cirugía con quirófano incluido

mensajes

tresarroyenses por el mundo

"Felicitaciones por veinte años de constantes sorprenderes"

¡Muchas felicitaciones a todos los fieles responsables por los veinte años de constantes sorprenderes! Vuestro especial estilo sustancia en mí, […]

Deje su mensaje Ver Mensajes

tresarroyenses en tres arroyos

"Felicito al diario por el aniversario"

Los felicito por el aniversario de vuestro diario. Un extraordinario trabajo para mantener a la gente informada sobre tantas cosas. […]

Deje su mensaje Ver Mensajes