Municipalidad Tres Arroyos

notas edicion de papel

A SOLAS CON "EL PERIODISTA": EL TRESARROYENSE MANUEL ZABALZA Y SU GIRA COMO PERCUSIONISTA POR EUROPA

El joven orquesta

Formado en ese gran semillero de talentos que es el Conservatorio local, Manuel Zabalza integra desde hace dos años la Orquesta Académica del Teatro Colón y regresó recientemente de una gira que incluyó Polonia, Alemania y Escocia con la Orquesta de las Américas. Se presentó en escenarios impactantes, como percusionista de fila y junto a otros casi 80 músicos de todo el continente. Hoy analiza la posibilidad de continuar sus estudios en Europa, confió a “El Periodista”

Octubre 2018
Manuel Zabalza integra desde hace dos años la Orquesta Académica del Teatro Colón y este año formó parte de la Orquesta de las Américas

Manuel Zabalza integra desde hace dos años la Orquesta Académica del Teatro Colón y este año formó parte de la Orquesta de las Américas

Manuel, en principio nos gustaría que nos cuentes cuándo aparece la música en tu vida, y en qué momento advertís que se iba a convertir, quizá al menos por ahora, en tu forma de vivir…
La música siempre estuvo muy presente en mi casa. Tengo una madre melómana fanática de los Beatles que me inculcó el gusto y la pasión por la música desde que tengo uso de razón. También tenía a mi abuela, tan melómana como mamá, que tocaba el piano. Mis primeros acercamientos a la ejecución musical fueron de la mano de ella, si mal no recuerdo. La abuela tocaba y yo imitaba. Así fui aprendiendo y entrenando el oído. Respecto a cuando decidí que quería dedicarme profesionalmente a la música, no lo tengo muy en claro. Dediqué tanto tiempo desde muy chico a esto que llegado el momento de terminar la secundaria no encontré muchas más opciones que me motivaran tanto como la música. Sin lugar a dudas mis profesores y colegas influyeron mucho en la decisión. Al principio surgió la inquietud acerca de la posibilidad de vivir de esto, lo cual me llevó a pensar otras alternativas. Finalmente, gracias al consejo de mi maestro Facundo Medina terminé por convencerme de que este era el camino correcto para mí.

Te formaste en Tres Arroyos, ¿dónde? Y una vez culminada esa formación, ¿cómo y hacia dónde tomás la decisión de irte de la ciudad? ¿Por qué elegiste la percusión?
Me formé en Tres Arroyos en el Conservatorio de nuestra ciudad. Allí hice toda la formación básica. Comencé a los 9 estudiando piano hasta que en el 2009 asistí a un festival de percusión organizado por Facu y el conservatorio, donde por primera vez presencié el poder, la energía y el sonido que emanaban distintos ensambles de percusión. Ahí tuve mi primera experiencia tocando percusión en las clínicas dictadas en el festival y ya a partir de ese momento no hubo retorno. Al año siguiente me anoté en percusión en el Conservatorio, y empecé a estudiar más seriamente. Una vez que terminé la secundaria comencé el profesorado de instrumento en el Conservatorio, pero me di cuenta de que la docencia no era mi vocación y que mi deseo era tocar. Así empecé a contemplar posibilidades y me decidí por venir a estudiar a Buenos Aires.

¿Hoy estás estudiando? ¿Qué y dónde?
Hoy en día estoy en la Licenciatura en música con orientación en percusión en la Universidad Nacional de las Artes, y en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón realizando una tecnicatura en percusión orquestal formando parte de la Orquesta Académica del Teatro Colón.

Del estudio individual y los pequeños ensambles descubrís en un momento que te interesan las formaciones orquestales… ¿Por qué? ¿Qué formación o qué experiencia en particular te lleva hacia allí?
En principio lo que me acercó a las formaciones orquestales sinfónicas fue el examen de admisión de la universidad. Este consistía en la ejecución de diversos fragmentos de obras sinfónicas en distintos instrumentos. Eso me obligó a estudiar y empezar a conocer repertorio. Una vez que entré a la universidad, mi actual profesor Marcos Serrano, timbalista de la Sinfónica Nacional me brindó conocimientos fundamentales para la ejecución en la orquesta y me incentivó a presentarme en audiciones.

¿Tuviste experiencias orquestales previas a la Orquesta de las Américas con la que acabás de volver de gira?
Sí por supuesto, en mi segundo año acá en Buenos Aires audicioné para formar parte de la Orquesta Sinfónica Juvenil Nacional, donde obtuve una pasantía, lo cual me permitió realizar mis primeras experiencias tocando en formaciones sinfónicas. También debo mencionar que la experiencia de formar parte de la Orquesta Estudiantil del Conservatorio en Tres Arroyos, si bien no es el mismo estilo de orquesta, me permitió aprender lo esencial de cómo seguir a un director y como tocar en grupo. También formé parte de la Orquesta Académica de Buenos Aires, donde también tuve mis primeras experiencias tocando Ballets, y ya hace casi dos años que integro la Orquesta Académica del Teatro Colón.

Ahora contanos cómo fue el camino para integrar esta Orquesta, cómo se conforma y qué rol desempeñaste allí…
La Orquesta de las Américas es una orquesta que se conforma cada año con aproximadamente 80 músicos de todo el continente americano, con determinada cantidad de vacantes por instrumento para conformar la formación de orquesta sinfónica. Para formar parte de la orquesta hay que pasar un proceso selectivo que consiste en una audición en video ejecutando diversos fragmentos musicales. El rol que desempeñé en la orquesta fue el de Percusión de Fila, es decir uno de los 5 percusionistas que eran necesarios para interpretar el repertorio elegido para esta gira.

La Orquesta de las Américas hizo una gira, de la que participaste. ¿Podés describirnos qué lugares visitaron, dónde tocaron? ¿Cuánto duró la gira?
La gira duró 5 semanas y estuvo dividida en dos partes. La primera parte fue la residencia en el Centro Europeo para Música Krzysztof Penderecki en Luslawice, un pequeño pueblo en Polonia, donde estuvimos alrededor de 15 días ensayando y preparándonos con maestros de las principales orquestas del mundo para luego emprender un tour maratónico de 12 conciertos. La residencia culminó con la grabación de un disco con la Sinfonía N°3 de Aaron Copland y la Sinfonía India de Carlos Chavez para el reconocido sello discográfico Linn Records. Luego de la residencia empezó el tour. El primer destino fue Varsovia, la capital de Polonia, una ciudad encantadora donde la principal figura es Frederich Chopin. Su música se puede escuchar por todas partes, incluso los bancos de las plazas tienen breves reseñas sobre el compositor y un parlante por donde suena su música. Allí dimos un concierto en vivo para la Radio Nacional de Polonia. El siguiente destino de la gira fue Ucrania, llegamos a la ciudad de Lviv (Leópolis) una ciudad con muchísima historia, con un pasado polaco y austrohúngaro y más recientemente soviético. Me resultó muy interesante. Es una ciudad cosmopolita: uno encuentra polacos, ucranianos, turcos; la música en vivo está presente en las calles, en los bares, en todas partes. Allí dimos dos conciertos en el Lviv Philarmonie. Sin lugar a dudas fue una de los destinos más divertidos. Luego viajamos a la ciudad de Kiev, la capital de Ucrania, una ciudad muy grande marcada por la Segunda Guerra Mundial, con llamativas iglesias. Allá tocamos en la Ópera Nacional de Ucrania, un teatro muy similar al Teatro Colón. El último destino de Ucrania fue Odessa, una ciudad preciosa con playas sobre el Mar Negro, donde dimos dos conciertos en el Teatro de Ópera y Ballet, también con características similares a nuestro Teatro Colón. Luego viajamos a Alemania, primero a la ciudad de Wiesbaden donde tocamos en el marco del Rheingau Musik Festival en la sala de conciertos del Kurhaus, una de las que más me gustó dentro del Tour. El siguiente destino fue la imponente ciudad de Hamburgo, una ciudad completamente destruida y reconstruida luego de la segunda guerra mundial. Impactante desde lo arquitectónico ya que combina estilos antiguos con diseños de vanguardia. La sala de conciertos para esa ocasión fue el Elbphilarmonie, la sala de conciertos más nueva de Alemania, quizás la mejor sala de conciertos del mundo. Tocar en ese escenario fue una de las experiencias más gratificantes que me ha dado la música. Finalmente, el último destino de la gira fue Edimburgo, Escocia, una ciudad en la que te sentís como dentro de un cuento. Tuve la suerte de poder recorrer el centro histórico de la ciudad dominado por un imponente castillo ubicado en una colina. Creo que es la ciudad más hermosa que he visitado. Allí tocamos en el Usher Hall en el marco del Festival de Edimburgo, el festival de actuaciones en vivo más grande del mundo.

¿Cómo fue el proceso de integrarte a una formación de la que participan personas de distintos orígenes? ¿Cómo era un día ‘tipo’ en la gira de la orquesta? ¿Qué otras cuestiones compartían además de la música y ensayos?
El proceso de integración al grupo fue realmente sencillo. Todas las personas que llegan a ese lugar van con una grandísima predisposición a trabajar en equipo y a generar lazos más duraderos que lo que abarca la gira en sí. Incluso pese a tener barreras idiomáticas, todos hicimos grandes esfuerzos por comunicarnos, por compartir nuestras experiencias y quién sabe el día de mañana quizás darnos una mano mutuamente en lo que respecta a la vida profesional como músico o simplemente conservar amistades que nacieron durante la gira. El día “tipo” de la orquesta fue variando y durante la residencia fue realmente intenso. Nos levantábamos bien temprano, desayunábamos y enseguida comenzaba el primer ensayo de varias horas. Luego el almuerzo, un pequeño “break” de una hora aproximadamente y luego ensayos hasta la hora de la cena luego de la cual compartíamos un ratito de ocio con los compañeros tomando unas cervezas, charlando, programando cosas para los días siguientes. Una vez comenzada la gira, la dinámica de los días fue mutando ya que teníamos muchas horas de viaje en bus, no ensayábamos tantas horas por día, teníamos algunas horas libres para recorrer los lugares que visitábamos e incluso tuvimos días libres para hacer lo que quisiéramos.

¿Conocías previamente alguno de los lugares que visitaste? ¿Cómo resolvías cuestiones básicas como comidas, idioma, paseos?
No, no conocía ninguno de los lugares que visitamos. De hecho, fue la primera vez que pisé el continente europeo. La cuestión de las comidas estaba íntegramente cubierta por la organización de la orquesta, así como los costos del transporte y el alojamiento. En cuanto al idioma me manejé principalmente con el inglés. Tuve algunas dificultades en Ucrania (la gente allá en su mayoría no habla inglés) pero en el resto de los lugares no tuve inconvenientes. A la hora de salir a pasear era un poco al azar y aquel que tenía un teléfono con datos era el encargado de portar el mapa. Así se armaban grupos pequeños que iban recorriendo distintos lugares. Cuando alguien encontraba algún lugar interesante compartía su ubicación para que otros fueran ahí.

¿Qué espacio, sala, teatro te impactó más? ¿Por qué? Y fuera de lo musical, ¿qué te resultó más valioso o impactante de la experiencia de la gira?
La sala más impactante fue el Elbphilarmonie en Hamburgo, tanto por su diseño de vanguardia como por su espectacular acústica. Lo más valioso de la gira fuera de lo musical siento que fue la cantidad de amigos que hice durante ese tiempo y la posibilidad de conocer lugares que a lo mejor ni se me hubiese ocurrido elegir como destinos de un viaje, como es el caso de Ucrania. Tener la experiencia de convivir durante tanto tiempo con tan talentosos músicos como son todos los que integraron la orquesta te cambia la energía por completo, te motiva, te dan ganas de seguir adelante con esto. Cada día estoy más convencido de que elegí el camino correcto.

¿Qué pensás que viene después, en tu carrera musical, luego de esta experiencia? ¿Tenés proyectos en lo inmediato? ¿Posibilidades de volver a integrar esta u otras formaciones?
Este último tiempo se me amplió muchísimo la perspectiva a futuro, tengo muchas ganas de seguir formándome. En este momento tengo en vista continuar mis estudios en Europa, para lo cual ya estoy de a poco buscando la manera. También está dentro de mis objetivos a corto plazo participar de todos los concursos que estén a mi alcance para formar parte de alguna de las orquestas profesionales que funcionan en Buenos Aires. Por supuesto voy a volver a audicionar para formar parte de la Orquesta de las Américas, así como también me postularé para otros festivales internacionales de música. Espero traer buenas noticias en breve.

¿Cómo es tu relación hoy con Tres Arroyos? ¿Venís seguido? ¿Qué influencia creés que tuvo la ciudad, su gente, en tu formación como músico?
Tres Arroyos hoy en día es mi lugar de descanso, en casa de mamá, visitar a tantos amigos que tengo allá, ver a mis profesores, contarles las novedades. Siempre me gusta ir a Claromecó (me gustaría poder ir más seguido), pero se me hace muy difícil. Habitualmente voy unos cuantos días en verano. Agradezco la suerte de que nuestra ciudad tenga un Conservatorio como el que tiene. De otra manera no sé si hubiese sido tan fácil encarar una carrera de música. Ese espacio y la gente con la que compartí tantos años ahí condicionaron por completo lo que soy hoy en día. La mayoría de mis amistades más duraderas nacieron ahí. Haber tenido a mis amigos en el mismo lugar donde estudiaba me hizo estudiar con más ganas aún. Quiero agradecer a “El Periodista” por brindarme este espacio para contar mi experiencia. Aprovecho para enviar mis cariños a todos los colegas músicos de nuestra ciudad y recordar a los lectores que el Conservatorio es una institución pública y abierta a quien desee incursionar en el mundo de la música, que realiza conciertos abiertos a la comunidad permanentemente y en diferentes espacios de la ciudad.

Otras notas del mes

En la Orquesta de las Américas, Zabalza se desempeñó como percusionista de fila. Crédito: Las fotos de la orquesta son gentileza de Diego Ra

Manuel Zabalza y otros connacionales junto a la embajadora argentina en Polonia

El primer destino de Manuel en Alemania fue la ciudad de Wiesbaden, donde tocó en el marco del Rheingau Musik Festival en la sala de conciertos del Kurhaus

La sala más impactante en la que tocó Zabalza fue el Elbphilarmonie en Hamburgo

El Elbphilarmonie se distingue tanto por su diseño de vanguardia como por su espectacular acústica

Manuel Zabalza y la Orquesta de las Américas completa

Manuel Zabalza y sus compañeros argentinos en la Orquesta de las Américas

mensajes

tresarroyenses por el mundo

"Felicitaciones por veinte años de constantes sorprenderes"

¡Muchas felicitaciones a todos los fieles responsables por los veinte años de constantes sorprenderes! Vuestro especial estilo sustancia en mí, […]

Deje su mensaje Ver Mensajes

tresarroyenses en tres arroyos

"Felicito al diario por el aniversario"

Los felicito por el aniversario de vuestro diario. Un extraordinario trabajo para mantener a la gente informada sobre tantas cosas. […]

Deje su mensaje Ver Mensajes