Municipalidad Tres Arroyos

notas edicion de papel

DAVID GALDAME Y UNA MIRADA DISTINTA SOBRE LA SALUD

Desde otra perspectiva

David Galdame es enfermero en Terapia Intensiva y además tiene su propio espacio donde realiza numerosas terapias complementarias. “Veía que la medicina como la conocemos no resolvía un montón de patologías, porque de hecho la gente se reinternaba todo el tiempo”, cuenta sobre sus inicios en la profesión

Junio 2024
David Galdame es enfermero en Terapia Intensiva y además tiene su propio espacio donde realiza numerosas terapias complementarias

Como sociedad, hemos construido formatos y estructuras que son muy difíciles de seguir, pero mucho más difíciles son de romper. A David Galdame una persona lo invitó a recorrer un nuevo camino, pero un importante episodio en su vida hizo que diera un giro de 180º e hiciera un cambio radical en su vida.
Nacido con Mendoza Capital, desde chiquito sus padres lo trajeron a Coronel Dorrego, donde pasó su primera infancia. Luego, pasados los 11 años, se vino a Tres Arroyos a hacer su último año de primaria en el Colegio Danés. Pero su vida y sus deseos en aquel momento pasaban por un lugar muy distinto a lo que llegó a ser hoy: “Mi sueño era ser policía o militar. Mi mamá, muy inteligentemente con unas tías, fueron inclinando la balanza para otro lado y me anotaron en la Escuela Agropecuaria, donde fui tercera promoción”, recuerda David.
Luego de la escuela, comenzó a dedicarse al comercio de fruta y verdura, una actividad que realizó durante 25 años. A sus 40, por distintas motivaciones personales, se anotó para estudiar Enfermería en CRESTA. “En ese momento, quien era mi pareja iba a estudiar Enfermería y me invitó a que yo también lo haga. Nunca pensé en ser enfermero a lo largo de mi vida; sí asistí a la mamá de mis hijos en todos los partos como si fuese enfermero, pero no tenía ni idea en ese momento. De alguna u otra manera, era algo que me atraía muchísimo y la oportunidad se dio gracias a esta persona que me invitó a hacer la carrera junto con ella”. Continuando con su comercio y estudiando a la vez, haciendo un gran sacrificio, cumplió el objetivo y se recibió. “Gracias a ella soy lo que soy hoy como enfermero, porque me ayudó muchísimo”, asegura.
Una elección de vida
El primer trabajo de David como enfermero fue en la Clínica Hispano. “Antes de terminar la carrera me llamaron, me invitaron a ser parte del staff y la verdad que fue algo maravilloso. Al poco tiempo empecé a trabajar también en lo que es la emergencia del Hospital, y ahí fue cuando dejé el comercio porque era mucho. ¿Fue una elección de vida, no? Poder dedicarme de lleno a la enfermería”.
Actualmente, y desde hace cinco años, David se desempeña profesionalmente en la Unidad de Terapia Intensiva de la Clínica Hispano, y todo lo que pudo observar gracias a la profesión, también lo fue llevado por un nuevo camino. “A mí lo que me llamó la atención es que, cuando yo empiezo a trabajar en el Hospital y en la Clínica, veía que la medicina como la conocemos no resolvía un montón de patologías, porque de hecho la gente se reinternaba todo el tiempo”, recuerda. Fue en ese momento que “me pica el bichito de la curiosidad” y empezó a cambiar la mirada, a ver con otra perspectiva sobre cómo podía ayudar y acompañar a los pacientes.
Surgió la posibilidad de participar de un retiro que se concretó en Claromecó. “Ahí conozco mi maestra de reiki, una profesora de Bahía Blanca, y me inicio como una terapia complementaria a experimentar, porque para mí era todo muy nuevo”. Y es que un episodio en su vida lo marcó para siempre. “Yo en realidad en el 2016 tengo cinco ACV isquémicos, de los cuales por suerte no tuve ninguna secuela. En ese contexto me replanteo mi vida personal: trabajaba 20 horas por día, literal. Y empecé a ver desde qué otra perspectiva primero sanarme yo y cómo podía sanar al resto de las personas”.
Así se inició en reiki, como la mayoría de las personas que realizan terapias holísticas. “Cuando vos cambiás el foco de atención, empezás a crear una realidad diferente y la información empieza a llegar. Por eso me inicio después al poco tiempo a un retiro en Córdoba, en Capilla del Monte”, remarca. Allí, “conozco a una persona que para mí es muy importante, que se llama Juan Manuel Giordano, que es el que me inicia y que me enseña a trabajar otro tipo de terapias, con cristales de cuarzo, con simbología, con el manejo de la energía, desde otra perspectiva”.

En el Hospital
Todo este trabajo interior, David lo empieza a exteriorizar y así creó el Grupo de Voluntarios de Reiki para el Hospital Pirovano.
Siendo sincero, “en mi vida anterior, como siempre digo, para mí el que hacía este tipo de terapias, o estaba loco o era un chanta. Pero lo que me pasó fue bisagra. Y cuando me inicio en Reiki, conozco un paciente en el Hospital, un chico de 18 años con un tumor en la cabeza, donde sentí la necesidad de trabajar la energía con él”, recuerda y agrega: “Yo recién empezaba a trabajar con esto, pero fue como un llamado de ayudar a este chico. Les pido autorización a los papás y me permiten trabajar con él. Este chico hasta ese momento no hablaba y no podía caminar por ese tumor que tiene en la cabeza. Y el único tratamiento que tenía era para el dolor, esperando su derivación a Bahía Blanca”.
En ese contexto “yo empiezo a trabajar con Reiki con él. Estuve alrededor de una semana. Y cuando le llegó el traslado a Bahía Blanca, se fue caminando y hablando”, menciona, aún asombrado. “Eso me indicó que ese era el camino, era que eso podía hacer una cosa diferente, una cosa complementaria. Y entonces me di cuenta que tenía que seguir buscando otras herramientas, otras terapias”.
Al ver esta transformación, comenzó a investigar cómo funcionaban diferentes voluntariados de reiki a lo largo del mundo. “Y en ese contexto me contacto con Raquel Manterola, que tenía la misma sensación o el mismo llamado de armar un voluntario en el Hospital. Armamos un proyecto muy lindo y después de un año de negociación, de darle un marco legal, nos permitieron empezar”.
El inicio, como todo lo nuevo, fue escalonado. Pero la gente de a poco fue conectando, el personal de salud se fue adaptando a la metodología y a los tiempos, y fueron ganando terreno dentro de la institución. “Uno de los objetivos es que la sociedad entienda lo que es el reiki y las otras posibilidades que también existen. La mayoría es la primera vez que tienen una primera sesión, y en el contexto que ellos están, si vos les decís que esto los puede ayudar, se abren a la experiencia y después tienen resultados muy lindos, que de hecho cuando se dan de alta piden continuar”.

Vibraciones
Si bien David comenzó con reiki, luego se fue abriendo y conociendo muchas más terapias. En su primer retiro a Capilla del Monte, en donde conoce a Juan Manuel Giordano, se introduce en Sanación Tameana. “Es una técnica que funciona con cristales de cuarzo, que es el más parecido al cuerpo humano, con la diferencia de que tiene una vibración mucho más elevada; y cuando vos expones el cuerpo a una vibración más elevada, este responde y sana. En ese contexto empiezo a hacer todo lo que son las terapias que enseña Juan Manuel”.
También fue aprendiendo otras técnicas que tienen que ver con sabiduría egipcia y descubrió lo que es el sonido y la vibración. En paralelo, empezó a armar retiros vivenciales en diferentes partes del mundo, principalmente en Egipto. “Mi primera experiencia en Egipto la tuve en el 2017, que fui de la mano de Juan Manuel Giordano, que hasta ese momento a mí no me había llamado la atención para nada Egipto; pero me sorprendió muchísimo y ahí fue donde me hizo un clic en la cabeza”. Además, “hice una preparación sobre la Ley de Atracción y cómo manejar y crear mi propia realidad. Y después de eso empecé a hacer retiros una vez por año o cada dos años en Egipto y en Estados Unidos en Monte Shasta. Egipto para mí es la cuna de la humanidad y la información, la vibración y las experiencias que se viven en esas tierras son maravillosas”.

Casa de Vida
Hace poco más de un año que David abrió su propia Casa de Vida, su Per Ankh, un espacio en donde comparte estas terapias complementarias e invita a otras personas a realizar sus intervenciones. “Trato de compartir todas las experiencias que he ido cosechando y que me han ido brindando otras personas para ayudar en diferentes procesos emocionales y físicos, a todo el que sienta el llamado de venir a visitar este lugar”, asegura.
En este espacio, “no trabajo yo solo, porque de hecho abrí el lugar a que diferentes terapeutas con diferentes herramientas puedan venir a participar. Entonces hay personas que vienen a dar yoga, a hacer eventos grupales biodanza o de sanación del útero, que son terapias que yo no manejo. Y lo que yo hago es, primero y principal, trabajar con la energía Tameana, que es la técnica con cristales de cuarzo. Hago otra técnica que se llama conexión cuántica, que es una técnica donde se lleva a la persona un estado alterado de conciencia para buscar información determinada en ese contexto”, explica David. Además, “hago terapia de sonido. Tengo una camilla de armónicos, que es una camilla de sonido y vibración que produce armónicos envolventes y tiene 42 cuerdas. Es una camilla de luthier, es toda de madera. Esto expande mucho el aura y es muy sanador. De hecho tiene una tesis hecha en la UBA con musicoterapeutas, con chicos con trastornos motrices o personas con trastornos motrices, con dolores físicos, musculares, y la verdad que es un instrumento muy, muy maravilloso”. También trabaja con armonización sonora, “con alrededor de 30 instrumentos que utilizo en una terapia porque cada órgano, cada patología, cada emoción tiene una frecuencia determinada. Entonces al trabajar con un montón de frecuencias vas trabajando con un montón de síntomas que puedas tener en el cuerpo”.
Haciendo retrospección, ¿cómo ves el que fuiste desde el que sos hoy en día?
Siempre resumo que mi vida estuvo marcada por mujeres. Primero y principal mi madre, que me dio la vida y de cual estoy muy agradecido. Después la mamá de mis hijos, que me dio cuatro hijos maravillosos y tengo también tres nietos. Después esta persona, Antonella, que apareció en mi vida para ser quien soy como enfermero, yo le debo infinitamente y siempre voy a estar muy, pero muy agradecido de lo que hizo conmigo para que yo pueda ser lo que soy y estar en el lugar que estoy dentro de la Clínica Hispano. Y después mi pareja actual, que hace casi 10 años que estamos juntos, fue quien me marcó este camino. Mi deseo cuando era chico era ser policía, porque mi padre había sido policía. Pero la vida me fue llevando por otros lugares, fui comerciante durante 25 años de fruta y verdura, que lo disfruté mucho también. Y ahora disfruto mucho mi trabajo en Terapia Intensiva y sigo disfrutando, creciendo, aprendiendo con mis colegas, con los médicos que tengo una excelente relación y en las terapias también. Es algo que hoy por hoy me hace sentir muy bien, el poder ser un complemento en los procesos de salud y enfermedad de las personas o en los procesos emocionales, poder darle una mano o un enfoque diferente para que puedan encontrar una salida a todo lo que está pasando.
Para concluir con la entrevista, David quiso dar un gran mensaje a los lectores: “Hay una frase que me quedó cuando hice un seminario de la terapia que se llama Conexión Cuántica con Claudia González De Vincenzo, que dice que ‘uno pone el foco y crea la realidad’. Entonces es muy importante qué es lo que dejamos estar en nuestra mente, porque lo que está adentro se va a reflejar afuera. Cada uno crea su propia realidad, o lo hace de manera inconsciente o lo hace de manera consciente, administrando cada palabra y cada pensamiento, y de esa forma puede salir adelante”.

Hace poco más de un año que David abrió su propia Casa de Vida, su Per Ankh, un espacio en donde comparte estas terapias complementarias e invita a otras personas

Hace poco más de un año que David abrió su propia Casa de Vida, su Per Ankh, un espacio en donde comparte estas terapias complementarias e invita a otras personas

“Egipto para mí es la cuna de la humanidad y la información, la vibración y las experiencias que se viven en esas tierras son maravillosas”, aseguró Galdame

“Egipto para mí es la cuna de la humanidad y la información, la vibración y las experiencias que se viven en esas tierras son maravillosas”, aseguró Galdame

mensajes

tresarroyenses por el mundo

"Felicitaciones por veinte años de constantes sorprenderes"

Como sociedad, hemos construido formatos y estructuras que son muy difíciles de seguir, pero mucho más difíciles son de romper. […]

Deje su mensaje Ver Mensajes

tresarroyenses en tres arroyos

"Felicito al diario por el aniversario"

Como sociedad, hemos construido formatos y estructuras que son muy difíciles de seguir, pero mucho más difíciles son de romper. […]

Deje su mensaje Ver Mensajes