Municipalidad Tres Arroyos

notas edicion de papel

“SÜDOZEAN” ES LA PRIMERA AGUA DE MAR ENVASADA DE LA ARGENTINA Y SE EMBOTELLA EN CLAROMECO

Agua que has de beber

Tras recordar la experiencia de un abuelo danés e investigar bibliografía médica y testimonios de usuarios que dan cuenta de sus múltiples beneficios, tres amigos y productores agropecuarios de la zona, Alex Vejrup, Jaapje Groenenberg y Alex Ambrosius comenzaron a envasar agua de mar para su comercialización. Así nació “Südozean”, y a pesar de no llevar más de dos meses en el mercado, ya tiene potenciales compradores en distintos puntos del país y Latinoamérica. Desde la recuperación muscular hasta los problemas de piel, sus usos son miles y sus resultados, sorprendentes. “El Periodista” probó y cuenta todo lo que hay que saber. Exclusivo

Mayo 2019
“Südozean” es, según estiman sus creadores, la primera agua de mar embotellada que se comercializa en Argentina

“Südozean” es, según estiman sus creadores, la primera agua de mar embotellada que se comercializa en Argentina

Lo primero a derribar es el prejuicio de que beberla equivale a uno de esos encontronazos que se tienen con las olas y que nos dejan mal parados y con la sal en la boca. Nada más lejos de la realidad. Bien fría y preparada tal como se recomienda, es decir una parte por cada tres de agua común, de la canilla o mineral, el sabor apenas difiere del líquido vital tal como lo consumimos cotidianamente. Y si se la mezcla con jugo, de manzana por ejemplo - en las dos variantes lo probó “El Periodista”-, es muy parecida a la bebida isotónica más usada entre los deportistas, aquella que Carlos Bilardo terminó de popularizar con su particular pronunciación. Pero lo revolucionario del agua de mar para beber no es lo realmente accesible de su sabor, sino la gran cantidad de propiedades que han ido revelando usuarios e investigadores que lo usan como fuente de recuperación de energías, alivio para enfermedades de la piel y el cabello, problemas gástricos y osteoarticulares, conservación de alimentos y hasta pérdida de peso, entre múltiples formas de empleo que ganan cada vez más adeptos en todo el mundo. A partir del ejemplo del abuelo danés de uno de los tres amigos que dieron vida al proyecto de envasado y comercialización de agua de mar orgánica desde Claromecó a todo el país - y con una proyección infinita en posibilidades-, surgió hace unos dos meses Südozean. Y hoy, los envases de uno y dos litros expuestos sobre la mesa que este periódico compartió con Alex Ambrosius, Jaapje Groenenberg y Alex Vejrup, ya se venden en dietéticas, casas de deportes y vía web.
Parece que el uso de agua de mar como elixir beneficioso para la salud ya lo había descubierto Hipócrates -el del juramento, considerado padre de la medicina-, que incluso describió mejoras en enfermedades de la piel, y en el tratamiento del dolor. Sus sucesores Avicena, Celso y Galeno continuaron avanzando en la investigación de sus propiedades, hasta que en 1753 apareció el primer libro sobre talasoterapia, escrito por Richard Russell en el que no sólo recomendaba los baños de mar sino también la ingestión del agua.
Mucho más cerca en el tiempo, y en su Dinamarca natal, el abuelo de Alex Ambrosius utilizaba el agua de mar para la salud, y en conocimiento de esto, también él quiso experimentar. Poco después observó cómo remitía, en la piel de sus piernas, la psoriasis que lo afectaba desde hacía años. Este efecto, según publica el portal Infobae, es uno de los descriptos por las médicas María Alejandra Rodríguez Zía y María Teresa Ilari Valentí, y el licenciado Mariano Arnal, autores del libro “El agua de mar”.

Ideas y experiencias
Esa experiencia, sumada al hecho de que los tres, productores agropecuarios, querían diversificar su actividad económica para no estar sujetos a los vaivenes característicos del agro, fue la que dio origen al emprendimiento. “Buscábamos otra opción, y Alex se acordó de esa situación, y nos invitó a participar de Südozean. Así comenzó a dársele forma a la idea, porque muchas veces uno tiene las ganas pero no el tiempo, o la capacidad de llevarla adelante, como en este caso se dio”, contó Vejrup. Ambrosius completó la idea: “Amigos nuestros que viajaron a Europa, cuando volvieron nos dijeron que allá se usa mucho, sobre todo en la práctica de deportes como el ciclismo. Y aquí mismo en la Argentina, quienes practican triatlón la usan, porque ayuda mucho en caso de calambres, y en la recuperación de los músculos. Para el deporte es genial. Y en mi caso, yo siempre tuve psoriasis en mis piernas, y en oportunidad de estar internado un tiempo por otro problema, en el Hospital Británico, me hacían tratamientos con cremas. Nunca se me fue, hasta que tomé agua de mar. Entonces desapareció, un día me miré las piernas y ya no la tenía más. Además, claro, de que es fundamental para estar más enérgico, para tener más ganas cuando nos levantamos”, describió.
“Los beneficios se obtienen por acumulación, porque esto no es un paracetamol, que se toma y listo”, advirtió Vejrup. En lo que coincidieron los amigos, y también han observado los especialistas, es que al intervenir en forma categórica en la recuperación de los minerales perdidos por el cuerpo ante la deshidratación, beber agua de mar es un remedio infalible contra la resaca. “Si te tomaste unas cervezas la noche anterior, y necesitás estar bien a la mañana, es insuperable. Es más, hay unos chicos españoles que envasan unas botellitas de cuarto litro y las venden especialmente para la resaca”, contaron. El boom por el consumo de agua de mar en Europa es tal, que hasta la promocionan deportistas de élite, y la consumen tenistas como Rafael Nadal (extraída del golfo de Vizcaya). En Argentina, el bailarín Iñaki Urlezaga también ha señalado públicamente que consume agua marina.
Y ese uso se está extendiendo a la Argentina, donde recientemente, en una prueba atlética disputada en San Martín de los Andes, un grupo de atletas tucumanos se identificó como consumidor de agua de mar ya desde el nombre. “La recuperación muscular es espectacular; y es algo que tiene sentido, porque cuando nosotros le realizamos los análisis al agua que comercializamos, observamos que contiene todos los elementos de la tabla periódica, pero para el caso de los deportistas, lo fundamental es el potasio y una gran cantidad de oligoelementos que influyen en esa recuperación”, señaló Vejrup.
La experiencia de Jaapje también va en el mismo sentido. Lleva en la camioneta, desde hace 8 meses, la botella de litro en la que prepara una parte de Südozean en tres de agua común. Y va consumiéndola a lo largo de su jornada. “Desde que la consumo me siento completamente distinto, mucho mejor, con más energía. Y de hecho durante nuestra investigación previa a comenzar con el proyecto fuimos encontrando que mucha gente la usa, y médicos cuánticos, y de disciplinas alternativas, también la recomiendan”, destacó Jaapje.

En el ámbito doméstico
Desde dar volumen al cabello y tratar el acné hasta preparar alimentos -y no necesariamente paellas o mariscos, sino también una rica masa de pizza-, el agua de mar tiene infinidad de usos domésticos en los que también han pensado quienes planearon Südozean. “Lo vi hace poco en Brasil, cómo mojaban con agua de mar los mariscos para mantenerlos frescos, al mismo tiempo que en la cocina tiene muchísimos usos”, recordó Alex Vejrup. De hecho, en la web con la que difunden las características de su producto, www.sudozean.com, hay una solapa de Recetas en la que se pueden aprender a preparar platos como un buen pollo asado (que, se sabe, va muy bien con la sal) y hasta jugo de naranja natural con agua de mar. Como contrapartida, también es muy útil en el tratamiento diario de problemas digestivos crónicos como la acidez y la constipación.
No es menos interesante su uso en mascotas, ya que muchos veterinarios han experimentado los beneficios que tiene para tratar afecciones de la piel y pelaje de los perros.
Pero lo importante, en estos casos, es entender que si bien parece un elemento de fácil alcance, la obtención de agua de mar con las características que los tresarroyenses envasan y comercializan no pasa simplemente por acercarse con una botella a la playa más cercana. Y esto es lo que transforma aún en más novedoso el emprendimiento: una botella de agua limpia, pura, orgánica, sin ningún proceso más que su filtrado y decantación natural, llena de propiedades que son cada vez más difundidas y que simplemente se puede conseguir en una dietética o gimnasio, diluirse en el envase que usamos cotidianamente para hidratarnos y consumirse en cualquier momento del día. “Está claro que no es lo mismo que ir con una botella a la orilla, porque lo que se va a obtener no es igual. Además, ¿cuántos pueden hacerlo? El que vive en La Pampa, en Pringles sin ir más lejos, no puede ir a buscar el agua al mar cada vez que lo necesita”, remarcaron.

Pura, orgánica y controlada
Es que el agua de mar Südozean es tomada de su fuente natural de 2 a 4 millas de la costa, en Claromecó, y a 3 metros de profundidad, distancia que permite obtener un producto de alta calidad conservando todas sus propiedades naturales. “De esta manera evitamos cualquier tipo de contaminación tanto superficial como costera. Después pasa por tres microfiltros por si hay alguna cosita, aunque es raro porque de hecho desde las primeras pruebas, tuvimos botellas guardadas por varios meses para controlarlas y siempre conservó el aspecto límpido y puro con el que se lo puede ver al agua tal como está envasada. Y además se analizó en un laboratorio industrial en Bahía Blanca, propiedad de unos amigos míos, y todo salió perfecto. De hecho el gerente es usuario de agua de mar, y me recomendó consumirla, sobre todo la de esta zona, que es óptima”, apuntó Groenenberg.
Ya en febrero de este año, se comenzó a envasar el agua en dos presentaciones de PET que contienen uno y dos litros. La planta envasadora, habilitada para ese fin, también está en Claromecó, y hasta el diseño del envase recuerda a nuestras playas, porque se trata de una fotografía del mar claromequense tomada por el propio Jaapje. El nombre, en tanto, empezó a pensarse vinculado a los orígenes (danés y holandés) de los socios, hasta que por cuestiones de registro de marca terminó por ser alemán, y significa “océano sur”.
“El agua se extrae con bombas, con un caño sumergido, y al entrar a los tanques de la lancha ya pasa por el primero de los cuatro filtros que atravesará hasta llegar al embotellado. Tras el decantado va a la embotelladora, y todo se hace a manera de empresa familiar: trabaja Alex (Ambrosius), su mujer, yo, Alex Vejrup, mis hijos, los hijos de él… Y la sala de envasado es una ex cámara frigorífica reacondicionada, así que está totalmente aislada. También hay que aclarar que las bacterias que podrían contaminar otro medio líquido no la afectan, porque de hecho la salinidad las ‘mata’, y que por esta misma razón no es un producto con vencimiento, porque sus componentes hacen que no se degrade nunca”, explicaron los amigos.

Derribando mitos
Preparando un litro con una cuarta parte de agua de mar, y el resto de agua mineral, jugo de sobre o limón, se obtiene una bebida similar a la que cualquiera puede tomar en su día a día sin inconvenientes. De hecho, tanto los tres socios del emprendimiento como muchos de sus amigos y conocidos ya comenzaron a tomarla, y conocen casos en los que la recomendación médica apuntó puntualmente a la recuperación de minerales fundamentales para la salud del cuerpo. Pero también aparecen, en este camino, algunos mitos, como la presencia de sodio o el precio de venta. “En principio, hay que decir que las sales del agua de mar no tienen nada que ver con la sal de mesa, por ende, si bien nosotros siempre recomendamos consultar al médico en caso de que se tengan dudas sobre el consumo de Südozean, el sodio que tiene no provoca dificultades, en una ingesta normal”, puntualizaron los emprendedores. El agua de mar contiene además potasio y magnesio que actúan como reguladores del sodio, los que sumados al efecto diurético y laxante, pueden constituirse en más beneficiosos aún incluso entre personas hipertensas, según estiman los especialistas.
Y en cuanto al precio, hay que tener en cuenta que lo que uno bebe es un cuarto litro diario, de manera que un envase de un litro tiene una duración de cuatro días promedio, contra otra bebida isotónica o gaseosa que se toma en el momento. “Un envase de dos litros de Südozean rinde 8 litros de bebida, es importante tener en cuenta la dilución no sólo por una cuestión de valor sino para prepararla para degustarla correctamente y sin inconvenientes, y en este caso el litro preparado para ingerir por día tendrá un costo de apenas 20 pesos”, explicaron.
El desafío que ahora tiene Südozean por delante es difundir las cualidades del producto, continuar insertándose en el segmento de deportes de alto rendimiento en el que han comenzado a incursionar, y conquistar mercados tanto dentro del país como en el resto de Latinoamérica, respondiendo a pedidos e inquietudes que ya les han ido surgiendo desde otros países. “Que nosotros sepamos es el primer producto de estas características en la Argentina”, destacaron. Y como el mar, las posibilidades que tienen por explorar son infinitas.

Alex Ambrosius, Jaapje Groenenberg y Alex Vejrup pensaron en este emprendimiento buscando diversificarse y no estar sometidos a los vaivenes de la producción agrícola

El agua se extrae y se envasa en Claromecó, y se trata de un emprendimiento en el que trabajan tanto los tres socios como otros miembros de sus familias

Sometida a procesos de filtrado y decantación, “Südozean” se envasa en PET de uno y dos litros, y debe consumirse diluida en tres partes de agua común o mineral

El nombre del agua embotellada significa “océano sur” en alemán, y el diseño del envase incluye una foto de Claromecó tomada por Groenenberg

mensajes

tresarroyenses por el mundo

"Felicitaciones por veinte años de constantes sorprenderes"

¡Muchas felicitaciones a todos los fieles responsables por los veinte años de constantes sorprenderes! Vuestro especial estilo sustancia en mí, […]

Deje su mensaje Ver Mensajes

tresarroyenses en tres arroyos

"Felicito al diario por el aniversario"

Los felicito por el aniversario de vuestro diario. Un extraordinario trabajo para mantener a la gente informada sobre tantas cosas. […]

Deje su mensaje Ver Mensajes