notas edicion de papel

LOS TRESARROYENSES DIEGO MILANESI Y BELÉN D’ARCÁNGELO DARAN LA VUELTA AL MUNDO EN UN PEUGEOT 504

Viajeros del León

Partieron el 10 de mayo, de la plaza San Martín, a bordo de un Peugeot 504 modelo ’74, con el que planean recorrer el mundo. Con el aventurero Herman Zapp -que lleva 14 años en viaje- como inspiración, estos jóvenes tresarroyenses tienen pensado trabajar, vender artesanías e investigar la realidad social y educativa de los países que recorran. Porque con un “León”, el apoyo de los fanáticos de la marca y la hospitalidad que esperan encontrar en el periplo, todo es posible. La crónica de “El Periodista”

Junio 2014

Diego Milanesi y Belén D’ Arcángelo se lanzaron a esta proeza transcontinental nada menos que a bordo de un Peugeot 504 modelo 1974

Impulsados por un espíritu aventurero que siempre estuvo latente, y que hasta el momento permanecía un tanto escondido, dos tresarroyenses, Diego Milanesi y Belén D’Arcángelo, se envalentonaron en busca de un enorme sueño: dar la vuelta al mundo en auto.
Los acompaña en el itinerario un “León” (nada mal por ser la primera vez), que comenzó a rugir con rumbo interminable el pasado 10 de mayo, desde la plaza San Martín. Es que Diego y Belén se lanzaron a esta proeza transcontinental nada menos que a bordo de un Peugeot 504 modelo 1974.
La travesía se inició en nuestra ciudad, con primer destino en Tandil, para acceder luego Buenos Aires, Traslasierra y Cuyo. “Los Viajeros del León”, como se autodenominan, comenzaron a esa altura de la geografía nacional a desandar con rumbo norte la legendaria ruta 40, para posteriormente cruzar las fronteras del país, vía Bolivia.
El mapa del trayecto prevé una continuidad del recorrido por toda la parte occidental del continente americano, hasta Alaska, para posteriormente cruzar a Sudáfrica, y después proseguir por Europa, Asia, Oceanía, para retomar la senda final a través de Chile y la Patagonia, antes del retorno a Tres Arroyos. “El Periodista” dialogó con los protagonistas de esta historia digna de Julio Verne, que conlleva varios aditamentos que se suman al mero hecho de viajar por viajar.

Corazón de León
Belén explicó en el inicio de la charla el porqué de esta decisión: “algo que siempre nos caracterizó fue el deseo de viajar. Cualquier oportunidad era propicia para salir hacia algún destino, aunque se trató siempre de trechos cortos, escapadas de fin de semana. Nos quedaba gusto a poco, no nos alcanzaba, porque nunca habíamos tenido muchas ocasiones de recorrer grandes distancias, de salir a conocer”.
Sin embargo, Diego aclaró que “siempre estuvimos de una u otra manera relacionados con este tipo de viajes aventureros, ya sea por amigos que han llevado a cabo distintas travesías, o que lo hicieron con la mochila al hombro. Nos entusiasmaba esa posibilidad de salir a conocer”.
A la hora de mencionar cuál fue la razón de elegir para este desafío un Peugeot 504 de viejo modelo, Diego se explayó y comentó que “hay gente que lo ha hecho en Fiat 600, en motos 125, en Citröen , en Ami 8 y hasta en bicicleta; algunos incluso lo emprendieron ‘a dedo’. ¿Por qué no podíamos afrontar nosotros el desafío de hacerlo en un 504 modelo 1974?” (risas). A renglón seguido, aseguró que “surge también porque el Peugeot es una marca que tiene mucha historia en la familia. Mi viejo tuvo un 404 Le Mans, después un 504, un Peugeot 505, un 205. Se trata de una insignia clásica de las competencias de rally o safari. En el caso del que nos traslada, cuando lo vi se me fueron los ojos, y lo compré”.
Para esta ocasión, los “Viajeros del León” se agregaron al club oficial de los 504, vía Internet, y cuando sus integrantes supieron del proyecto les brindaron todo su apoyo. De allí que una de las primeras paradas haya sido en Buenos Aires, para compartir un encuentro con los fanáticos de la marca.
El viaje, que arrancó en nuestra ciudad el pasado 10 de mayo al mediodía, siguió hacia Tandil, paso obligado por el taller de un amigo de la pareja, que colaboró de manera inestimable en el armado de un motor, acondicionado prácticamente a nuevo para el inicio del extenso tour. Luego de la escala ya referida en Buenos Aires, Belén y Diego encaminaron al “León” hacia las sierras de Córdoba y San Luis, para posteriormente incursionar en la región cuyana, con posibilidades de cruzar a Chile, si es que la cuestión climática en algún momento lo permitiera. Tras ello, la meta de los viajeros será transitar la parte norte de la Ruta 40, para posteriormente cruzar hacia Bolivia vía La Quiaca, y luego ascender por el sector occidental de América del Sur.
Diego Milanesi señaló que “si bien existe un plan predeterminado de recorrido, según y conforme se vayan dando las distintas circunstancias está sujeto a modificaciones, y se podrá revisar”.
La zona elegida para remontar Sudamérica será primordialmente la occidental, enlazada más que nada con una cuestión de gustos personales, “algunos destinos puntuales que queremos conocer, tal el caso del norte argentino, el Lago Titicaca, y de allí el pasaje a Perú. En ese país queremos visitar Machu Picchu, y en Ecuador hay un montón de lugares preciosos para disfrutar. Brasil también cuenta con sus encantos, pero trataremos de eludir la afluencia de público que seguramente se dará por el Mundial de Fútbol, para no tomar contacto con el caos. Quizás podamos recorrer la parte norte, en el límite con Venezuela”, explican los viajeros.
Tras incursionar en tierras venezolanas, el próximo destino previsto será el de Cartagena (Colombia) para luego acceder a América Central vía Panamá, en barco. La idea es atravesarla hasta llegar a México, para desembocar a futuro en Estados Unidos, Canadá y finalizar el trayecto panamericano nada menos que en Alaska.
El breve repaso suena a poco si se tienen en cuenta las inmensidades territoriales, sin embargo eso no resulta motivo de preocupación. “Cada lugar que nosotros visitemos será un pequeño logro, una felicidad inmensa, la posibilidad de disfrutar al máximo cada momento, sin pensar tanto en lo que viene”, señaló con mesura Belén.

Fines educativos
El viaje no persigue en sí mismo un fin turístico, sino que ofrece otro costado interesante: el de conocer un poco más las distintas realidades sociales de cada lugar visitado, su gente e idiosincrasia. Y por otro lado, aprovechando la experiencia de Belén D’Arcángelo como licenciada en Ciencias de la Educación, desarrollar una suerte de trabajo investigativo de las diferentes realidades educativas de cada uno de ellos. “Lo que a mí me interesa es la educación no formal. Hay muchas universidades que incursionan por ese camino. Me gustaría contactarme con ellas, con los colegas, poder hacer entrevistas, observaciones, lo que seguramente resultará sumamente enriquecedor. Representa una oportunidad increíble, y la quiero aprovechar”, explicó a “El Periodista”.
Diego Milanesi acotó que “aunque no lo crean, es muchísima la cantidad de gente que está haciendo travesías similares por todo el mundo. Desde nuestro contacto con ellos, hemos recibido muchos consejos y avisos que pueden ser de mucha utilidad”.
Si todo ayuda para que el “León” arribe a Alaska, la idea de los viajeros será desandar una parte de lo recorrido y bajar hasta algún puerto de Estados Unidos (Nueva York o Washington) y de allí embarcarse rumbo al continente africano. “Hay empresas navieras que se dedican a realizar ese trayecto y a transportar vehículos por todo el mundo; lo que pretendemos es poner el auto en un contenedor, y pasar a Sudáfrica, traslado que tarda unos tres meses. Desde allí soñamos con atravesar todo ese continente (por Namibia, Tanzania, Mozambique, Zimbabwe) para llegar hasta el Canal de Suez y cruzar a Europa. Hay una ruta denominada “de cabo a cabo” muy transitada por los viajeros, que comienza en Sudáfrica y termina en Egipto, y es la que pretendemos tomar”, indicó Diego.
A la hora de hablar del Viejo Continente, agregó que “en Europa estamos evaluando cuáles son los países que vamos a poder recorrer. Con certeza incluiremos Noruega, donde tenemos un amigo que nos espera. Resulta increíble que haya gente a la que hemos contactado por Internet que no nos conoce, y ya ha ofrecido un espacio para quedarnos”.
En el pasaje posterior rumbo a Asia hay dos países que en lo particular les interesa conocer: Turquía e Irán. Según refirieron los “Viajeros del León” su gente es sumamente hospitalaria. Por lo demás, ya hablando a largo plazo (el recorrido total demandaría unos cuatro años) deberán evaluar si resulta factible el tránsito por Pakistán, y está presente la idea de atravesar Mongolia, llegar a India, y desde allí acceder a la parte del sur asiático (Tailandia, Malasia, Bangladesh, Camboya, Vietnam). “Tenemos la referencia de que hay un club muy grande de los 504 en Indonesia, así que también cabe la posibilidad de que los visitemos, previo paso a Oceanía”, señaló Belén.
En ese continente, el proyecto incluiría la visita a Australia y Nueva Zelanda, y luego el último trayecto de la travesía está previsto en barco hasta Chile, en la vuelta al continente americano. Una vez en tierras trasandinas, retomarían Argentina por la Patagonia hasta llegar a Tres Arroyos. “Es un proyecto muy ambicioso, pero repito que no somos los primeros en hacerlo. Por eso creemos que no es imposible”, aseguraron.

Creatividad a prueba
Diego y Belén comentaron que “como no logramos reunir el dinero para solventar todo el viaje, esta contingencia hará que seguramente nos demoremos más en determinados lugares, porque a medida que avancemos vamos a tener que generar recursos para continuar. Pensamos hacerlo mediante la venta de artesanías, trabajos temporarios, y otras fuentes de financiamiento que pudieran surgir. La creatividad será puesta a prueba. Todo dependerá de la gente, de la ayuda que encontremos, de lo que nos vaya sucediendo”.
Analizando algunas cuestiones de manera más profunda, son conscientes de que “esto representa ni más ni menos que pasar nuestra casa a un auto, obliga a un desprendimiento de lo material, a vivir con lo necesario, en un estilo tipo camping, con la ropa indispensable y los repuestos básicos para el vehículo. Por muchas razones, es un viaje que nos hará encontrar con nosotros mismos, que pondrá al descubierto muchas de nuestras facetas personales”.
Herman Zapp es el autor de “Atrapa tus sueños”, un libro que ha sido una suerte de motor de inspiración para los “Viajeros del León” a la hora de pensar en este proyecto. Se trata de una familia que ha decidido narrar sus vivencias alrededor del mundo en un auto antiguo. Cuentan allí que un viaje que en principio iba a ser de seis meses (desde Pilar hasta Alaska) se ha extendido por catorce años, y que ahora ya no son dos los que van a bordo, como en el inicio de la travesía, ¡¡sino seis…!! “En estos momentos están recorriendo el continente africano, hemos establecido permanente contacto con ellos, y nos han transmitido mucha fuerza en esta iniciativa”, expresó Diego Milanesi.
Las palabras finales de los “Viajeros”, tal como siempre ocurre, se extendieron hacia los agradecimientos. “A todos aquellos que ayudaron: a Juan Ceschi, un amigo de Tandil que nos hizo el motor a nuevo del Peugeot sin cobrarnos un peso, a Miguel De Marcos, a los chicos de Boez, que armaron un portaequipajes a medida, reforzado y estilo safari. Y por supuesto, a la familia y amigos, que nos brindaron su apoyo en todo esto desde el primer momento”.
“Viajá y conocé, que es lo único que te vas a llevar”, le decía siempre a Diego su papá. “Yo sé que el momento era ahora, no sabemos lo que podrá ocurrir más adelante”, comentó a modo de cierre. Y Belén aportó una cuota de sabiduría y valoración positiva: “no queríamos arrepentirnos de no haberlo intentado, por falta de ánimo. Fracasar hubiera sido ni siquiera empezar el viaje. Con habernos puesto en marcha ya estamos contentos”.

“Es un proyecto muy ambicioso, pero repito que no somos los primeros en hacerlo. Por eso creemos que no es imposible”, aseguraron los “Viajeros del León”, que piensan recorrer el mundo

Belén D’Arcángelo es licenciada en Ciencias de la Educación, y pretende desarrollar una suerte de trabajo investigativo de las diferentes realidades educativas de los países que visite

“Pensamos subsistir mediante la venta de artesanías, trabajos temporarios, y otras fuentes de financiamiento que pudieran surgir. La creatividad será puesta a prueba”, admitieron

“Si bien existe un plan predeterminado de recorrido, según y conforme se vayan dando las distintas circunstancias está sujeto a modificaciones, y se podrá revisar”, indicaron los viajeros

 
 
Castelli y Pardo
 

mensajes

tresarroyenses por el mundo

"Recurdeando recuerdos"

Recién ayer, ayer nomás, ”ojié” la edición de abril. Y por natura fascinante, comencé x la Galería de Fotos…!!!! La […]

Deje su mensaje Ver Mensajes

tresarroyenses en tres arroyos

Padre Broilo

Hola! Quisiera saber dónde puedo conseguir una nota que ustedes escribieron sobre el padre Broilo. Mis alumnos de 6to año […]

Deje su mensaje Ver Mensajes