notas edicion de papel

PUBLICAN EN ESPAÑOL EL LIBRO SOBRE LA VIDA DE LA CONSUL DE HOLANDA EN TRES ARROYOS, IDA VAN MASTRIGT

Historia de vIDA

La historia de la cónsul holandesa en Tres Arroyos, Ida van Mastrigt, se convirtió en libro en 2012. En Holanda, la obra ya agotó ocho ediciones y su autora, Carolijn Visser, fue premiada en 2014 por haber dado a luz al mejor libro de viajes de Holanda. Ahora, traducido al español, se editará también en Argentina, una circunstancia que entusiasma y emociona a la diplomática. A solas con “El Periodista”, Ida adelantó el contenido del libro y explicó el porqué de la traducción. Exclusivo

Noviembre 2016
Ida van Mastrigt durante el diálogo a solas con “El Periodista”

Ida van Mastrigt durante el diálogo a solas con “El Periodista”

La autora neerlandesa Carolijn Visser escribió un libro sobre la cónsul holandesa en Tres Arroyos, Ida Van Mastrigt. La obra en idioma holandés lleva por título “Atardeceres Argentinos” y se presentó el 31 de mayo de 2012 en Ámsterdam, Holanda. Sin fecha prevista, se presentará próximamente en Tres Arroyos la edición en español que se llamará “La Cónsul Holandesa”. En diálogo exclusivo con “El Periodista”, Ida van Mastrigt adelantó el contenido del libro y el porqué de su traducción.
“Esta es la historia de mi vida, con momentos buenos y malos, pero Dios nunca me abandonó. Mucho placer en la lectura”. Así dedica sus libros Ida, la protagonista de una novela emocionante e interesante que invita a seguir la vida de una familia tan especial como los van Mastrigt. Basada en hechos reales, Carolijn Visser narra el viaje en bicicleta de un hombre que va de Rotterdam a Indonesia en busca de un futuro mejor, el casamiento, el nacimiento de sus dos hijas, la guerra, la infancia difícil de esas dos niñas y la emigración forzada a la Argentina. Una historia más que atrapante sobre una familia de inmigrantes holandeses.

El origen del libro
Según cuenta la cónsul, el origen del libro “Atardeceres Argentinos” se remonta al año 2005 cuando recibió la visita de holandeses que se encontraban de vacaciones en Argentina. Tomando un café la pregunta de los visitantes fue inevitable y una mujer le consultó sobre dónde había nacido y como había emigrado a la Argentina. Acostumbrada a contar su historia, Ida narró el viaje en bicicleta de su padre en el año 1937, su nacimiento, su vuelta a Holanda, su llegada a la Argentina y su vida en Tres Arroyos. Al finalizar, Ida vio el interés particular que tenía una de las mujeres y le prestó las cartas que su padre había escrito contando su aventura. Al otro día, Carolijn Visser se presentó nuevamente en el consulado, le confesó que era escritora y que quería escribir la historia de vida de la familia van Mastrigt.
En el año 2008 en la fábrica donde vivía Marinus, Ida encontró una caja con tres kilos de papel, en los que su padre había escrito toda su vida desde el año 1937 hasta casi su muerte. Inmediatamente le envió el material a Carolijn para que pudiera leerlo. Después, la escritora investigó, entrevistó muchas personas en Holanda y en Tres Arroyos y recorrió todos los lugares de Argentina donde Ida había vivido. Finalmente, y después de un arduo trabajo, el 31 de julio de 2012, Ida y Carolijn realizaron la presentación del libro en Ámsterdam con la presencia de numeroso público, entre los que se encontraban ex embajadores y tresarroyenses radicados en Holanda.

El contenido
El libro comienza con los preparativos por la visita de la Reina Beatriz a Tres Arroyos en el año 2006, continúa con el viaje en bicicleta de Marinus, la vida de Ida, historias de la colectividad holandesa en la Argentina y culmina con la visita de la Reina.
Ida asegura que “muchas cosas de mi vida me las enteré por el libro, yo nunca leí lo que mi padre había escrito en esas cartas y en los papeles que encontré. Su viaje de Rotterdam a Indonesia es realmente sorprendente. Mi papá se había recibido de Ingeniero Civil pero en Holanda había muy poco trabajo por lo que decidió irse a Indonesia, que en ese momento era una colonia holandesa muy pujante. Mi abuelo no podía pagarle los 500 florines que costaba el pasaje por lo que mi padre tomó su bicicleta, una pequeña valijita, donde llevaba la biblia, y una bolsa de dormir. En las cartas él cuenta todo su viaje. Salió de Rotterdam el 26 de noviembre de 1937 y llegó a Batavia (Isla de Java), Indonesia, el 1 de diciembre de 1938. En su recorrido pasó por Alemania, Austria, Hungría, Yugoslavia, Bulgaria, Turquía, Constantinopla, Siria, Irak, Bagdad, India, Barak, Karachi, Calcuta, Rangún Burman, Mergui, Victoria Point, Siam, Malaca y Singapur. Ese año vivió muchas cosas, convivió en muchas culturas diferentes, se enfermó de malaria y estuvo internado en un Hospital de Singapur seis meses”.
Marinus van Mastrigt se casó en Indonesia, estuvo prisionero de guerra en Japón tres años y medio. Después de eso se divorció y obtuvo la tenencia de sus hijas, a las que envió a la casa de sus abuelos en Rotterdam. “Yo tenía seis años y mi hermana cinco. Mi padre nos llevó hasta un barco y a un señor le puso en la mano la dirección a donde teníamos que ir y le dijo ‘cuídeme las nenas’. Así llegamos a Holanda, a la casa de mis abuelos a quienes no conocíamos. Y cuatro años después, nos mandaron solitas en un avión a la Argentina. Mi padre no nos podía cuidar así que nos dejó en el internado del Colegio Holandés en Tres Arroyos. Esta historia bien detallada y lo que me sucedió después hasta el año 2006 está en este libro”, explica.

La traducción al español
La cónsul afirma que “la idea de traducirlo al español fue mía porque mis hijos y mis nietos no saben holandés y no podían leerlo. En una reunión conocí al traductor Diego J. Puls, un hombre que vive un tiempo en Holanda y un tiempo en Argentina. Fue una ventaja haberlo encontrado porque él conoce la idiosincrasia de ambos países y pudo traducir muy bien todo lo que mi padre contaba sobre política y economía de Argentina”, dice.
Puls realizó la traducción en Holanda junto a la escritora e Ida se encargó de las correcciones. Como el idioma holandés no diferencia entre masculino y femenino, la novela se llamó Atardeceres Argentinos. Pero la traducción al español permitió la elección de otro nombre, por lo que se llamará “La cónsul holandesa”. El libro cuenta con numerosas fotos de la familia van Mastrigt y de la colectividad holandesa.

Repercusiones del libro
“Atardeceres Argentinos” va por la octava edición y la escritora, Carolijn Visser, ganó el premio como mejor libro de viajes de Holanda en el año 2014. En términos personales, la novela le permitió a Ida conocer familiares. “Como Carolijn escribió los nombres y apellidos de las personas que encontró en las cartas de mi padre, muchas se contactaron conmigo. Recibí un mail de una mujer que era nieta de la hermana de mi abuela. También me contactó por correo una señora de Londres que me contó que sus abuelos eran los que habían cuidado a mi papá los seis meses que estuvo internado en el hospital. Ella después vino a la Argentina, nos encontramos y me trajo fotos de su abuelo que había sido cónsul de Holanda en Singapur. Todas esas personas que me escriben han venido al consulado o las he ido a visitar a Holanda”, explica.
A raíz del libro, tanto Ida como Carolijn dan charlas en toda Holanda. “El año pasado estuve en el norte y en el sur. En una de esas charlas, una persona del público comentó una historia muy parecida que ocurrió en China. Carolijn habló con ella, hizo toda una investigación y escribió un libro nuevo hace poco tiempo. La traducción del título sería ‘Huyendo de Hitler, pero presos de Mao’. También ocurrió que el artista plástico Daniel Delgado quiso aprender a hablar holandés y su profesor de idioma le enseñó con mi libro. Son muchas cosas las que surgieron a partir de este libro y ahora con la versión en castellano todos van a poder leerlo, mis familiares, amigos y todos los que tengan interés. No tenemos una fecha determinada pero está próximo a salir”, concluye.

Abuelos, padre, Ida y hermana, en 1948

Miep, Rinus e Ida

Ida, su hermana y su abuela, en 1950

Ida van Mastrigt y su mamá

Ida y Miep en Florencio Varela, en 1958

El almacén del abuelo de Ida, en Holanda, en una foto histórica y otra actual. Por estos días es regenteado por un primo de la cónsul

La visita de la Reina Beatriz, y los entonces príncipes Guillermo y princesa Máxima (hoy monarcas holandeses), a Tres Arroyos en 2006. Un acontecimiento histórico

Ida y la Reina Beatriz de Holanda, durante la visita de ésta última a Tres Arroyos

El colegio en el campo

La familia Groenemberg, en el año 1938

El hotel de inmigrantes en Buenos Aires

Marinus, el papá de Ida

 
 
Castelli y Pardo
 

mensajes

tresarroyenses por el mundo

Francisco Carrozzi en "Abrazo de gol"

Hola gente de “El Periodista”. Me llamo Gonzalo Rossi, y soy periodista del programa radial platense “Abrazo de Gol”, el […]

Deje su mensaje Ver Mensajes

tresarroyenses en tres arroyos

"Una fotografía de 1928 donde aparecen mi padre y tíos"

Buenos días! Acabo de ver una fotografía donde aparece mi padre y tíos, del año 1928:  handball en Costa Sud. […]

Deje su mensaje Ver Mensajes