notas edicion de papel

INFORME ESPECIAL // LAS PEÑAS DEL FUTBOL GRANDE EN TRES ARROYOS, SU REALIDAD Y LABOR SOLIDARIA

El partido que ganan todos

Independiente, Racing, Boca, River y San Lorenzo tienen sus peñas y filiales en la ciudad. Por primera vez, “El Periodista” reunió a sus referentes, para que cuenten cómo viven esa condición de hinchas del interior, cuáles son las dificultades que atraviesan para seguir al club de sus amores, qué opinan de las barras bravas y, sobre todo, qué acciones solidarias despliegan para entidades tresarroyenses. En un partido apasionante, el testimonio de gente que vive su amor por el fútbol de manera muy parecida y que constituye una muestra de que a la hora de ayudar o de disfrutar, no hay rivalidades. Informe especial

Junio 2017
Por primera vez, las peñas tresarroyenses de River, Boca, Independiente, Racing y San Lorenzo, se reunieron en un encuentro propiciado por “El Periodista” para este exclusivo informe especial

Por primera vez, las peñas tresarroyenses de River, Boca, Independiente, Racing y San Lorenzo, se reunieron en un encuentro propiciado por “El Periodista” para este exclusivo informe especial

Todos cuentan una historia parecida. Se juntaron o se acercaron a una peña por el deseo de ir a la cancha a ver al equipo de sus amores, cuestión que como se verá más adelante no resulta nada fácil, y a partir de esos encuentros fueron delineando proyectos solidarios, colaborando con comedores, escuelas y jardines, buscando fundar sus propias sedes y organizando reuniones que suelen tener a figuras importantes de cada club como principales atractivos. Esta reunión inédita que propició “El Periodista” entre las peñas de River, Boca, Independiente, Racing y San Lorenzo en Tres Arroyos, es una muestra de que a todos los unen sentimientos similares, comparten visiones idénticas acerca del fútbol actual, sus grandezas y sus conflictos, y sobre todo están dispuestos a dejar de lado las banderas para ayudar a los demás. Por supuesto, sin perder la oportunidad de alguna ‘gastada’, clásica del folklore futbolero, que se deslizó en la charla.
Julio De Cortazar, presidente de la filial de Racing “Claudio Ubeda”; Gustavo Villalba, presidente de la filial de River Plate; Belén Rodera y Ariel Piloni, integrantes de la peña de San Lorenzo; Ricardo Mayer, presidente; Luciano García, vocal y Daniel Borges, nexo entre el club y la peña “Dale Rojo”, de Independiente; Guillermo Paniga, vicepresidente y Roberto Arrúa, presidente de “Garra Xeneize”, la peña local de Boca, se reunieron por primera vez para charlar con “El Periodista” acerca de realidades compartidas, proyectos solidarios y por qué no, para dar un mensaje de que es posible disfrutar de la pasión por el fútbol sin violencia.

Interior solidario
Para conformar peñas o filiales en el interior, los clubes requieren que los integrantes se transformen en socios o adherentes, según el caso, o ambos, a las instituciones centrales. El número puede ser mayor o menor, oscila en los 50 aproximadamente, y todos coinciden con que hay que afrontar costos mensuales que van de los 180 a los 600 pesos, pero que vale la pena asumir porque la principal ventaja es que se puede ir a la cancha, una cuestión que no resulta sencilla para quienes no están en esa condición, que hoy prácticamente no pueden entrar a los estadios. Lo que también comparten, y en esto hace punta Daniel Borges, es un sentir distinto entre el peñista del interior y el hincha que está cerca del club. “Tiene algo de más puro, de más sano, para cualquiera que está en el interior, que el que tiene la posibilidad de ir a la cancha domingo a domingo, porque está la distancia, el sentimiento es otro…Lo que los diferencia es que muchas de las cosas, el hincha de Capital las vive, y al del interior se las cuenta otro, o un medio como la televisión, por eso es importante mantener vínculos con los clubes”, opina Daniel, de Independiente.
En la filial de Racing, en este sentido, están luchando por tener derecho al voto, porque los adherentes no cuentan con esa posibilidad. En cambio “Garra Xeneize” está integrada, al igual que “Dale Rojo”, por socios (aunque también los de la Ribera tienen adherentes), que detentan los mismos derechos que cualquier otro asociado a su club. Guillermo Paniga, boquense, asegura que incluso con la actual conducción de Boca, “el trato con el interior cambió mucho, es como que se reflotó, y nos dan mucha participación en el club”. Arrúa, el presidente, advierte que “Boca tiene un departamento de Interior, y el objetivo de tener una peña en cada ciudad, es el trabajo solidario, que no sea solo para juntarse para ir a la cancha o alentar al equipo. Nosotros trabajamos mucho en ese aspecto”.
Para Ricardo Mayer, presidente peñero de Independiente, el encuentro social en la cena mensual y la ayuda a instituciones son fundamentales para esta agrupación refundada en 1994, que comenzó por una campaña de socios, luego un acercamiento a la cancha y posteriormente la llegada de una figura. “En cada cena se va juntando un pozo en efectivo, pero también se colabora en otros aspectos”, informa. Daniel Borges, en tanto, completa que “hemos tenido participación, junto con el Rotary, en una campaña de vacunación antipoliomielítica, en dos oportunidades; le adquirimos un microondas a un jardín de infantes y reunimos alimentos para varios establecimientos”.
Boca también despliega, desde su reformulación en 2015, una importante actividad solidaria. Festejaron el Día del Niño el año pasado en Villa Italia, y colaboran con las escuelas 501 y 502, con la ex Virgen de la Carreta, el Hogar de Ancianos, entre otros.
La peña de San Lorenzo, que en diciembre del año pasado logró llevar a cabo su primera cena, está en pleno camino de oficialización, según cuentan Belén y Ariel. “Nos hacen falta más socios, pero mientras tanto seguimos haciendo cenas todos los meses y ya empezamos con las campañas solidarias. Hace un mes que ayudamos a un comedor del barrio Olimpo, donde nos encargamos del almuerzo todos los sábados y un domingo por mes festejamos los cumpleaños de los chicos, para lo que recolectamos leche. El mes que viene vamos a ir a otra institución. Además nos juntamos todos los hinchas, viajamos en un grupo, y tenemos una buena relación con la peña de Bahía Blanca y la de Punta Alta, con quienes viajamos para el partido con River”, describe Belén Rodera.
River Plate tiene su peña oficializada desde hace 8 meses, según cuenta Gustavo Villalba, y para lograrlo en esta nueva etapa –porque hubo agrupaciones anteriores-, tuvo que reunir 10 socios plenos, que abonan 700 pesos por mes al club, y 50 socios de cancha “Somos River”, que pagan un poco menos pero aun así hubo que “trabajar” para reunirlos. “También se hace mucho hincapié en la parte solidaria; hacemos cenas en las que reunimos alimentos, nos juntamos a ver los partidos con una donación como entrada, y para el superclásico nos reunimos en la Escuela Técnica y colaboramos con El Parquecito”, apunta. Esta agrupación es la única que además tiene su propia escuelita de fútbol, en el Lawn Tennis, a la que asisten 70 chicos.
A sus inicios, Racing apadrinaba al Colegio Hogar San José, pero el club les solicitó colaborar con un establecimiento que no fuera privado, por lo que comenzaron a realizar acciones solidarias para El Parquecito.
“El tema es que cuando uno conforma una peña, se convierte en un representante del club en la ciudad. Y es importante tener contacto; en el caso de Independiente, hay un sistema computarizado que conecta a todas las peñas con el club, por ese sistema se sacan entradas, y con el carnet Siglo XXI, que lo tienen todas las instituciones, se ingresa a la cancha, además de ser útil para que la Policía consulte la base de datos de quienes no pueden acceder por cuestiones de violencia”, sostiene Daniel Borges.
Para los hinchas
Un aspecto fundamental que buscan las peñas locales es cumplirles el deseo a sus integrantes de compartir, más allá de lo que sucede en la cancha, algún momento con nombres estelares del club de sus amores, jugadores que han hecho historia o que de alguna manera son referentes de la casaca elegida. Por eso, Independiente preparó una cena, para quienes los acompañan siempre, con la figura del club y campeón mundial con la Selección Argentina, Daniel Bertoni, sobre fines de mayo. Para junio, planean estar presentes en Necochea, donde Pavón y Pancho Sá estarán probando jugadores y encontrándose con peñistas de toda la zona.
En 2015, en tanto, Boca llevó a cabo una clínica propiciada por el Club con Roberto Mouzo, Norberto Madurga y Jorge Ribolzi, y ahora celebrará sus dos años de refundación con la presencia de “Chicho” Serna, que compartirá una cena con hinchas xeneizes el 10 de junio.
A los hinchas de Racing, que tienen su filial desde hace 7 años, los bautizó Claudio Ubeda, en una gran cena que convocó a unas 170 personas en Costa Sud.
Además, los clubes suelen colaborar con elementos deportivos para las distintas actividades que desarrollan las peñas. Las figuras de Boca dejaron pelotas y conos cuando hicieron la clínica en el 2016, que se repartieron entre el club de la avenida Caseros y las escuelas especiales, y la peña sorteó una camiseta firmada por Barros Schelotto y jugadores para el pasado Día del Niño; Racing, a través de la hija de Víctor Blanco, recibe los equipos completos para los chicos de la escuelita que funciona en la entidad local del mismo nombre.

El sueño de la sede propia
Mientras despliegan su actividad solidaria y además se mantienen activos como hinchas de sus clubes, los peñistas luchan, en distintas situaciones, por tener sus propias sedes. River tiene un terreno donado para hacerla, y está tramitando la personería jurídica para facilitar el acceso a los fondos. Racing, que tiene su espacio en el club local homónimo, está planificando la construcción de una cancha de hockey de césped sintético; mientras que Independiente ha intentado algunas gestiones con fines similares. Boca también anda en los mismos trámites, lo que implica aunar esfuerzos porque la obtención de recursos no es fácil.
Por lo pronto, lugares alquilados, cedidos, casas particulares, son sedes improvisadas para las reuniones y cenas mensuales. Lo que no es frecuente, y quizá sorprende, es juntarse para ver los partidos. “Algunos no lo hacen por cábala, otros se ponen a charlar, otros discuten porque no acuerdan con tal o cual jugador, otros se la pasan con el Whatsapp, y otros decididamente prefieren ir a la cancha”, aseguran, entre risas. Los hinchas de San Lorenzo lo hicieron como prueba piloto y, admiten entre risas, no funcionó. Los de Boca consideran que no es responsable abrir un espacio para ver los partidos y abandonarlo cuando, ante la inminencia de un cotejo importante, todos optan por viajar. Cosas del fútbol.

Las barras y el acceso a la cancha
En la mayoría de los clubes, las barras suelen establecer relación con las peñas del interior. Este vínculo, consideran los tresarroyenses, tiene sus riesgos y no es lo más recomendable, porque ha traído inconvenientes con el acceso a la cancha. Sin embargo, algunos tienen historias para contar que hablan de solidaridad y de sentimiento compartido, más allá de la automática asociación que los integrantes de esas agrupaciones suelen tener con negocios oscuros y violencia.
“Nosotros no nos manejamos con la barra, lo hacemos con el club. Hay filiales que lo hacen, pero no queremos entrar en un manoseo del que después es difícil salir”, advierte Julio de Cortazar, y Guillermo Paniga, de Boca, coincide con esta apreciación. Para Gustavo Villalba, de River, el sistema actual de ingreso a los estadios no permite “truchar” las entradas, algo que en otras épocas se achacaba a las barras y que en varias oportunidades perjudicó a la gente del interior. La filial local del club de Núñez cuenta con la ventaja de pedir entradas como filial, entonces puede incluir en sus viajes a socios y no socios.
Por su parte, el dirigente racinguista Julio De Cortazar tiene una anécdota con la llamada Guardia Imperial, la barra del club de Avellaneda. Su hija se quemó con el agua hirviendo de un termo cuando viajaba a ver un partido y decidió, tras recibir los primeros auxilios y un calmante, ir a la cancha de todos modos. “En determinado momento no aguantó más y se cayó, se desmayó. La barra hizo un chiflido y se abrió todo. Ellos la sacaron de la cancha, la cargaron en una ambulancia y la acompañaron al Hospital Fiorito, y hasta hoy siguen en contacto con nosotros ofreciéndonos dinero si necesita hacerse una operación”, cuenta. La barra de Independiente también colaboró económicamente con la familia de otro dirigente peñista local, Tito Otero, cuando necesitaba una intervención para su hija Sofía. Los mismos integrantes hicieron circular urnas por la cancha y recolectaron el dinero. Y para los hinchas de Boca, que también aportan su mirada, “la fiesta en la cancha se vive al lado de ellos, de La Doce. Hacen su negocio, claro, pero no molestan”, advierte. Los chicos de San Lorenzo también han vivido esa fiesta, donde lo que une es la pasión, y después cada uno vuelve a su cotidianeidad con el recuerdo del disfrute. Y tuvieron el privilegio de que les hicieron entrar la bandera de Tres Arroyos frente a Sarmiento, la misma bandera frente a la cual Belluschi festejó el gol y que incluso llegó a la tapa del diario Olé.
Mientras tanto, el tema del ingreso a las canchas tiene otras dificultades, que tienen que ver con la disponibilidad para viajar de los hinchas, primero, y el espacio en los estadios, que suele ser cubierto por los que viven más cerca. Boca, por ejemplo, afronta el inconveniente de no poder llevar a los partidos a quienes no son socios, ejemplifica Arrúa, pero para entrar a la cancha se requiere sólo el carnet; Independiente tiene un bono que permite el acceso tanto al socio del interior como el de Avellaneda, y recién el día del cotejo vende entradas para los no socios. Todas las situaciones son diferentes en algunos puntos, pero la mayoría coincide en que a veces, viajar a ver al equipo favorito se suele complicar. “Cuando nos cambian la fecha, por ejemplo –admite el presidente racinguista-. Nos pasó que hace poco teníamos las combis, todo para ver el partido contra San Lorenzo. Y no pudimos ir porque cambiaron la fecha”.
“La mayoría de la gente se arrima a la peña para ir a la cancha, y eso es lo difícil”, aseguran todos. Hay excepciones, como la posibilidad que han habilitado en algunos encuentros Racing e Independiente, que han permitido a los peñistas llevar invitados; pero en el caso de Boca, por ejemplo, se han solicitado determinada cantidad de acreditaciones para partidos importantes, y se ha recibido un número sensiblemente menor.
Uno de los secretos es, sostienen los entrevistados, asegurarse el ingreso mediante el sistema más antiguo del mundo: llegando temprano. Para eso, Racing tiene convenio con una pizzería cercana a la cancha, por ejemplo, donde se reúnen las filiales del interior y sin embargo no hay lugar para barras o hinchas más proclives al “desorden”. Los chicos de San Lorenzo también se aseguran el ingreso llegando, incluso, antes del mediodía al partido indicado. Y así, todos logran el cometido de estar cerca de sus ídolos. Y los de Boca se aseguran lugar antes de que entre “La Doce”. “Porque cuando la barra entra, entra, y si vos no estás dentro de la cancha, por una cuestión de número nomás, te podés quedar afuera. Hay que estar temprano. De todos modos, la cancha de Boca tiene un estacionamiento propio para peñas del interior y nosotros estamos en contacto con la gente del departamento de Interior”, asegura Paniga. A los de Independiente, destaca Ricardo Mayer, los contactos de Daniel Borges con el club, y su interacción permanente con quien se ocupa del interior, “nos salvaron la vida”.

Visitantes y violencia
Todos los peñistas locales coinciden en que, de derogarse la medida que impide el acceso de público visitante a los estadios, el ingreso a las canchas de gente del interior del país se vería complicado, además de los cambios en el paisaje futbolero que esa decisión trajo aparejados, en busca de erradicar la violencia. A ninguno le tocó pasar por un mal momento en ese aspecto, pero lo que destacan es que de esta forma, volvieron las familias, las mujeres y los chicos a las canchas. “No sólo hay riesgos en este aspecto, sino que además no habría lugar para los adherentes, para la gente que viaja desde distintos lugares. Y es increíble la cantidad de chicas jóvenes, de mujeres grandes, de chicos, que hoy pueden ir a los partidos y antes no lo podían hacer”, apuntan.
Lo interesante, aseguran, sería que la gente se acerque a las peñas solo por el hecho de pertenecer, porque el ambiente familiar y la pasión y alegría que se comparten es única. De hecho, las palabras de sus integrantes transmiten esa energía. Casi como se vive un partido inolvidable en la cancha, un partido en el que todos ganan.

Otras notas del mes

Guillermo Paniga, vicepresidente y Roberto Arrúa, presidente de “Garra Xeneize”, la peña local de Boca

Gustavo Villalba, presidente de la filial de River Plate

Ricardo Mayer, presidente; Luciano García, vocal y Daniel Borges, nexo entre el club y la peña “Dale Rojo”, de Independiente

Julio De Cortazar, presidente de la filial de Racing “Claudio Ubeda”

Belén Rodera y Ariel Piloni, integrantes de la peña de San Lorenzo

“Garra Xeneize” y su bandera, antes del ingreso a la Bombonera

Una contribución solidaria de “Garra Xeneize”, fin que comparten todas las peñas locales de fútbol

La peña “Dale Rojo” y una donación a un establecimiento educativo local

La peña “Dale Rojo” contribuyó con Rotary en dos campañas de lucha contra la poliomielitis

Julio De Cortazar (de gorra, izquierda) y otros integrantes de la filial Claudio Ubeda de Racing en Tres Arroyos

La filial Claudio Ubeda de Racing, con su bandera y antes de ingresar a la cancha

Integrantes de la filial Tres Arroyos de River Plate

La donación de River Plate a los jardines Frutillitas, luego del superclásico ante Boca que proyectaron en el salón de la Escuela Técnica

Integrantes de la peña en formación de San Lorenzo, en labor solidaria con el Ejército de Salvación

La peña de San Lorenzo sirve el almuerzo a niños que asisten a un comedor en el Barrio Olimpo

 
 
Castelli y Pardo
 

mensajes

tresarroyenses por el mundo

Francisco Carrozzi en "Abrazo de gol"

Hola gente de “El Periodista”. Me llamo Gonzalo Rossi, y soy periodista del programa radial platense “Abrazo de Gol”, el […]

Deje su mensaje Ver Mensajes

tresarroyenses en tres arroyos

"Una fotografía de 1928 donde aparecen mi padre y tíos"

Buenos días! Acabo de ver una fotografía donde aparece mi padre y tíos, del año 1928:  handball en Costa Sud. […]

Deje su mensaje Ver Mensajes