notas edicion de papel

DESTACADO TRAUMATOLOGO TRESARROYENSE FALLECIDO EN BUENOS AIRES, DONDE RESIDIA

El adiós a “Lito” Risso

Sus mayores logros estuvieron dados en la ortopedia y traumatología por su exitosa intervención en casos que solo dejaban la cirugía como camino posible. José Natalio “Lito” Risso fue el destacado médico de deportistas profesionales, actores y otros referentes de distintas disciplinas, pasó por la función pública y es recordado, además de sus valiosos aportes a la ciencia médica, por su calidez. El homenaje de “El Periodista”

Diciembre 2016
Los mayores logros de Risso están dados y reconocidos en la ortopedia y traumatología por su exitosa intervención en casos que solo dejaban la cirugía como camino posible

Los mayores logros de Risso están dados y reconocidos en la ortopedia y traumatología por su exitosa intervención en casos que solo dejaban la cirugía como camino posible

El 5 de setiembre último falleció en Buenos Aires, donde vivía, el doctor Raúl José Natalio Risso, conocido por familiares y amigos simplemente como Lito. Había alcanzado un alto grado de desarrollo profesional como traumatólogo. Se le atribuían logros muy importantes en intervenciones o en la recuperación de lesionados sin la necesidad de atravesar la instancia quirúrgica, y por eso fue y es muy valorado su legado en este campo.
Además es recordado por su entorno como alguien de especial calidez y espíritu de aventura, amante de la naturaleza y también médico y amigo de famosos, entre los que se menciona a la estrella de la TV Susana Giménez.
Con el aporte de su familia, “El Periodista” repasa en estas páginas parte de su historia y lauros profesionales, a modo de homenaje por su desaparición física.

El doctor
Raúl José Natalio Risso era médico y doctor en Medicina, especialista en Ortopedia y Traumatología. Se recibió en la Universidad Nacional de La Plata en 1969.
Abordó la parte clínica de la Ortopedia, después de varios años de ejercer la Traumatología Quirúrgica.
Se formó en la especialidad de Ortopedia y Traumatología en el Hospital General San Martín de La Plata, en el servicio del doctor Roberto Cosentino.
Risso fue, además, titular de la Dirección de Sanidad de la Municipalidad de la ciudad de La Plata. Y también traumatólogo de la Escuela Naval de Río Santiago. Su permanencia en esta institución y el éxito clínico obtenido, por el acortamiento de los tratamientos en los traumatismos deportivos que solían tener los cadetes durante su entrenamiento, fueron los detonantes que lo llevaron a pensar en dedicarse a la Clínica Ortopédica.
Fue traumatólogo del Frigorífico Swift, con una experiencia más que importante en cirugía de la mano.
Asimismo, se desempeñó como traumatólogo durante varios años en el Instituto Médico Platense.
En 1974, cuando su desempeño profesional en el campo de la Ortopedia Clínica ya era muy destacado y reconocido, a requerimiento de varios pacientes de Capital Federal decidió abrir su consultorio en la ciudad de Buenos Aires.

Tratamiento único
Es importante destacar que el doctor Raúl José Natalio Risso desarrolló una técnica de tratamiento única, con resultados tan exitosos que lo llevaron a ser consultado por sus colegas y visitado por pacientes de todo el mundo.
Con el conocimiento clínico de la Ortopedia y la técnica que desarrolló, logró que los innumerables deportistas que acudían a su consulta consiguieran una recuperación total sin necesidad de intervención quirúrgica.

Su historia
Lito Risso nació en Orense, el 9 de julio de 1942. Allí permaneció hasta los 7 años, cuando partió a Tres Arroyos, donde realizó sus estudios primarios y secundarios.
Finalizado el nivel medio se radicó en La Plata, para estudiar Medicina. Tras alcanzar el Doctorado, ingresó al Instituto Escuela General San Martín, con una concurrencia de cinco años a la cátedra de Traumatología y Ortopedia del doctor Roberto Cosentino. Ya había comenzado por entonces su desempeño en Swift.
Su paso por la función pública en el área de Sanidad platense lo llevó a Río Santiago, donde desarrolló, como se mencionara, un plan para disminuir el tiempo de tratamiento de las lesiones deportivas de los cadetes de la Escuela Naval Militar. Tal fue la influencia de sus conocimientos y logros, que se creó un cargo para la aplicación de estos nuevos criterios en la Escuela.
Habiendo logrado una experiencia y casuística muy importantes con este nuevo criterio clínico para abordar las lesiones, se radicó en Buenos Aires. Ante la masificación de distintos deportes de alto rendimiento como el rugby, polo, tenis, golf, fútbol; y el crecimiento de disciplinas como la danza clásica, junto a la profesionalización de actores, músicos y hasta pintores, encontró el campo propicio para la aplicación de sus reconocidas técnicas, especialmente destacadas por obtener resultados favorables en situaciones que, hasta ese momento, sólo presentaban un camino quirúrgico.

Un perfil
Juan Francisco Risso recordó a Lito para “El Periodista”. Así lo describió:
“En la década del 50 (hasta allí recuerdo) Lito llegaba con sus amigos a Claromecó. Era un tipo pintón, muy atlético, gran nadador, un tipo aventurero. A veces paraba en mi casa, o en carpa, en épocas en que no existía ningún camping.
“A fines de los 50, creo, se mandó a una aventura en una zona inexplorada del Sur. Esa expedición salió publicada en Vea y Lea, la ‘Gente’ de aquella época.
“La aventura salió mal. Terminó cuando –sin comida, con un herido y sin energías-, se echaron a morir cerca de un río. Y digo así, porque contó que los animales del bosque se acercaban sin temor. Los pájaros pasaban junto a ellos, un ciervo pastaba tranquilamente a pocos metros…
Uno de ellos se acercó al río a beber, y apareció una embarcación. Los rescataron. No hace mucho le pregunté dónde había sido. Fue en el Lago Kruger, por Esquel. Aún hoy, para llegar ahí son 2 o 3 días de trekking, o por agua.
“Con El Indio Posse nos comimos un capón entre los dos”, me dijo.
“En la universidad iba lento. Pero es que si se hablaba –pongamos- del átomo, él se ponía a estudiar el átomo durante un año. Con un modelo de alambre con pie de plastilina que había hecho me explicó lo que era. O me explicaba los fundamentos de la existencia de un ser vivo. Década del 50.
“Se recibió hacia los 30, pero yo no creo que haya desperdiciado años. Probablemente todo eso le sirvió para entender lo que vendría después.
“En algún momento se mudó de La Plata a Buenos Aires, y cuando una secretaria le pidió la lista de pacientes, le dijo que no tenía ninguno. Eso me contó.
“Hay que entender que en una profesión liberal se deben cubrir muchas facetas, máxime en un medio como Buenos Aires. Toda esa historia que vino luego la escribió en equipo con su esposa Nora, que era la “armadora” del consultorio durante más de 40 años. El nunca dejó de repetirlo.
“Sus pacientes solían ser bailarines, esquiadores, polistas. He escuchado historias asombrosas de boca de sus pacientes o de sus familiares. El hacía operar al neurocirujano que ya no operaba, hacía caminar (y subir escaleras) a un tipo que no caminaba, o le devolvía la posición erguida a otro que ya no manejaba de puro encorvado. Cosas así”.

El 5 de septiembre último falleció en Buenos Aires, donde vivía, el doctor Raúl José Natalio Risso

Lito Risso nació en Orense, el 9 de julio de 1942. Allí permaneció hasta los 7 años, cuando partió a Tres Arroyos a estudiar

“Sus pacientes solían ser bailarines, esquiadores, polistas. He escuchado historias asombrosas de boca de sus pacientes o de sus familiares. El hacía operar al neurocirujano que ya no operaba, hacía caminar (y subir escaleras) a un tipo que no caminaba, o le devolvía la posición erguida a otro que ya no manejaba de puro encorvado. Cosas así”, dijo Juan Francisco Risso sobre “Lito”

 
 
Castelli y Pardo
 

mensajes

tresarroyenses por el mundo

Homenaje a Arnaldo A. Arámbulo

Nuevamente han logrado emocionarme de manera profunda. Recuerdo muy cercanamente a cada uno de los integrantes de aquél emblemático Nacional. Todos habilidosos […]

Deje su mensaje Ver Mensajes

tresarroyenses en tres arroyos

"Hacer notar la excelencia"

Hemos quedado (mi marido y yo) realmente admirados de la capacidad de quien le hiciera la entrevista a nuestra hija […]

Deje su mensaje Ver Mensajes