notas edicion de papel

LA NOVEDOSA PROPUESTA DE “NEW HOSTEL” PARA ESTUDIANTES EN TRES ARROYOS

Como en casa

En pleno centro de la ciudad, con espacios agradables y comodidades típicas de un hogar diseñado en función de las necesidades de estudiantes que quizá dejan a su familia y su casa por primera vez, “New Hostel” es la primera residencia para chicas que utiliza un sistema ya extendido en todo el mundo. Control, autonomía y respeto por la convivencia son los secretos para que esta propuesta funcione, consideró su propietaria María Alejandra González. La visita de “El Periodista”

Mayo 2018
En una ubicación privilegiada, apenas a un par de cuadras de los espacios de educación superior en la ciudad, se abrió el primer hostel de Tres Arroyos

En una ubicación privilegiada, apenas a un par de cuadras de los espacios de educación superior en la ciudad, se abrió el primer hostel de Tres Arroyos

En una ubicación privilegiada, apenas a un par de cuadras de los espacios de educación superior en la ciudad, se abrió el primer hostel de Tres Arroyos. Tiene la particularidad de no estar destinado al turismo, como suele ocurrir con este tipo de establecimientos, sino al albergue de estudiantes, pero con esta modalidad ya instalada a nivel mundial que promueve un alojamiento autónomo, con intercambio y socialización entre los huéspedes, espacios compartidos y un reglamento que hace hincapié en una convivencia respetuosa.
“New Hostel Estudiantil” funciona en Chacabuco 131, en una amplia vivienda que desde su acceso ya permite percibir la imagen de un hogar familiar, más allá de su condición de alojamiento para estudiantes. Un estar amplio, con ventanas a un jardín de invierno, una barra de madera, sillones de living y una decoración armoniosa reciben a “El Periodista”.
El hostel tiene capacidad para diez plazas distribuidas en cuatro habitaciones con placards, y ha sido pensado para recibir a estudiantes de sexo femenino. Las habitaciones están equipadas con sommiers, y también exhiben detalles de decoración, como un dressoir antiguo reciclado, cuadros, cortinados, que hacen del conjunto un ambiente agradable para permanecer. “Nosotros tuvimos la experiencia de conocer lugares de alojamiento estudiantil cuando nuestro propio hijo mayor se fue a estudiar, y por eso aprendimos lo que hay que hacer y lo que no. Un hostel turístico puede tener cuchetas, por ejemplo, porque es un lugar de paso. Pero para vivir, la idea es que haya comodidad”, asegura María Alejandra González, su propietaria.
Además de un baño accesible desde el estar principal, hay otro más importante, con bañera incluida, y perfectamente equipado. Contiguo a las habitaciones, que a su vez dan, según su ubicación, al jardín de invierno y al parque de la vivienda, de generosas dimensiones a pesar de estar en pleno centro de la ciudad, todo forma parte de un espacio que apunta a la privacidad y también a las posibilidades que da la convivencia. Los propietarios lo han pensado para que todo esté al alcance de la mano, pero al mismo tiempo resguardando la intimidad de las huéspedes. Este sector está separado del living por una puerta con vidrios esfumados, por poner un ejemplo, y también lo está del comedor, por lo que es posible circular de los cuartos al baño principal sin ser observado desde los espacios de socialización.

Servicios y detalles
“New Hostel” tiene una amplia cocina y comedor, en este caso también dividida por una barra, con capacidad para diez personas cómodas e incluso más, presidido por un gran armario de estilo donde, además de disponer de vajilla –algunas de cuyas piezas tienen un gran valor familiar para los dueños-, las chicas tendrán sus propios espacios de guardado para los elementos que consideren convenientes. Dos heladeras con freezer, amplitud en las mesadas y un lavarropas automático también están disponibles para el uso de las huéspedes.
En el parque, de 50 metros de fondo, hay una parrilla, y hasta barbacoa, y está previsto que en la primavera se instale un gazebo para que pueda utilizarse para comer, merendar o simplemente disfrutar de una tarde de estudio distinta. “Lo pensamos como si fuera nuestra propia casa, o incluso mejor. Todo lo hicimos con gran cariño. Mi hijo fue un poco el mentor de la idea, porque los primeros años que vivió en La Plata, y entiendo que es interesante que sea así por las necesidades de los propios chicos que recién dejan su casa familiar, estuvo en pensión, y fue un poco quien nos alentó con la idea. Pero recién dimos con el lugar soñado el año pasado. Este es un lugar hermoso, blanco, espacioso, luminoso, pero con mucha intimidad al mismo tiempo. Y además, a pesar de estar en pleno centro, no se escucha nada de afuera”, asegura María.
Los propietarios comenzaron a acondicionarlo en el mes de enero, y al cierre de esta edición ya había residentes viviendo en el hostel y algunas reservas concretadas, que se harán efectivas cuando comiencen las clases del nivel superior.

Mejor convivencia
Un aspecto destacable del lugar es que conserva las formas de una casa, sin carteles ni reglamentos visibles, pero con reglas de convivencia a observar y la presencia, todas las tardes, de su responsable, que se ocupa de las tareas de limpieza y al mismo tiempo supervisa que todo esté en orden. “La idea es que la convivencia sea la mejor, por eso apenas habrá algunas cuestiones a respetar en el uso de la cocina y el resto de los ambientes, y no podrán ingresar personas ajenas a las residentes. Cada una tendrá sus llaves y sus horarios, pero es importante para nosotros poder estar al tanto de las necesidades de todas, ver que dispongan de los elementos que requiere la vida diaria, que se mantenga la higiene y la tranquilidad que es indispensable para vivir bien y estudiar sin problemas. Pensamos, en algún momento, hacerlo mixto, porque es algo común en otras ciudades donde viven estudiantes. Pero finalmente decidimos hacerlo sólo para chicas, pensando en su seguridad, en la tranquilidad de los padres, y en que estas comunidades nuestras del interior se manejan con otros parámetros. Es lógico que los padres de las chicas que por primera vez se van de su casa, piensen en estas cuestiones. Pero si nos va bien, como pensamos, vamos a armar otro para varones. Vamos paso a paso”, asegura la responsable del hostel.
El uso del establecimiento será, por decisión de sus dueños, estacional, ya que en diciembre finalizan por lo general las propuestas educativas. “Será el momento de aprovechar para hacer alguna reforma, si es necesario, darle un acondicionamiento más profundo, pintarlo, hasta retomar la actividad nuevamente en el inicio de clases”, sostiene María. La idea, no obstante, es que las residentes no sean, en función del espacio disponible, únicamente permanentes y mensualizadas, ya que han pensado también en posgrados y otras actividades académicas que requieren una menor estancia en la ciudad. “Estamos abiertos a consultas en ese sentido, no necesariamente tenemos que pensar en chicas que se queden todo el año. Nos han consultado por pasantes, que quizá no se queden más que un par de meses. No lo haremos diario, por supuesto, resolveremos según el caso una estadía mínima, para garantizar también que la permanencia de quienes están estudiando no se va afectada por la entrada y salida de gente, pero somos abiertos”, explica.
Sin candados, sin más que una pequeña pizarra donde se apunta a cuestiones mínimas de convivencia, la idea de María Alejandra es que “New Hostel” sea un espacio agradable para vivir. “Apelo a eso, a que se respete la posibilidad de vivir bien en un lugar lindo, cuidado, con cosas nuevas, con detalles pensados como si fueran para nosotros mismos. Y tenemos la expectativa de que a través del diálogo, se resuelva todo para bien y funcione”, finaliza.

“Lo pensamos como si fuera nuestra propia casa, o incluso mejor. Todo lo hicimos con gran cariño”, asegura María Alejandra sobre el hostel

“New Hostel Estudiantil” funciona en Chacabuco 131, en una amplia vivienda que desde su acceso ya permite percibir la imagen de un hogar familiar

Un aspecto destacable del lugar es que conserva las formas de una casa, sin carteles ni reglamentos visibles, pero con reglas de convivencia a observar y la presencia diaria de su titular

En el parque, de 50 metros de fondo, hay una parrilla, y hasta barbacoa, y está previsto que en la primavera se instale un gazebo

El hostel tiene capacidad para diez plazas distribuidas en cuatro habitaciones con placards, y ha sido pensado para recibir a estudiantes de sexo femenino

“New Hostel” tiene una amplia cocina y comedor, en este caso también dividida por una barra, con capacidad para diez personas cómodas e incluso más

 
 
Castelli y Pardo
 

mensajes

tresarroyenses por el mundo

"Felicitaciones por veinte años de constantes sorprenderes"

¡Muchas felicitaciones a todos los fieles responsables por los veinte años de constantes sorprenderes! Vuestro especial estilo sustancia en mí, […]

Deje su mensaje Ver Mensajes

tresarroyenses en tres arroyos

"Felicito al diario por el aniversario"

Los felicito por el aniversario de vuestro diario. Un extraordinario trabajo para mantener a la gente informada sobre tantas cosas. […]

Deje su mensaje Ver Mensajes