notas edicion de papel

“THELMA”, LA MARCA DE ROPA DE LA DISEÑADORA TRESARROYENSE VIRGINIA LELOUCHE, SE VENDE EN TODO EL PAÍS

A todo trapo

Creadora de la marca de indumentaria Thelma, la diseñadora tresarroyense Virginia Lelouche coordina en Necochea, donde vive, un taller de costura con unas 50 asistentes. Además ha ofrecido talleres vinculados al diseño textil para chicos. Llena de color y destacada por su calidad, su ropa se vende en todo el país. Puntada por puntada, su charla exclusiva con “El Periodista”

Octubre 2017
Virginia Lelouche durante el mano a mano con “El Periodista”

Virginia Lelouche durante el mano a mano con “El Periodista”

Además de un diseño que tiene su propia impronta, incluso fácilmente identificable, la ropa de Virginia Lelouche es una agradable explosión de color. De confección cuidada y reconocida calidad, su marca, Thelma, se vende en distintos puntos del país y muchas tresarroyenses esperan participar de los showroom en que vende sus colecciones que, desde el boceto, el corte y hasta la comercialización, desarrolla la propia tresarroyense prácticamente sola. Pero además, al crecimiento de su propuesta, le sumó en Necochea, donde vive, un taller de costura por el que pasan más de 50 interesadas en crear sus propias prendas y también socializar, dos cuestiones indisolublemente ligadas a la moda y al universo femenino.
Virginia estudió Diseño de Indumentaria en Bahía Blanca. Al finalizar su formación, en 2010, inició el profesorado en Artes Visuales, que culminó en marzo último. “Hoy me dedico básicamente a la ropa. A Thelma y al taller de costura que tengo en Necochea, donde vivo hace unos dos años. En Bahía Blanca di clases en la carrera de Diseño, esa fue mi primera experiencia, y cuando me mudé a Necochea empecé con el taller, con unas pocas alumnas. Hoy son 50”, aseguró.
“No soy de allá, recién me están conociendo, así que es un número importante”, retomó Virginia, sobre esta propuesta a la que le dedica hoy buena parte de su tiempo, que comparte con la preparación de las colecciones de su marca. En cuanto a la búsqueda de sus alumnas, la tresarroyense la define como “variada, hay de todo. La mayoría se lo toma como un pasatiempo, una forma de distraerse, de pensar en otra cosa. Muchas van a hacerse algo para ellas mismas, o le cosen a alguien de la familia. Tuve un alumno, pero en la actualidad son todas mujeres, desde chiquitas de 15 años hasta adultas mayores”.
La difusión del taller la hizo, en principio, a través de la red social Facebook, y en comercios vinculados a la costura. “Pero este año, con eso y el ‘boca a boca’, explotó. Por eso tuve que armar varios turnos, que trato de tener lo más juntos posible porque para la ropa también necesito un tiempo. Y continuado, en lo posible, sin horas sueltas. Porque cuando preparo para cortar una prenda, por ejemplo, es algo que lleva tiempo y no se puede dejar a la mitad”, admitió.

Sello propio
Virginia comenzó a comercializar su marca Thelma hace seis años, y hoy sus prendas recorren el país. “Me recibí, y en el verano siguiente empecé a hacer algunas prendas. Mi interés siempre fue vender por mayor, porque a mí me gusta más la parte de producción, y no tanto la venta. De esa manera, vendiendo por mayor, tengo un poco resuelto eso: vendo más cantidad a menos personas. Y me gusta mucho que la ropa viaje, que esté en distintos lugares”, contó.
La ropa de Thelma se vende mucho en el sur del país, en Trelew, San Martín de los Andes, entre otros lugares, y se comercializa tanto en locales como a través de revendedores directos. “Hoy muchos de mis clientes venden de esa manera, en forma particular, y también ha crecido mucho esa manera de comprar entre la gente, porque es más cómoda, el vendedor te lleva la ropa a tu casa, o a tu lugar de trabajo”, destacó la diseñadora.
Ella misma también comercializa algunos productos, trayéndolos a Tres Arroyos, llevándolos a Bahía Blanca, por Facebook e incluso armando showrooms en la casa familiar de su ciudad natal. “En algún momento participé en ferias, pero hoy ya no mantienen algunos parámetros y no me resultan convenientes. Salvo aquí en Tres Arroyos, donde estoy presente en algunas, como las que reúnen a emprendedores productores”, confió.

Las prendas
La línea Thelma ofrece dos colecciones al año, de alrededor de diez diseños cada una, pero con múltiples combinaciones de colores y estampas por cada tipo de prenda. Pero todas se caracterizan por el color, los recortes y los distintos géneros. “La ropa tiene recortes desde la moldería; no son retazos, cada pedacito está pensado, y los corto en cantidad, eligiendo las telas. Después sí me sobran un montón de retazos que después regalo o dono, porque conozco una chica que hace cosas para el Hospital de Necochea con esas telas, así que se hace una especie de cadena”, describió Virginia.
Las telas vienen de Buenos Aires, donde el mercado ofrece variedad de colores, estampados, calidades y mejor precio. “Ya sé dónde comprar, e incluso me gusta hacer un paseo por allá, aunque muchas cosas las encargo por teléfono. Conociendo a los proveedores, puedo pedirlas desde mi casa. Trato de buscar la mejor calidad, y si bien es cierto que alguna composición puede cambiar y fallar, elijo siempre buenas telas. No sólo algo lindo, sino funcional y que mantenga, sobre todo, el color, que es protagonista en mis colecciones. Por ahí no es algo que tenía tan en cuenta cuando empecé, pero fui perfeccionándolo y mejorándolo”, señaló Virginia.
Sobre estas premisas, las ventas de Thelma también fueron creciendo, de modo que también hubo que incorporar más producción. En este aspecto, la diseñadora aseguró que “busco mantener a los clientes de mucho tiempo, e ir incorporando nuevos. Y con respecto a la producción, si bien es cierto que tengo gente que me ayuda con la confección, el diseño, el corte, los hago sola. Pero además también hago las fotos para publicitar las colecciones, soy multifunción…(risas). Me piden prendas para chicos, ropa de hombre, pero prefiero mantener esta propuesta”, consideró.

Artes y talleres
Mientras tanto, en relación con su otra vocación, las artes visuales, la tresarroyense ha incursionado en talleres para chicos, en Necochea, en lo que resultó una experiencia interesante, aunque también allí intervino la costura como protagonista. “La idea era permitirles a los chicos un espacio en el que pudieran experimentar el diseño textil, trabajar con agujas; alguno decía que iba a tejer, la mayoría desconocía lo que es la costura. Es cierto que hoy, la enseñanza de la costura, el tejido, a los chicos, se ha ido perdiendo. Me encantó, porque se engancharon mucho, y me invitaron a seguir armando algún otro taller similar. Y está bueno, tanto estos talleres como el de costura, porque lo de la ropa es quizá un poco solitario, y esta es una buena forma de socializar”, concluyó Virginia.

Además de un diseño que tiene su propia impronta, incluso fácilmente identificable, la ropa de Virginia Lelouche es una agradable explosión de color

Virginia Lelouche comenzó a comercializar su marca Thelma hace seis años, y hoy sus prendas recorren el país

La línea Thelma ofrece dos colecciones al año, de alrededor de diez diseños cada una, pero con múltiples combinaciones de colores y estampas por cada tipo de prenda

La ropa de Thelma se vende mucho en el sur del país, en Trelew, San Martín de los Andes, entre otros lugares, y se comercializa tanto en locales como a través de revendedores directos

 
 
Castelli y Pardo
 

mensajes

tresarroyenses por el mundo

Francisco Carrozzi en "Abrazo de gol"

Hola gente de “El Periodista”. Me llamo Gonzalo Rossi, y soy periodista del programa radial platense “Abrazo de Gol”, el […]

Deje su mensaje Ver Mensajes

tresarroyenses en tres arroyos

"Una fotografía de 1928 donde aparecen mi padre y tíos"

Buenos días! Acabo de ver una fotografía donde aparece mi padre y tíos, del año 1928:  handball en Costa Sud. […]

Deje su mensaje Ver Mensajes